“El coraje es el coraje”: la justicia por propia mano divide opiniones entre los mexicanos

Infobae México consultó a expertos y a ciudadanos para ahondar en este fenómeno que recientemente ha cobrado especial relevancia

Video: Infobae México.

En las últimas semanas, las redes sociales se han inundado de casos en los que, en México –mayormente en la capital del país y en el Estado de México–, se observa como cada vez son más las personas que optan por hacer justicia por mano propia al verse en situaciones de robos o asaltos en el transporte colectivo o en la vía pública.

Sin embargo, no se trata de un fenómeno nuevo. Escenas de agresiones en defensa propia se han producido en México desde hace varios años. Incluso se tiene registro de este tipo de hechos desde la década de los 80, según indicó el Dr. Salvador Guerrero Chiprés, consejero presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

“Lo que es nuevo es que se viraliza, y se visibiliza, porque hay cámaras”, señaló en entrevista telefónica con Infobae México.

Por su parte, la Comisión Nacional de Derechos Humanos encierra este tipo de conductas dentro del término “linchamientos” aunque, aclaran, estos no tienen una calificación e identificación oficial que permita clasificar los casos y generar estadísticas oficiales.

Pero, ¿qué opinan los ciudadanos en las calles de la capital mexicana?, ¿están de acuerdo con esta práctica?

“Pues ante Dios no es bueno eso de que uno tome justicia por sus propias manos, pero ya estamos cansados”, dijo María mientras caminaba por la Alameda Central de la Ciudad de México (CDMX), “estamos cansados de tanta injusticia, porque luego los detienen y rápido los dejan libres”, agregó.

En mismo sentido se expresó Maribel, “la gente ahora toma justicia por su propia mano porque las autoridades, desgraciadamente, no hacen nada”. También Carolina: “Yo digo que está bien, ¿no?, porque uno siempre hace la justicia por su propia mano porque los policías no hacen nada (...) uno se tiene que defender de alguna u otra forma”.

La CNDH, a través su Informe Especial sobre los Linchamientos en Territorio Nacional 2019, destacó que, la Encuesta de Percepción sobre Seguridad Ciudadana y Convivencia Social (ENCOVE), arrojó que el 77% de las personas consultadas afirmaron estar de acuerdo o totalmente de acuerdo en golpear a una persona cuando es sorprendida en un acto delictivo. Más de la mitad de los encuestados, 58.1%, consideró que se lo merecían.

Anabel coincide con esa mayoría, al considerar que hacer justicia por mano propia “está bien porque la policía no está haciendo nada, incluso a veces pienso que la policía está coludida con los rateros”. Para otros, como Mauricio, la justificación está en la ‘ley del talión': “El coraje es el coraje, y cuando ellos se suben no se conforman con robarte, todavía te pegan. Así que es unas por otras; ojo por ojo, diente por diente”.

Videos: Especial / redes sociales.

Félix no concuerda en tomar, tal cual, justicia por mano propia; pero sí en “darles una lección a esos señores que realmente suben y sin más ni más, con pistola en mano, han matado a personas”. Aunque, también señaló una de las consecuencia de este tipo de prácticas, “da miedo, y no tanto porque lo maten o no a uno, sino el que uno, después de defenderse, caiga sobre uno la justicia”.

Precisamente, desde el Observatorio Nacional Ciudadano, consideran que, aunque resulta muy difícil condenar una acción que emana del hartazgo social, tomar justicia por mano propia representa un riesgo para el mismo ciudadano que lo hace.

“En el momento tú puedes descargar tu furia, pero luego hay consecuencias, que pueden ser muy negativas. En muchas ocasiones ha sucedido que una víctima termina siendo culpado”, advirtió a Infobae México, Francisco Rivas, director general de la organización.

¿Y si estuvieran en la misma situación?

La Constitución mexicana establece en el Artículo 17 que la justicia por mano propia, simplemente, no está permitida: “Ninguna persona podrá hacerse justicia por sí misma, ni ejercer violencia para reclamar su derecho”.

Sin embargo, la inconformidad que produce este tipo de episodios en la ciudadanía y la frecuencia con que ocurren, en ocasiones llega a rebasar el peso de la ley.

Por ejemplo, Anabel, que dijo que ella sí tomaría justicia por su propia mano: “Sí, con lo que sea, con lo que tenga en la mano. Porque no ha sido una vez, dos veces, han sido varias veces. Si todos cooperamos ahí se va a hacer justicia y ellos (los rateros) ya van a pensarlo para hacer las cosas”. Elda se pronunció en mismo sentido. “Sí me están atacando, chance sí”.

