El billete de 500 pesos con la imagen de Benito Juárez es el primero de la serie G emitida por Banxico (Foto: Cesar Rodriguez/Bloomberg)
El billete de 500 pesos con la imagen de Benito Juárez es el primero de la serie G emitida por Banxico (Foto: Cesar Rodriguez/Bloomberg)

Para inversionistas preocupados por los disturbios latinoamericanos y por sacar su dinero de la región, los activos mexicanos usualmente han sido una opción estable. Ahora, parece que hasta eso se está perdiendo.

El Gobierno de México es popular y, aunque nominalmente de izquierda, hasta ahora se ha resistido a la tentación de perjudicar la posición fiscal del país. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, tiene la intención de alcanzar su objetivo de superávit presupuestario primario de 1% y el banco central ha mantenido su postura agresiva.

Según algunas medidas, la prudencia del Gobierno ha dado resultados. El peso ha subido 1,5% este trimestre, el mejor desempeño entre las monedas latinoamericanas, incluso cuando vecinos suramericanos como Perú y Argentina han tenido ventas masivas. El de peor desempeño, el peso de Chile, cayó 8,4%. Sin embargo, los problemas de la región están empezando a afectar a los mercados mexicanos, ya que la moneda se deslizó por segundo día el miércoles.

López Obrador ha implementado una política de austeridad en el gobierno (Foto: Cuartoscuro)
López Obrador ha implementado una política de austeridad en el gobierno (Foto: Cuartoscuro)

“Los inversionistas están preocupados por la propagación del populismo en América Latina en general, no solo en México. El bajo rendimiento del peso es un reflejo de esa preocupación”, dijo Ilya Gofshteyn, estratega de Standard Chartered, con sede en Nueva York. “El resto de la región generalmente podría evitar el impacto por algún tiempo, pero a medida que los activos chilenos se han revalorizado de manera más dramática, la aversión al riesgo se ha extendido”.

Aún así, Gofshteyn y otros dicen que los fundamentos de México permanecen sin cambios y que el alto acarreo continúa atrayendo a inversionistas. De hecho, a pesar de cierta debilidad a corto plazo, el peso podría volver a encaminarse a medida que el contagio se desvanece.

En cualquier caso, los “funcionarios mexicanos serían más cuidadosos con sus acciones y propuestas de política ahora, a la luz de lo que sucedió con los disturbios sociales en otros lugares”, dijo Danny Fang, estratega de BBVA en Nueva York. “El peso tiene espacio para recuperarse cuando la presión externa, principalmente latinoamericana, disminuya”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: