Porfirio Muñoz Ledo (Foto: Cuartoscuro)
Porfirio Muñoz Ledo (Foto: Cuartoscuro)

El partido del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados volvieron a aplicar la aplanadora en la Cámara de Diputados y votaron porque Porfirio Muñoz Ledo siga al frente de la mesa directiva en San Lázaro hasta el próximo 5 de septiembre. De esta manera, Muñoz Ledo será quien reciba el Primer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Los coordinadores de las diferentes fuerzas representadas en la Junta de Coordinación Política (Jucopo), habían acordaron que Morena presidiría la Mesa Directiva el primer año y posteriormente se rotaría al Partido Acción Nacional (PAN) por ser la segunda fuerza en el Congreso, tal como lo indica la Ley Orgánica. Acción Nacional propuso a Xavier Azuara para encabezar la Mesa.

Previo a la sesión preparatoria en San Lázaro, realizada ayer, ya se perfilaba que Morena pretendía que no se llegara a la mayoría calificada, con la finalidad de postergar la rotación de la Mesa Directiva hasta el 5 de septiembre, el plazo establecido en la ley para alcanzar acuerdos.

Al realizar la votación a talero abierto, no se logró la mayoría calificada al registrarse 169 votos a favor, 259 en contra y 5 abstenciones, por lo que la propuesta para que el PAN encabezara el cargo, se devolvió a la Junta de Coordinación Política.

Foto: Cuarto Oscuro
Foto: Cuarto Oscuro

El resultado provocó la ira de los panistas. El coordinador del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, rodeado de toda su bancada, subió al pleno de la Cámara de Diputados y al grito de ¡Espurio, espurio! ( con el mismo que se utiliza en los estadios de futbol) acusó a Morena de no respetar los acuerdos ni la ley y aseguró "¡Hoy no es un buen día para la democracia!".

El grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), propuso que Porfirio Muñoz Ledo permanezca en la presidencia de San Lázaro por cinco meses más, es decir, de septiembre a enero del 2020.

En tanto el aún dirigente del sol azteca, Ángel Ávila Romero, lamentó las intenciones de Porfirio Muñoz Ledo y aseguró que el legislador ""se está traicionando a sí mismo"".

Este primero de septiembre arranca el segundo año legislativo tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado.

Mientras tanto en el Senado…

Mónica Fernández (segunda desde la izquierda) será la nueva presidenta del Senado mexicano (Foto: Moisés Pablo/ Cuartoscuro)
Mónica Fernández (segunda desde la izquierda) será la nueva presidenta del Senado mexicano (Foto: Moisés Pablo/ Cuartoscuro)

El Pleno del Senado de la República avaló, con 110 votos a favor, uno en contra y dos por diversas planillas, que la morenista Mónica Fernández Balboa presida la Mesa Directiva durante el segundo año de ejercicio de la LXIV Legislatura.

Mónica Fernández, estará acompañada por Salomón Jara, Jorge Carlos Ramírez Marín y Guadalupe Murguía, como vicepresidentes, mientras que Nancy de la Sierra y Primo Dothé Mata son los nuevos secretarios.

Fernández asumirá la presidencia a pesar de las acusaciones de Martí Batres sobre presuntas irregularidades en el proceso para la elección de la nueva Mesa Directiva.

El jueves pasado, la Comisión de Justicia de Morena dio la razón a Martí Batres y ordenó reponer el proceso interno con el que se determinó que el legislador deje de ser presidente de la Mesa Directiva en el Senado.

Batres acusó presuntas irregularidades en el proceso para la elección de la nueva Mesa Directiva (Foto: Twitter/martibatres)
Batres acusó presuntas irregularidades en el proceso para la elección de la nueva Mesa Directiva (Foto: Twitter/martibatres)

En su resolución, la Comisión determinó que el proceso estuvo "viciado" y por lo tanto debía invalidarse, ya que en la votación se permitió que votaran también senadores del Partido Encuentro Social. Sin embargo, el proceso interno volvió a favorecer a Mónica Fernández.

Ayer, Martí Batres acudió sólo 12 minutos para abrir la sesión en la que se eligió a Mónica Fernández como nueva presidenta de la Mesa Directiva. Luego de votar, abandonó el salón y ya no regresó.