El día que la hija del Chapo se casó en Culiacán: la boda que sorprendió por sus lujos y exceso de seguridad

El 25 de enero de 2020, Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar contrajo nupcias con Édgar Cázares rodeados de familiares y presuntos sicarios del Cártel de Sinaloa

La boda de Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, hija de Joaquín "El Chapo" Guzmán  (Foto: Twitter/@just_some_d00d)
La boda de Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, hija de Joaquín "El Chapo" Guzmán (Foto: Twitter/@just_some_d00d)

Vestidos como demanda la ocasión, Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, hija de Joaquín “El Chapo” Guzmán y Édgar Cázares, sobrino de Blanca Margarita Cázares Salazar, “La Emperatriz del narco”, señalada por EEUU como presunta operadora financiera de Ismael “El Mayo” Zambada, contrajeron nupcias en Culiacán, Sinaloa.

El evento del pasado 25 de enero, acaparó la atención en medios de comunicación y redes sociales tanto por los lujos en la celebración, como por el aparato de seguridad alrededor.

El enlace tuvo lugar con una misa a puerta cerrada en la Catedral de la capital sinaloense, donde miembros del Cártel de Sinaloa y familiares de los novios acordonaron con cinta amarilla alrededor del templo.

Una fotografía de Alejandrina Guzmán , su esposo Édgar Cázares y un invitado (Foto: Twitter /@just_some_d00d)
Una fotografía de Alejandrina Guzmán , su esposo Édgar Cázares y un invitado (Foto: Twitter /@just_some_d00d)

Al recinto llegaron los invitados en camionetas blindadas y autos de lujo. Entre ellos se presume que asistió Ovidio Guzmán López, medio hermano de la novia, y quien el 17 de octubre de 2019 fue capturado y luego liberado por elementos de la Guardia Nacional luego de que el Cártel de Sinaloa sitió Culiacán y amenazó a militares y sus familiares.

Los novios llevaron a un sacerdote cercano a las familias para que oficiara el acto.

El banquete para celebrar la boda entre Alejandrina Guzmán y Édgar Cázares se realizó en un lugar llamado Álamo Grande, propiedad del empresario sinaloense Antonio Sosa Valencia. Estuvo amenizado por la banda de música regional y norteña Calibre 50 y el cantante Julión Álvarez.

El evento estuvo amenizado con música en vivo. Aquí el supuesto cantante, Julión Álvarez (Foto: Twitter/@just_some_d00d)
El evento estuvo amenizado con música en vivo. Aquí el supuesto cantante, Julión Álvarez (Foto: Twitter/@just_some_d00d)

Esta boda se dio a conocer a través de redes sociales, primero por un video que compartió en Instagram la cuenta @chicapicosa2, luego circularon fotografías en Twitter, donde se pudo apreciar de qué forma llegaron los novios a la catedral.

(Video: Instagram/chicapicosa2)

La novia, Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, es empresaria, dueña de la marca El Chapo, que de acuerdo con el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial, es para poder utilizar el sobrenombre de su padre en vestuario, calzado y sombrería.

Antes, la marca perteneció a una mujer de nombre Ángeles Moreno Rodríguez, según consta en el acta de cesión de derechos, la cual se firmó en Guanajuato.

Además, Alejandrina es accionista junto con su hermano César, de la empresa Giselle Artículos Escolares y de Oficina, marca registrada en Guadalajara, Jalisco y tiene acciones en la compañía Servicios Especializados en Vacunación.

Su madre, Alejandrina María Salazar, se casó de forma ilegal con Joaquín Guzmán Loera, el 2 de agosto de 1997. Con ella, el capo mexicano tuvo cuatro hijos: Alejandrina, César, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo.

Alejandrina es hija de la primera esposa del narcotraficante (Foto: Especial)
Alejandrina es hija de la primera esposa del narcotraficante (Foto: Especial)

Por otro lado, el novio Édgar Cázares es sobrino de Blanca Margarita Cázares Salazar, conocida como “La Emperatriz del narco”, vinculada con Ismael Zambada García, líder y fundador del Cártel de Sinaloa.

Según el gobierno de Estados Unidos, Blanca Margarita forma parte de una red de personas que tienen empresas activas en distintos estados del país, principalmente Sinaloa.

Entre las compañías se encuentran tiendas de ropa, casas de cambio y tiendas de importaciones, las cuales se mantienen activas en Culiacán.

En la red de empresas también está involucrado Víctor Emilio Cázares, quien en enero de 2006 fue acusado en San Diego de cuatro cargos: importar drogas, actividades criminales organizadas y lavado de dinero.

Dicha participación, colocó a Emilio Cázares como la gran cabeza financiera al servicio del Cártel de Sinaloa. El 25 de octubre de 2016, el hombre fue sentenciado en Estados Unidos con una pena de 15 años de prisión y el pago de USD 10.000.000.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: