(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

El jarabe de maíz, creado a partir del almidón o fécula de maíz, es un producto que desde al menos hace cuatro décadas se consume en México, y que está vinculado directamente al aumento de la diabetes en el país. Y es que este producto es incorporado a muchos alimentos industrializados, como refrescos, pasteles, pan de caja, galletas, chocolates, jugos de bote, barritas, cereales y hasta yogures.

De acuerdo con Francisco Javier Gómez Pérez, investigador de la UNAM, la fructosa produce aumento de peso porque disminuye la saciedad. Además, incrementa la resistencia a la insulina, el ácido úrico, los triglicéridos y la presión arterial. También produce hígado graso y daño renal. Todos estos factores son compañeros del síndrome metabólico y precursores de diabetes.

Desde hace décadas se ha incrementado la diabetes en México. En 1964, Salvador Zubirán encontró en una encuesta que en la Ciudad de México (entonces Distrito Federal) la prevalencia era de 2.3%; desde entonces empezó a aumentar de manera exponencial, en la misma proporción que las importaciones de jarabe de maíz, que iniciaron entre 1965 y 1970.

“En México, alrededor de 73% de la población tiene obesidad o sobrepeso, y la fructosa tiene un efecto mayor en esa población”, explicó el especialista, quien agregó que "es preocupante porque incluso las autoridades solapan la situación. Antes los rótulos especificaban ‘contiene jarabe de maíz’, ahora solamente dice ‘azúcares’, y hay importantes diferencias”.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Según explicó, el jarabe de maíz es un disacárido que contiene más de 55% de fructosa, a diferencia de la sacarosa (azúcar común), que tiene 50% de glucosa y 50% fructosa. Como factor agravante, se observa que el jarabe de maíz se utiliza para endulzar alimentos que consumen principalmente los niños, "y esto puede explicar por qué México está en primer lugar de obesidad infantil”, subrayó Gómez Pérez.

Otro factor que favorece la diabetes entre los infantes es la poca actividad física, pues la grasa saturada, al combinarse con azúcares, produce mayor resistencia a la insulina y riesgo de desarrollar diabetes.

La diabetes como problema nacional

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

La diabetes en México ha aumentado en las últimas décadas, logrando posicionarse como la segunda causa de muerte, según el último informe del INEGI de 2017. Lo que significa que la afección sólo superada por enfermedades del corazón, pero aquélla está asociada con muchos decesos por cardiopatía.

“Esto significa que la diabetes causa más muertes que los tumores malignos, las enfermedades del hígado, los accidentes y los homicidios”, señaló el jefe del Departamento de Endocrinología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 442 millones de adultos tienen diabetes en el mundo, es decir, una de cada 11 personas.

(Foto: AFP)
(Foto: AFP)

Existen tres tipos principales de diabetes: tipo 1, cuando el cuerpo no produce suficiente insulina; tipo 2, cuando el cuerpo la produce pero no la utiliza apropiadamente; y diabetes gestacional, condición temporal durante el embarazo.

Esta enfermedad es progresiva y puede provocar complicaciones en varias partes del cuerpo e incrementar el riesgo de muerte prematura. Provoca accidente cerebrovascular, ceguera, ataque cardiaco e insuficiencia renal.

La genética, edad e historial familiar aumentan el riesgo de padecer diabetes tipo 2, y no se pueden cambiar, pero algunos detonantes sí pueden modificarse: alimentación poco saludable y falta de actividad física.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino (ENSANUT 2016), en adultos de 20 años y más la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad pasó de 71.2% en 2012 a 72.5% en 2016.

Día Mundial de la Diabetes

(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)

El Día Mundial de la Diabetes fue instaurado en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes y la OMS, como respuesta al alarmante aumento de casos en el mundo. En 2007, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebró por primera vez esta efeméride, convirtiéndola en un día oficial de la salud de la ONU. En su conmemoración participan más de 160 países.

El propósito es dar a conocer las causas, síntomas, tratamiento y complicaciones asociadas, y que su incidencia seguirá en aumento de no emprenderse acciones preventivas.

Esta fecha recuerda el día en que los médicos Frederick Grant Banting y Charles Best concibieron la idea que les conduciría al descubrimiento de la insulina, en octubre de 1921.

Según la OMS, las acciones que todos debemos realizar para prevenir la diabetes son: mantener una alimentación saludable, hacer ejercicio, evitar subir de peso, vigilar la glucemia periódicamente y seguir los consejos de los médicos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: