De acuerdo con una especialista, spots de radio y televisión no quieren causar temor. (Foto: Cuartoscuro)
De acuerdo con una especialista, spots de radio y televisión no quieren causar temor. (Foto: Cuartoscuro)

En medio de algunas contradicciones, el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, relanzó su estrategia contra las adicciones con el fin de atender a la población abordando la salud mental.

El gobierno de AMLO está en busca de la legalización de la marihuana y no criminalizar a los consumidores.

Durante octubre pasado, el mandatario mexicano reiteró que la estrategia de su gobierno es dar mejor atención a los daños que provocan drogas como fentanilo y “cristal”.

“Vamos a mostrar lo que daña esto, el fentanilo, el cristal, cómo elaboran esas drogas hasta con raticida y vamos a utilizar todo el tiempo en radio y televisión, que tenemos, lo que se contrata, dirigido a eso y los tiempos oficiales a informar y orientar, dijo el Presidente.

AMLO relaciona los problemas de las adicciones con la desintegración familiar y la pérdida de valores.
AMLO relaciona los problemas de las adicciones con la desintegración familiar y la pérdida de valores.

Sin embargo, en algunos spots de campaña, AMLO relaciona los problemas de las adicciones con la desintegración familiar y la pérdida de valores.

En ese sentido, la secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental, Lorena Rodríguez, aseguró que colaboran con las campañas antiadicciones que pasan por televisión y radio; sin embargo, esas campañas “no tratan de causar miedo”, pues hasta ahora no hay ningún anuncio que diga la palabra “droga” o “adicto”.

Una idea que contrasta con López Obrador, ya que él dijo que busca mostrar “el sufrimiento que produce la drogadicción”.

La especialista en política de drogas de América Latina y profesora de la División de Estudios Jurídicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Catalina Pérez Correa, afirmó para Animalpolitico que existe una contradicción, pues no buscan un consumo responsable, sino que lo único sano sería no consumirla.

Catalina Pérez afirmó que no buscan un consumo responsable, sino no consumirla. (Foto: Cuartoscuro)
Catalina Pérez afirmó que no buscan un consumo responsable, sino no consumirla. (Foto: Cuartoscuro)

Por otro lado, Pérez Correa explicó que el problema del plan presentado por el gobierno es que parte de la idea de que “todo consumo muestra un defecto en la personalidad o en la comunidad”, y que no distingue entre un consumo problemático de uno responsable.

“Esta idea es muy cristiana o puritana de decir que solamente la gente que está sola o la gente que tiene problemas afectivos busca el consumo de drogas es mentira. La gente busca drogas por muchas razones distintas, sentirse más energéticos, para tener experiencias distintas, otros con razones medicinales o para explorar”, agregó.

López Obrador también ha señalado que hay personas con un nivel de descomposición extremo y drogados, que son los que cometen crímenes.

Afirmó que hay delincuentes que cuando están en los enfrentamientos, la mayoría de ellos están bajo los influjos de sustancias tóxicas. “En Culiacán los delincuentes andan drogados”, dijo.

Asimismo, se comprometió a terminar con la complicidad entre la delincuencia y autoridades, ya que afirmó que “se les debe de castigar”.

El nuevo plan contra las adicciones de AMLO está enfocado a la salud, donde ciertos especialistas se encargarán de la atención a la salud mental.

Por ejemplo, la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasamar) que aún no existe oficialmente; sin embargo, de acuerdo con el nuevo proyecto, está Comisión deberá trabajar de la mano del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) y las secretarías de Salud, Educación y Cultura.

En ese sentido, Lorena Rodríguez detalló que su objetivo es buscar reducir el consumo de drogas para evitar trastornos adictivos en la población basándose en campañas masivas de información y capacitación a personal médico.

De acuerdo con la especialista, los adultos y jóvenes que ingieren sustancias ilícitas, pero sin problemas de adicción, se debe respetar y no estigmatizar o criminalizar.

Opinó también que la estrategia de “combatir la oferta” siempre termina siendo una política que persigue tanto a consumidores como a narcomenudistas, quienes resultan ser jóvenes que venden en las calles.

Esta estrategia de AMLO tampoco tiene recursos suficientes de presupuesto para el 2020 y la estructura del personal para tratar esos temas tiene un déficit de personal especializado

MÁS SOBRE ESTE TEMA