Ramón García Gibson, el funcionario de la 4T vinculado al escándalo de lavado de dinero de HSBC

Quinto Elemento señala en una investigación que, irónicamente, esta persona ahora trabaja en tareas contra ese delito


Ramón García Gibson (Twitter)
Ramón García Gibson (Twitter)

En el año 2012 fue revelado uno de los mayores escándalos bancarios contemporáneos. Se trata del HSBC de México, que tras investigaciones policiacas y de inteligencia, se concluyó que entre 2006 y 2010 fue un banco que los propios narcotraficantes y criminales dedicados al lavado de dinero recomendaban por sus débiles controles y así como su tendencia a “hacerse de la vista gorda” a fin de mantener un flujo constante de negocios.

Esto queda retratado en una investigación realizada por Quinto Elemento Lab junto a Connectas, derivadas de un informe de 20 tomos en 10,000 hojas, realizado entre 2007 y 2012 por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a la que dichos medios tuvieron acceso.

Tales documentos evidencian como la alta dirección de HSBC México incurrió en fallas graves y omisiones para evitar el lavado de dinero ilícito, lo que se tradujo en la multa más grande que se haya impuesto a una institución financiera, en Estados Unidos y en México. Mil 900 millones de dólares en el primero, 379 millones de pesos (unos 27.5 millones de dólares), en el segundo.

(Foto: Archivo/ REUTERS)
(Foto: Archivo/ REUTERS)

Dichas faltas, señala Quinto Elemento, fueron:

-HSBC México omitió deliberadamente reportar operaciones sospechosas

-Permitió el crecimiento exponencial del envío de dólares a granel en camiones blindados con destino a EEUU

-Dilató a propósito la emisión de reportes de clientes con transacciones sospechosas e inusuales.

-Mantuvo hasta el último momento posible relaciones de negocios con personas, empresas y casas de cambio usadas por los narcotraficantes para adquirir aeronaves.

La investigación también resalta otro dato clave: el encargado, en el momento de las fallas, de evitar el lavado de dinero en HSBC México era Ramón García Gibson, quien actualmente trabaja en el Servicio de Administración Tributaria (SAT), precisamente, en labores antilavado, al frente de de Administración Central de Asuntos Jurídicos de Actividades Vulnerables.

(Foto: Archivo /REUTERS)
(Foto: Archivo /REUTERS)

El reporte al que la indagación hace alusión señala que cuando García Gibson integró el Comité de Comunicación y Control (CCC) del banco HSBC fue omiso en combatir a organizaciones y personas señaladas por incurrir en movimientos financieros irregulares. Eso pese a que la entidad bancaria había puesto gran cantidad de esfuerzos en subsanar las profundas deficiencias que tenía en su sistema para prevenir el lavado de dinero.

García Gibson fue señalado por fallas del sistema de monitoreo de cuentas, deficiencias para garantizar que la supervisión cumpliera con la regulación oficial, expedientes de clientes de alto riesgo sin documentación, operaciones inusuales sin reportar, negligencia en el monitoreo, lo que implicaba la dificultad para detectar y analizar alertas de actividades sospechosas, por mencionar algunas de las acusaciones.

Quinto Elemento también explica que, el ahora funcionario, se vio envuelto en el escándalo de Zhenly Ye Gon, ciudadano mexicano de origen chino que era propietario de varias importadoras de precursores químicos usados para la fabricación de metanfetaminas, y que fue procesado en México por tráfico de drogas, de armas y de lavado de dinero.

Ye Gon, indican, era un viejo cliente de HSBC México y sus cuentas no fueron clasificadas de alto riesgo, a pesar de que sus operaciones inusuales habían extrañado al banco desde 2003, razón por la que los cuarteles generales de HSBC ordenaron terminar la relación de negocios con él; pero dicha instrucción fue desacatada el CCC, encabezado por García Gibson.

Zhenli Ye Gon (FOTO: CUARTOSCURO.COM)
Zhenli Ye Gon (FOTO: CUARTOSCURO.COM)

La investigación también menciona a Leopoldo Rodríguez Barroso, quien ocupaba en esas épocas la Dirección de Prevención de Lavado de Dinero del Banco, y quien a principios de 2008 fue despedido del cargo, consecuencia de las constantes deficiencias y fallas que casi desbordaron a la filial mexicana de HSBC.

Entonces, antes de irse –relata Quinto Elemento– habló sobre las labores a su cargo y la cabeza del equipo antilavado (García Gibson).

De lo primero, aseguró que HSBC tenía un nivel inaceptable de controles, que los altos ejecutivos de la filial mexicana no mostraban ningún compromiso con el fortalecimiento de las medidas antilavado y advirtió, incluso, que eso resultaría en sanciones penales para el banco.

Del segundo, cuando describió a Ramón García Gibson –cita dicho medio– indicó: “Es indeciso, débil, desesperado por no perder el trabajo y carece de cualquier entendimiento de medidas para evitar el lavado de dinero”.

Muchas malas calificaciones para quien hoy es un alto funcionario del gobierno federal, encargado de implantar políticas para evitar el lavado de dinero, tareas en las que ya fracasó”, advierte Quinto Elemento en su investigación.


MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Cárteles de México ganaron 50.000 millones USD en 2016-2018

FinCEN Files: un empresario chino lavó dinero desde Guanajuato, para financiar el armamento de Irán

Traficantes chinos de misiles, narcotraficantes y gestores de sobornos: el nuevo escándalo de lavado de dinero en México



MAS NOTICIAS