Ya pasó una semana de que el cantante José José fue homenajeado en México y sepultado en el Panteón Francés (la mitad de sus cenizas), pero las dudas siguen rodeando su muerte debido al silencio de su viuda Sara Salazar y su hija menor, Sarita Sosa. Así lo expresó el hijo del “Príncipe de la canción” al explicar su versión sobre el conflicto con las mujeres que han sido repudiadas en redes sociales

José Joel calificó toda la situación que se desató tras la muerte de su padre como “confusa, macabra y maquivaélica”, aunque sostuvo que “ya se veía venir hace años. Esto no es nuevo, ya lo podemos hablar, si no se hablaba era por el amor y el respeto en vida a José José, porque era su esposa, pero ahora que ya está descansando ya podemos ser francos”.

En una entrevista con el programa de radio “Todo para la mujer” de Maxine Woodside, sentenció que la viuda de su padre le declaró la guerra en 2006, poco después de que ella se negó a participar en un reality show donde aparecería José José con todos sus hijos, su esposa e incluso su ex, Anel Noreña.

“La señora llegó como su representante queriendo colocar a Sarita. Organizando una situación de que yo había hablado mal de ella”, motivo suficiente para provocar que “El Príncipe” se distanciara de su único hijo durante dos años. Sin embargo, la mamá de Sarita Sosa tuvo problemas en el cerebro y eso permitió que José Joel pudiera retomar comunicación con su padre. “La señora estaba pero ya no estaba. Y mi papá con este carácter tan noble nos permite acercamos a él. Continuó la historia. Y ahora la niña venía por lo suyo”, refiriéndose a Sarita.

En esa entrevista radiofónica, así como en una charla con el periodista Gustavo Adolfo Infante, José Joel ha reiterado que su interés no es quedarse con el dinero de su padre. Sin embargo, al hablar del tema del testamento, comentó: "Yo me enteré que había testamento a través de Monique (hermana de Sarita), hace 15 años. Al parecer el abogado que lo tenía era mayor, y fallece. Ese testamento al parecer está perdido".

No es algo que nos urja, gracias a Dios no estamos esperando nada absolutamente de nadie. Yo lo he dicho muchas veces, yo no voy a pelearme. Si hay un testamento, lo que diga el testamento. Ya nos dimos cuenta de que si hay uno, ha de estar más manoseado, y si todo es para las Saras, más a nuestro favor porque nos vamos a dar cuenta de que toda esta maraña que armaron era para quedarse con los dólares o pesos de mi papá.

Y es que, comentó, que aunque se diga que su papá ya no tenía dinero, el poco o mucho que existía “sabemos que ahorita las manejan las Saras. Sarita no trabaja, su marido creo que ni papeles tiene, la señora no trabaja porque está con el derrame. Tienen al tío, de qué van a vivir, pues de lo que caiga, de lo que sea”.

José Joel reiteró que tanto él como su hermana Marysol quieren justicia. Nos interesa saber cómo murió mi papá. Qué hay detrás de que no se pudo hacer una autopsia”. Confía en que todo va a salir a la luz y que la presión mediática seguirá “apretando como granito hasta que salga. Ni las manos vamos a tener que meter”, refiriéndose a que Sarita Sosa y su mamá, Sara Salazar, tendrán que darles las explicaciones que requieren, pues “al día de hoy no dan la cara, no dicen nada”.

Y es que tras la muerte del cantante, Sarita no tuvo comunicación con sus hermanos mayores, y hasta que hubo presión de las autoridades y la sociedad, accedió a hablar con ellos. En la opinión de su hermano mayor, Sarita “creció como enredadera, con un papá que, sí la pudo querer mucho, pero que estaba recuperandose de casi haber muerto, ya no era la vitalidad, ni la energía; creció sin rumbo, ni siquiera acabó la primaria”.

Por eso José Joel no teme hablar su verdad, y exige explicaciones, pues en el acta de defunción de su padre, además de otros padecimientos, mencionaba “cáncer de páncreas, cuando es bien sabido que en México se curó de cáncer, ¡y no tenía cáncer porque ya no tenía páncreas! Hay muchas cosas muy raras. Desgraciadamente con lo que nos topamos fue que legalmente la señora Sara es la esposa de mi papá, y en Estados Unidos es lo que diga la señora”.

Es por eso que aunque se vio a los tres hermanos afuera del consulado sonriendo por haber llegado al acuerdo de que el cuerpo de José José volvería a México, al día siguiente Sarita cambió de opinión porque su madre quiso incinerar al que fue su esposo, y quedarse con la mitad de las cenizas.


Ser hijo de José José

José Joel confirmó que no está de acuerdo con la decisión de la cremación (Foto: Instagram Elgordoylaflaca)
José Joel confirmó que no está de acuerdo con la decisión de la cremación (Foto: Instagram Elgordoylaflaca)

En la entrevista que ofreció a Gustavo Adolfo Infante, José Joel recordó que tuvo una infancia "normal pese a ser hijo de José José. Yo nazco en 1975 cuando estaba "Gavilán o paloma". Fue una infancia llena de gente allegada a mi papá, nos íbamos a Chapultepec, de vacaciones".

"Por ahí de los 13 empiezo a enterarme de la problemática entre mis papás, por las adicciones, y es hasta los 15 o 16 años que se divorcian. Me afectó, pero no tanto porque nos lo plantearon de buena manera. Nos sentaron en la sala y nos explicaron. Yo lo entendí mejor que Marysol, ella estaba muy chica, es mujer", recordó sobre el divorcio de Anel Noreña y José José.

Nunca me tocó una discusión fuerte entre ellos, lo cuidaban mucho. Mi mami estaba con un estrés muy fuerte, siempre ha sido de un carácter fuerte, mi mamá estaba en una situación muy tensa. Pero nunca hubo gritos ni golpes, nada de eso. Con mi papá siempre mantuve una relación muy estrecha.

Recordó que vivió con su padre en un departamento de la colonia Polanco durante 6 meses, pero el alcoholismo del intérprete seguía. “Nunca lo vi mal, me puede mucho la palabra alcohólico, pero mi papá lo era. Era muy bohemio, se acordaba de cosas, pero sí estaba la botella. En esa situación es cuando después de esos 6 meses se nos desaparece”.

A inicios de los 90 no se sabía de José José. Se decía que se convirtió en parte de un grupo de hombres que dormían en la calle... "Les llamaban el escuadrón de la muerte. Amanecían donde podían y al parecer ahí estaba mi papá. Cosas de gente muy enferma", confesó.

Pero el periodista Ricardo Rocha, la productora Tina Galindo y Darío de León encontraron y ayudaron a José José. Lo llevaron a Estados Unidos a una clínica de rehabilitación. En aquel país conoció a Sara Salazar, quien se convertiría en su esposa.

Así luce la tumba de José José a una semana de haber llegado a México tras su muerte (Foto: Infobae México/Telemundo)
Así luce la tumba de José José a una semana de haber llegado a México tras su muerte (Foto: Infobae México/Telemundo)

"Ahí ya comenza esta historia de terror que estamos viviendo porque mi relación con mi papá se rompe cuando esta señora (Sara Salazar) le lleva la carrera. Yo conozco a esta señora cuando yo estaba en Los Ángeles haciendo mi rollo artístico", recordó José Joel.

Aseguró que supo que Sara Salazar quería embarazarse para tener un niño “y que a mí me hicieran a un lado. Esa señora me agarró tirria con base en una competencia con mi papá, y Sara empezó a perfilar a la niña (Sarita) como la siguiente superestrella. Marysol y yo lo permitíamos, cada quien tiene su talento. Sarita no cantan nada mal, pero hay que tener carisma, perseverancia, humildad”.

Aclaró que siempre se consideraron familia. A pesar de no compartir mamás, nunca usaron el término "media hermana" al referirse a Sarita. Pero entonces a José José le detectaron cáncer y quiso tratarse en México y no en Miami.

"Llega mi papá, sale lo del cáncer y empezamos el tratamiento del cáncer, las quimioterapias, y sabíamos que él tenía comunicación con las Saritas. Nunca vinieron a verlo porque Sarita estaba embarazada y la señora (Sara Salazar) estaba en su mundo, hablando con los duendes y los conserjes del parque".

Aunque José José había mostrado una mejoría y pese a que el doctor había indicado que no podía salir a la calle con tal de recuperarse por completo, Sarita llegó a México con la firme intención de llevárselo a Miami, luego de presionarlo para firmar papeles donde le daba poder a la joven.

José Joel recordó que Sarita actuaba de forma extraña, y viajó a México con la apariencia de no haberse bañado en días; tampoco quería comer nada porque temía ser envenenada. Les comentó a todos que creí que el Servicio Secreto de EEUU y la mafía “los colombianos, y los del IRS, que nos tenían vigilados y que había francotiradores. Tenía esa historia para llevarse a mi papá”.

Sarita ha sido la más criticada entre todo el escándalo relacionado con la muerte de José José
Sarita ha sido la más criticada entre todo el escándalo relacionado con la muerte de José José

Fue entonces que la cadena Telemundo invitó a José Joel a un programa de televisión en Miami, y estando ahí, su hermana Marysol comenzó a enviarle mensajes de texto para avisarle que Sarita "había enloquecido" y se llevaría a su padre a Estados Unidos.

José Joel considera que fue un plan entre Sarita y la cadena para mantenerlo entretenido y no intervenir para evitar que se llevaran a José José de México. Lo confirmó cuando supo que mientras él regresaba a México, Sarita y su padre volaban rumbo a Estados Unidos.

El cantante y actor no se dio por vencido y buscó a su padre en el hospital donde lo internaron en Miami, y ahí se dio cuenta de que José José le temía a Sarita, “tenía una carita muy asustada, muy confundido”.

Y así comenzó año y medio de distanciamiento, pues Sarita no permitía que sus hermanos tuvieran contacto con su padre. Ellos iniciaron acciones legales, y cuando se dio a conocer eso, a los pocos días, murió José José.

José Joel aún no sabe por qué su hermana menor lo privó de ver a su padre, ni le avisó que estaba mal de salud. Tampoco pudo realizar una autopsia ni confirmar si su padre murió en un hospital o en un hospicio, como se rumoró. Al parecer, esta historia apenas está empezando.


MÁS SOBRE ESTE TEMA: