Funerarias en la Ciudad de México se enfrentan a la falta de protocolos para tratar decesos por Covid-19

Autoridades sanitarias no han manifestado ninguna comunicación que precise si los cuerpos pueden o no ser velados

Ataúd
Foto: AP Foto/Moisés Castillo (Archivo)
Ataúd Foto: AP Foto/Moisés Castillo (Archivo)

El pasado 18 de marzo la Secretaría de Salud confirmó el primer fallecido en México por coronavirus. La precaución frente a los contagios no acaba cuando un paciente muere, ya que el virus Covid-19 puede seguir latente en los cuerpos.

Algunas agencias funerarias en la Ciudad de México cuentan con un protocolo de seguridad que se aplica en quienes mueren por enfermedades infecto–contagiosas como el coronavirus.

Una agencia funeraria localizada en la alcaldía Benito Juárez señaló que no ha recibido indicaciones concretas por parte de las autoridades correspondientes respecto al protocolo a seguir, asegurando que se encuentra en espera de recibirlo, pero que la difusión de la información es lenta, “inclusive de alcaldía a alcaldía”.

Ante ello, mencionó que por iniciativa propia han acordado tomar medidas internas y ya cuentan con el equipo necesario para realizar el reconocimiento del cuerpo por parte de los familiares una vez que sale del hospital, así como el proceso de embalsamamiento del mismo.

“El proceso es normal, nosotros sí hacemos velación, pero ahora manejamos un kit sanitario de mayor seguridad. Además, por ejemplo, nuestros ataúdes son de medio lecho, con bastidor móvil de cristal, lo que ya no permite abrir el ataúd para evitar la propagación del virus, por si algún familiar quiere colocar algún recuerdo ”, declaró personal de la agencia para Infobae México.

Por otro lado, en entrevista con El Heraldo, la agencia funeraria J. García López señaló que ellos tomarán medidas desde que inicien el traslado del cadáver de un hospital o una casa hasta las instalaciones funerarias para su velación o cremación, creando un “cerco sanitario” que cumplirá con las reglas de higiene para impedir cualquier tipo de propagación.

Manuel Ramírez, Director General de la Casa Funeraria “J. García López” señaló que estos son los pasos del procedimiento de atención en este tipo de casos.

“Con una sanitización o asepsia básica. Los operadores cuentan con aspersores que limpian todas las superficies, incluso el forro que se coloca en el cuerpo, el cual tiene que estar sanitizado”, refirió.

Al llevarse el cuerpo en la carroza, este tiene que ser envuelto en una sábana que es rociada con los elementos de higiene. Al llegar a la funeraria, el equipo de embalsamadores cuentan con germicidas, virucidas y bactericidas, que eliminan tanto esporas como cepas, lo que garantiza que se lleve a cabo la velación en un entorno salubre.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Manuel Ramírez comentó que las funerarias se deben apegar a lo que las autoridades de salud indiquen y hasta el momento, éstas, no han manifestado ninguna comunicación que precisen si los cuerpos pueden o no ser velados o que deban ser sepultados o cremados ante el avance de la pandemia de coronavirus y los eventuales decesos.

En contraste, en países como España, donde a la fecha el coronavirus ha cobrado 767 muertos, el gobierno de ese país emitió un protocolo para el manejo de los cadáveres en el caso de personas infectadas con la enfermedad.

El Ministerio de Sanidad dispuso que no se realicen autopsias a las víctimas de coronavirus.

En caso de realizarla, el personal debe contar con protección respiratoria complementaria durante el procedimiento. Asimismo, serán ellos mismos los encargados de limpiar y desinfectar las superficies. Posteriormente, quedarán en un listado y con la obligación de autoviligar cualquier síntoma respiratorio durante dos semanas.

Una vez terminada la autopsia, el cadáver debe introducirse en una bolsa sanitaria estanca biodegradable, la cual debe ser rociada con desinfectante y si el cierre es con una cremallera, se deberá sellar con pegamento.

La bolsa puede ser introducida en un féretro normal, pero no reabierta. Además, el cuerpo puede ser enterrado o incinerado, ya que las autoridades aclararon que las cenizas pueden manipularse sin riesgo.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS

Mexico reportó su primera muerte por coronavirus



MAS NOTICIAS