Reglamento de tránsito en CDMX: con qué medidas serán protegidos los ciclistas

Entre 2019 y 2020 se duplicó el número de hechos de tránsito que involucraron a personas a bordo de bicicletas

Durante la pandemia aumentó el número de personas que recurrió a la bicicleta como principal medio de transporte (Foto: Cuartoscuro)
Durante la pandemia aumentó el número de personas que recurrió a la bicicleta como principal medio de transporte (Foto: Cuartoscuro)

A través de la Secretaría de Movilidad (Semovi), el gobierno de la Ciudad de México implementará el Plan de protección al ciclista. Está dividido en tres principales ejes y contempla una serie de medidas punitivas, operativos y modificaciones en busca de garantizar la seguridad vial de las personas que circulan a diario en vehículos de pedales.

El primer apartado trata del acceso a la justicia. Ante la constante impunidad en los accidentes que involucran, tanto a peatones como a ciclistas, la conformación de una Comisión de Seguimiento Interinstitucional busca vincular de manera más efectiva a las víctimas directas e indirectas con el proceso de investigación.

Dicho organismo estará integrado por la Fiscalía General de Justicia (FGJ), Semovi, Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y C5, quienes colaborarán en la integración de carpetas de investigación y seguimiento de la información. Además, de acuerdo con María Fernanda Rivera, directora general de Seguridad VIal y Sistemas de Movilidad Urbana Sustentable, las sanciones a los posibles responsables serán reformadas y reforzadas.

Segundo eje del plan (Foto: Semovi)
Segundo eje del plan (Foto: Semovi)

En segundo lugar se encuentra la aplicación de la ley. En ese aspecto, el secretario refirió a la insuficiencia de los cursos de concientización vial, pues una parte importante de los automovilistas reinciden en aspectos como exceso de velocidad o consumo de alcohol. Para ello, se reformarán aspectos del reglamento de tránsito como la reglamentación del alcoholímetro y la implementación de más controles de velocidad.

En el primero de los casos, se eliminó la posibilidad de que acompañantes de una persona detenida durante el alcoholímetro retiren el vehículo. De igual forma, el mismo será entregado luego de cumplir con las horas de arresto. Por otro lado, en caso de no solventar cinco sanciones o más, los vehículos serán remitidos a depósitos vehiculares.

Uno de los más notables ejemplos de la reincidencia se presentó en noviembre del año pasado. Durante una manifestación de colectivos ciclistas que exigían justicia tras el atropellamiento del bicimensajero Mario Trejo, también estuvieron presentes familiares de una mujer que fue arrollada en el cruce Paseo de la Reforma y Eje 2 Norte. El común denominador, en ambas situaciones, fue la misma unidad de transporte público de la empresa COPESI.

Durante la contingencia también se aumentaron las ciclovías emergentes hasta en 54 kilómetros (Foto: Cuartoscuro)
Durante la contingencia también se aumentaron las ciclovías emergentes hasta en 54 kilómetros (Foto: Cuartoscuro)

En tercer lugar se encuentra, precisamente, la regulación del transporte público. En ese aspecto, se exigirá a las empresas pólizas de seguro que contemplen daños a terceros. De igual forma, en caso de participar en un hecho de tránsito, los ramales de transporte podrían ser suspendidos o, incluso, acreedores a la revocación de la concesión.

Más ciclistas y menos garantías

Las medidas implementadas durante la emergencia sanitaria orillaron al distanciamiento social obligatorio. En una entidad con altos índices de densidad poblacional como lo es la Ciudad de México, además de la gran cantidad de personas realizando viajes a diario, el mantenimiento de la sana distancia es una reglamentación de difícil garantía. Ante ello, la bicicleta se convirtió en uno de los medios de transporte más recurridos.

De acuerdo con datos registrados y mostrados por las autoridades de movilidad, desde marzo de 2020, primer mes de la Jornada Nacional de Sana Distancia, los recorridos en bicicleta han aumentado hasta en un 221%. Ante ello también se implementaron 54 kilómetros de ciclovías emergentes en avenidas como insurgentes y el Eje 4 Sur, las cuales atraviesan la ciudad en las cuatro direcciones.

Tercer eje del plan (Foto: Semovi)
Tercer eje del plan (Foto: Semovi)

Sin embargo, a pesar del incremento en el uso de dicho medio de transporte, los hechos de tránsito que involucraron a personas ciclistas también aumentaron en el mismo periodo. El portal de datos abiertos de la Ciudad de México reportó 919 incidentes a lo largo de 2019. En contraste, durante 2020, la cifra aumentó en más del doble, pues se reportó la existencia de 2,175 accidentes en la vía pública.

En los últimos meses las rodadas y bloqueos en los principales ejes viales por parte de colectivos ciclistas se han vuelto más frecuentes. Las demandas no cambian, pues siempre está presente la consigna de la seguridad vial para dicho sector.

De acuerdo con Lajous Loaeza, la planeación e implementación del Plan de Protección al ciclista es el resultado de conversaciones con Organizaciones de la Sociedad Civil que dan seguimiento al tema, así como con víctimas, tanto directas como indirectas, de hechos de tránsito.

MÁS SOBRE EL TEMA