El misterioso texto jamás encontrado en Teotihuacán que revela datos sobre su división social

Hay 42 símbolos hechos con pintura rojiza que constituyen el hallazgo de la que fue la ciudad más grande de Mesoamérica

Figura de un ave encontrada en el piso de la plaza de los glifos en la Ventilla, Teotihuacán (Foto: REUTERS/Gustavo Graf)
Figura de un ave encontrada en el piso de la plaza de los glifos en la Ventilla, Teotihuacán (Foto: REUTERS/Gustavo Graf)

Sin importar los años que han pasado desde que fue fundado Teotihuacán, la urbe más grande de Mesoamérica, sigue dando de qué hablar. En esta ocasión, expertos señalan haber descubierto el misterio de una escritura pintada en tonos rojizos.

De acuerdo a la agencia Reuters, la historiadora del arte Tatiana Valdez, autora de un libro publicado este 2020 en torno a los glifos de Teotihuacán, dice que hay 42 símbolos que constituyen el texto más largo jamás encontrado en las ruinas de la antigua ciudad.

Dicho hallazgo se encuentra en una zona alejada de la parte turística, la cual fue recientemente abierta al público tras las restricciones del coronavirus.

En tal área extensamente excavada se encuentra un patio con extraños símbolos pintados en el piso.

Vista de gran angular de la Plaza de los Glifos, un patio con 42 letreros y símbolos pintados en el piso que marcan el texto teotihuacano más largo encontrado hasta ahora, datado probablemente entre 300-400 d.C. (Foto: REUTERS/Gustavo Graf)
Vista de gran angular de la Plaza de los Glifos, un patio con 42 letreros y símbolos pintados en el piso que marcan el texto teotihuacano más largo encontrado hasta ahora, datado probablemente entre 300-400 d.C. (Foto: REUTERS/Gustavo Graf)

La agencia refiere que dicho patio con los enigmáticos glifos en color rojo fue encontrado en la década de 1990. Tras ello, un creciente número de expertos se han cuestionado si se trata de un sistema de escritura que pudo haberse hecho popular en el año 100 a.C. hasta 550 d.C.

Algunos apuntan que estos pudieron ser usados para escribir, otros creen que son los nombres de las ciudades que les debían pagar tributos o bien, que los glifos son elementos que usaban para rituales de sanación para curar a los enfermos.

De tal modo, los investigadores han encontrado más de 300 jeroglíficos teotihuacanos hasta ahora.

Durante la época colonial las autoridades católicas ordenaron quemar cientos de códices indígenas antiguos, libros de papel plegados al estilo de un acordeón cubiertos de escrituras, dejando apenas cerca de una docena.

Imagen cercana de  tres glifos encontrados en La Ventilla, Teotihuacan (Foto: REUTERS/Gustavo Graf)
Imagen cercana de tres glifos encontrados en La Ventilla, Teotihuacan (Foto: REUTERS/Gustavo Graf)

“Yo creo que en Teotihuacán se usaban jeroglíficos y se usaban bien porque tenemos relativamente bastantes”, dijo Valdez, refiriéndose a miles de figurillas de arcilla con símbolos grabados, pues también está convencida de que tales documentos formaban parte de la tradición literaria de Teotihuacán.

Según la investigadora, la gran cantidad de piezas con glifos podrían ser un indicador de que los plebeyos también tenían acceso a la escritura.

“Caminar por La Ventilla, el barrio prehispánico donde se encuentra la llamada plaza de los glifos, equivale a explorar un vecindario antiguo, con restos de templos, talleres artesanales, complejos de viviendas y murales finamente pintados”, refiere.

Por su parte el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) señaló que aún se requiere trabajo adicional para que el espacio pueda ser abierto a turistas, sin embargo la fecha es incierta.

Mural pintado con diseños geométricos en La Ventilla (Foto: REUTERS/Gustavo Graf)
Mural pintado con diseños geométricos en La Ventilla (Foto: REUTERS/Gustavo Graf)

Imágenes del glifo encontrado recientemente serán publicadas en un artículo académico el siguiente año. Este fue hallado en 2016 en la parte posterior de un pequeño altar de piedra y muestra un triángulo dentro del círculo con tres puntos, probablemente representando un año en el calendario ritual.

Joyce Marcus, arqueóloga de la Universidad de Michigan, señala que la escritura estaba ausente en la ciudad, puesto que hasta el momento no se habían visto textos largos.

“La escritura es rara en Teotihuacán, cuando sus ‘textos’ se comparan/contrastan con los de los sitios mayas”, dijo en un correo electrónico para Reuters, recordando que en la antigua ciudad de Tikal, una contemporánea a Teotihuacán en la actual Guatemala, alberga monumentos con hileras de glifos que han podido ser descifrados.

La ciudad mesoamericana, ubicada a aproximadamente 50 kilómetros al noroeste de la Ciudad de México, fue alguna vez la más grande y poblada, con al menos 100,000 habitantes, sin embargo, aún hay un gran desconocimiento sobre la civilización que la habitó e incluso el idioma que hablaban.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS