Cuatro tenebrosos, sencillos y baratos disfraces para asustar en Halloween

Con poco dinero puedes ir a una fiesta de disfraces o salir a pedir dulces. La imaginación y creatividad son el principal elemento para verte bien

En las bancas de la Alameda Central, puestos ambulantes ofreciendo servicio de maquillaje para los pequeños y las  pequeñas  de la casa (Foto: Rosario Basurto / Infobae)
En las bancas de la Alameda Central, puestos ambulantes ofreciendo servicio de maquillaje para los pequeños y las pequeñas de la casa (Foto: Rosario Basurto / Infobae)

En México el Día de Muertos es una de las tradiciones más representativas en la cultura mexicana, por lo que tiene dos celebraciones. El 1º de noviembre se recuerda el Día de Todos los Santos, este día se hace un homenaje a todos aquellos santos y niños que fallecieron a temprana edad. El 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, se realiza una oración para las almas que no han accedido al paraíso y a todos los adultos.

Halloween, también conocido como Noche de Brujas o Noche de Víspera de Difuntos, es una festividad “moderna” que se da internacionalmente en la noche del 31 de octubre, sobre todo en los Estados Unidos y en menor medida en España e Iberoamérica (Chile, Argentina, Brasil, Cuba… entre otros).

¿De dónde viene esta celebración?

El Día de Muertos en México se remonta a la llegada de los españoles, ya que se cuenta con un registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca.

La idea de disfrazarse surgió, según la historia, por los celtas, pueblos autónomos, ubicados en el continente europeo. Aparecieron durante la segunda Edad de Hierro; siendo la creación de varios pueblos en conjunto, al final de sus cosechas realizaban una ceremonia que justo era a fines del mes de octubre y principios de noviembre.

Los celtas, al igual que muchas culturas prehispánicas, creían que los espíritus regresaban de la muerte a visitar el mundo de los mortales. La gente pensaba que si salía de su casa, los encontraría en las calles. Para huir de los fantasmas usaban una máscara para disfrazarse y no ser reconocidos.

Máscaras coloridas para aquellos que no deseen maquillarse. (Foto: Rosario Basurto/Infobae)
Máscaras coloridas para aquellos que no deseen maquillarse. (Foto: Rosario Basurto/Infobae)

Las primeras celebraciones en los Estados Unidos consistían en fiestas públicas en las que los vecinos compartían historias de fantasmas y muerte, bailaban y cantaban.

En Asia y África, el culto a los antepasados y a los muertos tienen fuertes raíces que no están ligados como tal a una fecha concreta como nuestra cultura.

Los disfraces más comunes en esos tiempos eran los de bruja, Frankenstein, momias, fantasmas, hombres sin cabeza, vampiros, etc. Pero con el tiempo eso ha cambiado y la imaginación de los niños ha llegado a modificar los personajes más utilizados.

Entre los disfraces para Halloween que son vistosos y no requieren una gran inversión, están La Catrina, zombi, vampiro y fantasma.

La Catrina

La Catrina juega un papel importante en la cultura mexicana. Con más de 100 años de historia, este personaje surgió como una burla a los indígenas, quienes ocultaban sus raíces y su pobreza. En el mural del pintor Diego Rivera la podemos encontrar plasmada en su obra “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”.

Si no tienes una idea de cómo vestirte, puedes usar cualquier prenda elegante de tu armario y solo pintarte la cara de esqueleto.

Las paletas de maquillaje para esta época van de los 30 a 35 pesos mexicanos, ya si deseas comprar un botecito por cada color su precio va de los 10 a los 15 pesos. Las bolsitas de lentejuela puedes adquirirlas en cualquier papelería a un costo de 10 pesos.

Pintura para maquillar en festividades especiales (Foto: Rosario Basurto/ Infobae)
Pintura para maquillar en festividades especiales (Foto: Rosario Basurto/ Infobae)

Es muy fácil poder maquillarte, solo necesitas pintarte toda la cara de blanco con una esponja; los ojos negros en todo el contorno, formando un circulo y a su alrededor ir colocando la lentejuela, una por una con un cotonete; utiliza pegamento para pestañas te ayudará para que queden firmes. Con un lápiz negro, vas decorando partes de la cara conforme a tus gustos. Utiliza talco para bebés para fijar la pintura en la cara y no se te escurra cuando sudes.

Zombie

Si eres muy fan de la serie “The Walking Dead”, este es tu disfraz. Para poder ser todo un Zombie como los que ves en tu televisión, pon mucha atención:

Necesitas tener la cara súper limpia, después, con una esponja, ve aplicándote una capa ligera de maquillaje blanco. Tienes que dejar secar.

Ya que pasó un rato, alrededor de tus ojos utiliza pintura negra tanto cremosa como en polvo para fijarla, esto te ayudará a lucir muerto y sin haber dormido. Después ahueca tus mejillas creando el mismo procedimiento que los ojos, pero esta vez a larga dos líneas, una de cada lado de tu boca.

Con un pincel negro, morado y azul píntate las venas que quieras en el cuello y cara. Al final con una esponja sumérgela en sangre falsa. Si deseas hacer tu propia sangre, utiliza un jarabe de maíz y un colorante alimentario rojo, los mezclas y listo para utilizarla.

Para la vestimenta solo usa ropa vieja que ya vayas a tirar, la rasgas un poco, le pones sangre, y a las calles a comer cerebros. Recuerda que los precios en este difraz son los mismos que los de la catrina, por la similitud en el maquillaje.


Vampiro

Conforme han pasado los años y las películas de Hollywood han modificado al personaje, este magnífico disfraz se acopla a lo sencillo y económico. Sólo necesitarás unos colmillos de pega (150 pesos) o si deseas hacerlos tu mismo, en el mercado de tu localidad puedes comprar una bolsa de uñas postizas (30 pesos), las limas de manera que te queden como un diente afilado y con pegamento para dentadura los adhieres. Al final agrega un poco de sangre en tu boca y en tu ropa, con esto podrás estar a gusto sin desentonar en la fiesta.


Fantasma

Ya si lo tuyo no es la pintura y no quieres gastar tanto, puedes ocupar alguna de tus sábanas o tela blanca que tu mamá tenga en casa. Este disfraz jamás pasará de moda, ha pasado de generación en generación.

Solo debes ponerte encima la tela, hacer una marca donde están tus ojos y cortar el contorno en forma de óvalos verticales. Abajo puedes usar una blusa y pantalón blanco para combinar.

Si no te gusta ninguna de estas ideas, en los mercados y tiendas departamentales podrás encontrar máscaras de diversos precios, desde los 50 hasta los 200 pesos mexicanos. Ya dependerá del material que desees conseguir, sea látex o de plástico.