Durante la pandemia, los mexicanos comenzaron a pagar más con medios digitales y menos con efectivo: Banxico

La crisis incentivó la circulación de efectivo, pero las medidas sanitarias despertaron la necesidad de realizar pagos sin contacto

CoDi es la plataforma gratuita del Banco de México para efectuar pagos electrónicos (Foto: Banxico)
CoDi es la plataforma gratuita del Banco de México para efectuar pagos electrónicos (Foto: Banxico)

De acuerdo con datos del Banco de México, en la segunda mitad del año, los consumidores comenzaron a alejarse del dinero en efectivo para empezar a adoptar formas de pago digitales.

Cerca de 5 millones de mexicanos redujeron el uso de efectivo y 3 millones dejaron las tarjetas de crédito y débito para comenzar a pagar con aplicaciones digitales como CoDi de Banxico.

Sin embargo, la institución también informó que la base monetaria del país (billetes y monedas en circulación y depósitos bancarios en cuenta corriente en el Banco de México) creció en 50 mil 847 millones de pesos en la última semana del año. Esta es una tendencia constante en el semestre.

“Esta cifra implicó una variación anual de 21.7%. El crecimiento de la base monetaria se ha incrementado debido en parte a factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el país, que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público como medio de pago”, explicó la institución.

Estos datos no reflejan una contradicción, más bien muestran cómo avanza un proceso global en el que las personas construyen una economía digital en la vida cotidiana. En primer lugar, la circulación de efectivo incrementó porque, durante la crisis económica, más personas recurren a sus ahorros y reservas para cubrir sus gastos cotidianos.

Luego, el uso de formatos digitales aumentó porque son más consonantes con las medidas de distanciamiento social que exige la crisis sanitaria.

El Banco de México reconoció el incremento en la circulación de efectivo (FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM)
El Banco de México reconoció el incremento en la circulación de efectivo (FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM)

De acuerdo con el “Reporte Mundial de Pagos”, un estudio publicado por la empresa de tecnología francesa Capgemini, el teléfono celular fue la interfaz preferida de los usuarios para realizar transacciones. Los celulares pueden facilitar el acceso a múltiples formas de pago digitales.

“La banca por internet y las transferencias directas de cuentas fueron el método de pago preferido durante la crisis, según 68% de los encuestados. Los pagos sin contacto (tap-to-pay) ocuparon el segundo lugar, de acuerdo con 64% de los que dijeron que las usaban con frecuencia, y las billeteras digitales (incluidos los pagos basados en QR) fueron la opción preferida del 48% de los encuestados”, describe el informe.

El Banco de México reconoció estas tendencias y comenzó a promocionar el uso de su sistema CoDi (cobro digital), como alternativa al efectivo desde el 2019.

La plataforma de CoDi permite realizar operaciones de compraventa de bienes o pagos de servicios por medio de un dispositivo móvil. La aplicación funciona con tecnología QR o NFC, la cual permite el intercambio de datos entre dispositivos, en este caso bancarios.

CoDi fue incorporado al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) y los bancos habilitaron la herramienta en su aplicación móvil, de esta manera sus clientes pueden hacer operaciones con este servicio en cuanto esté disponible en los negocios de todo el país. Los usuarios también pueden optar por descargar la app de Banxico, que es independiente de las instituciones bancarias.

El dinero en efectivo fue percibido como un riesgo de contagio durante la pandemia (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM)
El dinero en efectivo fue percibido como un riesgo de contagio durante la pandemia (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM)

Sin embargo, el proceso de transición hacia la economía digital implica el riesgo de la ciberseguridad. La empresa Infosecurity asegura que los ciberataques en México han costado alrededor de 8 mil millones de dólares a la economía de los particulares.

Mientras que las aplicaciones bancarias y de pago electrónico pueden ser relativamente seguras, cualquier transacción digital es tan vulnerable como los cuidados que tenga el usuario. Por eso es importante que, conforme dejan atrás las monedas y billetes, las personas adopten conductas para proteger su patrimonio desde sus teléfonos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS