Qué fue del H-1, el H-2 y el H-3: la facción de los Beltrán Leyva que habría sido favorecida por el “Padrino” Cienfuegos

Los capos tomaron el liderazgo del grupo criminal tras la caída del Barbas, quien fue abatido por la Marina en diciembre de 2009

Guardar

Nuevo

"Los H" no sufrieron los mismo destinos funestos pero los tres fueron localizados por las autoridades  (Foto: AP Photo/FGR México)
"Los H" no sufrieron los mismo destinos funestos pero los tres fueron localizados por las autoridades (Foto: AP Photo/FGR México)

Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional (Sedena) de 2012 a 2018, está acusado en Estados Unidos de favorecer a una facción de los Beltrán Leyva, aunque la imputación solo señala vínculos con el H-2, antes que él estuvo el H-1 y después el H-3, como eran nombrados los cabecillas del grupo.

Finalmente, los tres fueron localizados por las autoridades y aunque no sufrieron el mismo destino funesto, la organización que comandaban vino a menos.

Para explicar el origen de "Los H” hay que remontarse al 16 de diciembre de 2009, cuando el cártel principal se quedó sin su líder fundador, Marcos Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, quien fue abatido en un operativo de la Marina en Cuernavaca, Morelos.

Incluso previamente, cuando los Beltrán Leyva formaban parte del mismo concilio con el Cártel de Juárez y el Cártel de Sinaloa. Este grupo fue conocido como La Federación y se mantuvo junto de 2001 a 2007, disputando el negocio del narcotráfico al Cártel del Golfo y después a los Zetas. Pero hubo divisiones en 2003 y finalmente, en 2008, cuando fue arrestado Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo.

La caída de los Beltrán Leyva trazó una disputa sangrienta con el Cártel de Sinaloa (Fotoarte: Infobae/Jovani Silva)
La caída de los Beltrán Leyva trazó una disputa sangrienta con el Cártel de Sinaloa (Fotoarte: Infobae/Jovani Silva)

El arresto fue atribuido a una traición interna. El Barbas se fortaleció con quienes eran sus enemigos, los Zetas, y mantuvieron una lucha sangrienta con los liderados por Joaquín Guzmán, el Chapo e Ismael Zambada García, el Mayo.

Finalmente, Arturo Beltrán Leyva fue abatido y su hermano Héctor, el Ingeniero, ascendió al liderazgo del grupo criminal, donde se encargaba de las relaciones públicas para cooptar a políticos y funcionarios de seguridad a cambio de sobornos. De los Tres Caballeros sólo queda el H o H-1. Pues aunque su hermano Carlos también fue arrestado en en 2009 (30 de diciembre), no estaba claro ni tuvo tiempo de asumir el liderazgo del cártel.

El H-1

Héctor Beltrán Leyva mantuvo sus operaciones en al menos una decena de estados del centro y sur de México, como Morelos y Guerrero. Tras la caída del Barbas siguió con el perfil discreto que le caracterizaba y se trasladó a Querétaro, donde se hacía pasar como un hombre dedicado a las bienes raíces y obras de arte, con lo cual pretendía justificar su estilo de vida.

Fue capturado mientras comía en un restaurante de mariscos y aunque iba armado no se efectuó ningún disparo (Foto: REUTERS)
Fue capturado mientras comía en un restaurante de mariscos y aunque iba armado no se efectuó ningún disparo (Foto: REUTERS)

Desde 2009, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos por datos que llevaran a su captura, en EEUU el precio de su cabeza era de USD 5 millones. Pesaban 29 Averiguaciones Previas en su contra por orden federal. Era acusado de traficar narcóticos desde Sudamérica hacia Estados Unidos y Europa.

Pasaron cinco años después de la caída del Barbas para que un operativo de la PGR y la Sedena diera con el H-1 mientras comía en un restaurante de mariscos en San Miguel Allende, Guanajuato. Fue arrestado el 1 de octubre del 2014 sin un solo disparo, junto con el operador financiero de la organización, Germán Goyeneche Ortega.

Para ese entonces, Cienfuegos Zepeda estaba al mando del Ejército, pero esta dependencia no encabezó las investigaciones, pues éstas tuvieron colaboración de la Agencia de Investigación Criminal y la Unidad de Inteligencia Naval de la Secretaría de Marina.

En marzo de 2016 fue recluido en el Penal Federal Número 1, Altiplano. Ahí enfrentaba su proceso por los delitos de narcotráfico, pero a las 15:07 horas del 18 de noviembre del 2018 presentó un fuerte dolor de pecho y fue trasladado al Hospital Adolfo López Mateos de Toluca, Estado de México, donde murió de un paro cardiaco a las 16:00 horas.

Las autoridades de EEUU solo vinculan a Cienfuegos Zepeda con el H-2 (Foto: Archivo)
Las autoridades de EEUU solo vinculan a Cienfuegos Zepeda con el H-2 (Foto: Archivo)

El H-2

Tras el arresto de Héctor Beltrán Leyva, ascendió Juan Francisco Patrón Sánchez, El H-2. Este capo es a quien el Departamento de Justicia de EEUU liga con el general Cienfuegos Zepeda.

El titular de la Sedena habría colaborado con Patrón Sánchez para el tráfico terrestre y marítimo de cocaína, marihuana y metanfetamina, hacia EEUU. El mote por el que conocían al militar era “El Padrino”.

Las autoridades mexicanas buscaban al H-2 por su presunta responsabilidad en más de 150 muertes en Mazatlán, Sinaloa. Mantenía una disputa sangrienta con el Cártel de Sinaloa, facción a la que había pertenecido hasta el quiebre con la Federación en 2008, cuando se unió a los Beltrán Leyva.

Inició una disputa territorial junto al Chapo Isidro y Alfredo Beltrán Salazar, El Mochomito quien, según versiones extraoficiales, mandó secuestrar a los hijos de Joaquín Guzmán Loera, en Puerto Vallarta, Jalisco en agosto del 2017. Los vástagos del capo habrían sido liberados por la intervención del otro dirigente del Cártel de Sinaloa, Ismael, el Mayo Zambada.

Arturo Beltrán Leyva, "El Barbas", fue abatido en un enfrentamiento armado con la Marina en 2009, luego de ello su organización vino a menos (Foto: Especial)
Arturo Beltrán Leyva, "El Barbas", fue abatido en un enfrentamiento armado con la Marina en 2009, luego de ello su organización vino a menos (Foto: Especial)

Patrón Sánchez fue responsabilizado del ataque a un convoy militar donde murieron cinco soldados y otros diez resultaron heridos. Esto sucedió en Culiacán, Sinaloa, cuando los agentes escoltaban una ambulancia que trasladaba a Julio Óscar Ortiz, El Kevin. Desde entonces, el H-2 se volvió un objetivo prioritario del gobierno.

Patrón Sánchez se mantuvo por tres años al frente del remanente de los Beltrán Leyva hasta que murió abatido por agentes de la Marina la noche del 9 de febrero del 2017. Un helicóptero Black Hawk ametralló una vivienda de la colonia Lindavista, en la periferia de Tepic, Nayarit. Además de él, otros siete murieron en esa casa.

La aeronave de la Marina disparaba 500 balas por segundo luego de que la operación Barcina ubicó al H-2 en aquella zona. Esa misma noche ocurrió una segunda agresión en las inmediaciones del aeropuerto de Tepic, durante un recorrido de vigilancia, los agentes castrenses fueron atacados y, al repeler la agresión, otros cuatro integrantes del grupo del H-2 resultaron muertos. El saldo final fue de 11 abatidos.

El H-3

Quien quedó como cabecilla visible del grupo criminal fue Jesús Ricardo Patrón Sánchez El H-3. Aunque operaba con vínculos disminuidos, las autoridades norteamericanas giraron una orden con fines de extradición

Juan Pablo Sánchez Patrón, (primero izquierda), fue ejecutado en Culiacán, Sinaloa el pasado 4 de julio (Foto: Archivo)
Juan Pablo Sánchez Patrón, (primero izquierda), fue ejecutado en Culiacán, Sinaloa el pasado 4 de julio (Foto: Archivo)

Por ello fue detenido el 8 de febrero del 2019, en un inmueble de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. Esto fue luego de que las autoridades recibieron una denuncia sobre venta de drogas en aquella zona. Era considerado el jefe de plaza en Tepic, Nayarit y se identificaba como miembro de los Beltrán Leyva.

La orden judicial fue dictada por un juez de distrito, con sede en el reclusorio Norte, a petición de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, Estados Unidos. Esta misma corte es quien lleva el proceso del General Cienfuegos Zepeda; también encabezó el juicio al Chapo Guzmán, quien finalmente fue condenado a cadena perpetua.

Juan Pablo Sánchez Patrón, hermano del H-2 y el H-3, fue ejecutado en Culiacán, Sinaloa el pasado 4 de julio. Mientras tanto, Jesús Ricardo Patrón Sánchez está preso sujeto a proceso de extradición desde agosto de 2019 por una petición de la Corte de Brooklyn.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Guardar

Nuevo