“Un buen líder no debe exhibir arrogancia ni autocomplacencia”: a 47 años del asesinato de Eugenio Garza Sada, fundador del Tec de Monterrey

El 17 de septiembre de 1973, después de episodios como el 2 de octubre, los medios acapararon el homicidio del magnate industrial regiomontano durante un fallido intento de secuestro

infobae-image

Un día como hoy, hace 47 años, fue asesinado Eugenio Garza Sada, líder del grupo de empresarios que fundó el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Nacido el 1 de enero de 1892, cursó la preparatoria y la universidad en Estados Unidos y a su regreso a México entró a trabajar en 1917 en la Cervecería Cuauhtémoc, cuyo fundador era su padre. Cuando murió, a los 81 años, ya era reconocido por fungir como presidente del grupo Valores Industriales S.A. (VISA) que reunía a varias empresas que se habían formado en torno a la cervecería. Ese grupo ha evolucionado hasta lo que hoy se conoce como FEMSA.

El Tecnológico de Monterrey inició actividades en 1943 con únicamente 350 alumnos y unos 27 profesores –actualmente cuenta con más de 90,000 alumnos, ofrece casi 50 carreras universitarias y tiene 26 campus en todo el país. Sin embargo, solo ofrecía ingeniería y carreras contables a un precio poco accesible para la mayoría de la población.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

“Usted me alega que será muy costoso levantar un Instituto como el MIT (Massachusetts Institute of Technology) en nuestro país -como si yo no lo supiera de sobra-, pero dígame si no es más caro que los jóvenes carezcan de opciones de calidad o deban ir a formarse a otros lugares”, le dijo Garza Sada a León Ávalos y Vez, el primer rector del ITESM, en el año de 1943.

Dentro de Cervecería Cuauhtémoc, fundó la Sociedad Cuauhtémoc que ofrecía a los empleados de la empresa prestaciones como servicios de salud y un centro de recreación. También en 1957 fomentó la creación de la colonia Cuauhtémoc, en un terreno de Monterrey de 40 hectáreas donde inició un programa habitacional para los trabajadores de las empresas del grupo.

Muerte por intento de secuestro

infobae-image

El 17 de septiembre de 1973, después de episodios como el 2 de octubre, los medios acapararon el homicidio del magnate industrial regiomontano durante un fallido intento de secuestro comandado por la Liga Comunista 23 de Septiembre.

A las 9:00 horas de ese lunes, posterior a las fiestas del Grito de Independencia, el empresario se dirigía desde su residencia, en la colonia Obispado, a las oficinas de la Cervecería Cuauhtémoc acompañado por su chofer y escolta, Bernardo Chapa Pérez, y el guardaespaldas, Modesto Torres Briones.

Según la cobertura de El Universal en aquella época, que recopiló versiones de testigos y participantes en el intento de secuestro, se sabe que cuando don Eugenio llegó al cruce de Villagrán y Luis Quintanar, en la colonia Bella Vista, ya muy cerca de la planta cervecera, una camioneta en la que viajaban Hilario Juárez García y Elías Orozco Salazar, integrantes de la Liga Comunista, cerró el paso al Ford Galaxie 1969 color negro en el que viajaba el empresario más importante de Nuevo León.

Al instante y en acción coordinada otros dos jóvenes guerrilleros, Anselmo Herrera Chávez y Javier Rodríguez Torres, se acercaron para abrir la portezuela delantera derecha, a fin de tratar de sacar del vehículo a Don Eugenio entonces de 81 años, pero fueron recibidos a balazos por el chofer Bernardo Chapa. Los dos jóvenes fueron heridos. Edmundo Medina Flores, supuesto líder de la Liga Comunista, asesinó al otro escolta del empresario.

Liga Comunista 23 de septiembre (Foto: Twitter@ChairoMexicano)
Liga Comunista 23 de septiembre (Foto: Twitter@ChairoMexicano)

En el fuego cruzado, Garza Sada recibió un balazo; se acercó Elías Orozco y lo cargó para tratar de llevárselo a una “casa de seguridad” donde habían planeado mantenerlo oculto mientras negociaban su libertad. Buscaban conseguir 5 millones de pesos para financiar sus actividades y la liberación de una lista de presos de su movimiento.

Según los propios integrantes de la liga, el plan era mantener al empresario oculto, no asesinarlo, mientras se negociaba su libertad, a cambio de 5 millones de pesos para financiar sus actividades y la liberación de una lista de presos de su movimiento.

La Liga Comunista 23 de Septiembre, fue una organización guerrillera que surgió para rechazar la política económica y social del presidente Luis Echeverría Álvarez.

Los guerrilleros admitieron que fue un error intentar secuestrar al empresario, pues a raíz de su muerte el Estado emprendió una cacería en su contra, lo que a la larga derivó en asesinatos, tortura y desapariciones que culminarían el proyecto LC23S.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Quién fue Miguel Nazar Haro: el poderoso director de la DFS que espió a López Obrador durante la “Guerra Sucia”

La Brigada Blanca: el pavoroso instrumento de tortura y represión del Gobierno durante la guerra sucia

Red privada: quién mató a Manuel Buendía, el periodista más incómodo para el PRI y el gobierno de Miguel de la Madrid