Félix, quien ha sido asaltado por lo menos tres veces, prefiere “no, golpearlos no, pero detenerlos sí”.

Precisamente, su postura está respaldada por el Artículo 16 constitucional: “Cualquier persona puede detener al indiciado en el momento en que esté cometiendo un delito o inmediatamente después de haberlo cometido, poniéndolo sin demora a disposición de la autoridad civil más cercana y esta con la misma prontitud, a la del Ministerio Público. Existirá un registro inmediato de la detención”.

Y también hay quienes opinaron lo contrario; no optarían por hacer justicia ellos mismos por temor a salir más perjudicados. Como Marcos. “No, no yo creo que no. No, porque complica más todo, si llegan a ubicarme a mí, yo ya sería entonces el agresor, me volvería el victimario y para mí serían las consecuencias”. O como María. “Yo creo no, entregaría mis cosas para no arriesgar mi vida”.

¿Denunciar es una alternativa realmente eficaz?

En lo que sí coincidieron todos los consultados por Infobae México, es que, cuando lamentablemente se han visto en ese tipo de situaciones de robos o asaltos, no los han ido a denunciar.

No, la verdad no. Es un show, no te hacen caso”, señaló Anabel; “No, ¿para qué?, ni hacen nada”, dijo Mauricio. Marcos desconfía ya de la eficacia de hacer una denuncia, “no se puede tener justicia legal ya que nuestras mismas leyes nos lo hacen muy complicado”. Mientras que Israel, mencionó el común denominador en la negativa para ir a denunciar: “se tiene la idea, a lo mejor estamos en un error, de que requiere pues mucha burocracia y que además no funciona, no sirve”.

Esta percepción de la ciudadanía está registrada en la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2019, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), cuyos resultados arrojan, en 2018, solo se denunció uno de cada 10 casos de robo en la vía pública o transporte colectivo.

Casos denunciados y no denunciados a nivel nacional, ENVIPE 2019 (Imagen: Jovani Pérez/INFOBAE)
Casos denunciados y no denunciados a nivel nacional, ENVIPE 2019 (Imagen: Jovani Pérez/INFOBAE)

Desde el Consejo Ciudadano para la Seguridad y la Justicia alertan que el no denunciar los hechos de robo en transporte colectivo o vía pública es el principal elemento que ayuda a los delincuentes a perpetuar esos delitos.

“Para los delincuentes lo mejor es hacer creer en la desconfianza; los delincuentes se empoderan de la desconfianza ciudadana en las autoridades, ellos viven de la desconfianza y el temor”, advirtió Salvador Guerrero Chiprés, resaltando que la denuncia es la mejor arma para defenderse en este tipo de situaciones. “Depende mucho de cambiar la óptica, de tener que fortalecer el cumplimiento de la ley y fortalecer la cultura de la legalidad y eso requiere denunciar”.

El líder del Consejo Ciudadano apuntó que la clave para una denuncia efectiva es acercarse a las personas correctas, explicando que, incluso desde esa organización, hacen acompañamientos a las víctimas para brindarles asesoría en el proceso. Destacó también la existencia de nuevos recursos, como el servicio de denuncia digital en la capital mexicana –que incluye delitos como el robo de celular o robo en la vía pública– como elementos que facilitan y agilizan dicho ejercicio.

Fiscalía General de la Ciudad de México (Foto: Cuartoscuro)
Fiscalía General de la Ciudad de México (Foto: Cuartoscuro)

En el Observatorio Ciudadano Nacional tienen una perspectiva totalmente distinta.

Francisco Rivas puntualizó que hasta ahora no hay evidencia de que las demandas interpuestas por los ciudadanos, antes este tipo de delitos, realmente funcionen: “quienes hemos vivido ese tipo de violencia, sabemos que vas a denunciar y no pasa nada”.

Rivas lamentó que, mientras no haya un cambio real en la labor de las autoridades, la gente seguirá tomando decisiones que son erróneas y que, alertó sientan precedentes muy graves y muy peligrosos para la ciudadanía en general.

“¿Qué va a pasar la próxima vez que alguien intente robar?”.


MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Frustración, venganza e impunidad: la oscura realidad detrás de la euforia colectiva por la paliza “al ladrón de la combi”

En qué casos lastimar a un asaltante puede llevar al ciudadano a la cárcel

Videocrónica de un asalto fallido: ladrón terminó desnudo y noqueado tras recibir paliza en la México - Texcoco

Ciudadanos hacen justicia por mano propia: caen a golpes presuntos ladrones en la CDMX



MAS NOTICIAS

Te Recomendamos