Solo y su alma: Diego Santoy “El asesino de Cumbres” repite careos pero sin las testigos del crimen

Los careos de Santoy con su ex novia, la madre y la hermana de ella así como la empleada doméstica se repitieron con la ausencia de las mujeres debido a que no fueron localizadas

Diego Santoy Riveroll "El Asesino de Cumbres" pidió repetir los careos con su exnovia (Fotoarte: Steve Allen/Infobae)
Diego Santoy Riveroll "El Asesino de Cumbres" pidió repetir los careos con su exnovia (Fotoarte: Steve Allen/Infobae)

El caso de Diego Santoy, conocido como “El Asesino de Cumbres”, volvió a dar de qué hablar esta semana al repetirse años después los careos pero sin la presencia de las testigos.

Tras seis meses de buscarlas y no localizar a las integrantes de la familia Peña Coss y su empleada doméstica para ser careadas con Diego Santoy, el juez decidió que se llevaran a cabo los careos en ausencia de ellas.

Santoy sería confrontado con Érika Peña Coss, su exnovia; Azura, hermana de ésta, y Teresa Coss, mamá de ambas, así como la ex trabajadora de la casa, Catalina Bautista.

El argumento para que los careos hayan sido agendados es que, en 2007, Santoy no contó con un abogado defensor, dejando espacio para vacíos legales que las autoridades han asegurado que no repercutirán en su sentencia actual.

Erika Peña, exnovia de Diego Santoy, no fue localizada para que acudiera a los careos que autoridades decidieron repetir 14 años después (Foto: Especial)
Erika Peña, exnovia de Diego Santoy, no fue localizada para que acudiera a los careos que autoridades decidieron repetir 14 años después (Foto: Especial)

Fue el 2 de marzo de 2006 que los hermanos menores de Érika murieran a manos de Santoy tras la ruptura de su relación, hecho que tomó lugar en la colonia Cumbres, segundo sector en Monterrey.

Las cuatro diligencias se realizaron por videoconferencia el martes pasado en el Juzgado Primero Penal del Estado en el Palacio de Justicia de Monterrey, con acceso restringido.

Santoy estuvo enlazado desde el Cereso de Cadereyta, donde cumple una pena de 71 años dictada en 2012 por homicidio, secuestro y robo.

Las diligencias se realizaron en presencia de dos defensores de Santoy, el Ministerio Público y personal del juzgado.

A Santoy le fueron leídos los cuatro testimonios por separado y él mantuvo su posición inicial de contradecirlos, según una fuente citada por Agencia Reforma.

“Expresó que existían contradicciones en las declaraciones rendidas. Sin embargo, en ningún momento negó haber acabado con la vida de las víctimas, pero tampoco afirmó o ratificó haberlo hecho”, comentó el informante.

Los cateos de 2007 fueron repetidos pero sin las testigos. (Foto: archivo)
Los cateos de 2007 fueron repetidos pero sin las testigos. (Foto: archivo)

¿Por qué se repitieron los careos?

La defensa de Santoy busca con la repetición de los careos la reducción de la condena para que pase de 71 años a cuarenta.

Para volver a realizar los careos, los abogados pidieron un amparo y en febrero los magistrados ordenaron al juez la repetición de los careos.

El argumento fue que en los careos iniciales en el 2007 no estuvo presente su abogada, que era Raquenel Villanueva, quien fue ejecutada en 2009 en la Pulga Río.

Las diligencias fueron públicas y hasta televisadas y Villanueva estuvo, pero no se dejó asentado en el documento.

Santoy fue condenado por primera vez en 2010 a 138 años, pero con un amparo logró que le disminuyeran la pena a 71 años de cárcel.

Los hechos en Cumbres

Diego Santoy Riveroll acaparó los noticieros en 2006, cuando decidió asesinar a dos niños en venganza porque la hermana de los menores terminó su relación.

Mejor conocido como “El Asesino de Cumbres”, Santoy “enloqueció” cuando Érika Peña Coss decidió que ya no quería ser su novia. Fue así que en la madrugada del 2 de marzo de 2006 acudió al domicilio de la joven. Cubierto con un pasamontañas y guantes de látex, trepó por las paredes del inmueble hasta que logró ingresar a la residencia.

Una vez dentro, se escabulló hasta la habitación de Erika para intentar convencerla de que no lo abandonará; pero ante la negativa de la joven, Santoy habría asesinado a su hermana de 3 años, María Fernanda Peña Coss, y a Erick Azur, de 7 años de edad. Antes de huir, intentó degollar a su ex pareja y secuestró a la empleada doméstica; luego robó un coche y se fue del estado.

Diego Santoy era novio de Erika Peña cuando ocurrió el asesinato de los hermanos menores de ella. (Foto: archivo)
Diego Santoy era novio de Erika Peña cuando ocurrió el asesinato de los hermanos menores de ella. (Foto: archivo)

Cuatro días después, Diego y su hermano fueron detenidos en Oaxaca, mientras viajaban en un autobús con dirección a Guatemala. Ambos fueron trasladados a Monterrey, Nuevo León, donde ocurrió el asesinato

Cuando finalmente Erika fue dada de alta del hospital tras recuperarse de las múltiples heridas, confesó que su ex pareja había asesinado a sus hermanos como represalia contra ella.

La historia dio un giro inesperado cuando el caso de Diego fue tomado por Raquenel Villanueva (famosa abogada que defendió a miembros de la delincuencia organizada) y el joven de 21 años de edad inculpó a su ex novia de la muerte de sus hermanitos.

Ante el juez primero de lo penal con sede en el reclusorio de Cadereyta, Santoy declaró que Erika Azur mató a sus hermanos porque los odiaba. En esa versión, él sólo le ayudó a matarlos. Supuestamente, la chica le había presionado para cometer el delito aludiendo a una falta de amor hacia ella.

Tras involucrar a la hermana mayor de la familia, Santoy volvió a modificar su testimonio y agregó que había mantenido relaciones sexuales con la madre de su ex pareja; en esa versión, Erika había matado a sus hermanos en un ataque de ira.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

“El Asesino de Cumbres” y las dudas que lo rodean 13 años después

Anularon la sentencia a Diego Santoy “El Asesino de Cumbres”: reabrirán el caso 14 años después

Arrestaron en Monterrey al hermano de Diego Santoy “El Asesino de Cumbres”

MAS NOTICIAS