El narcotraficante costarricense, José Efraín López Mendoza, alias "M-1", fue detenido el pasado 13 de agosto en una autopista de la capital de Costa Rica.

López Mendoza es uno de los criminales  más buscados por las agencias antidrogas de los Estados Unidos y señalado como el mayor narco del país latinoamericano.

Autoridades costarricenses informaron que la detención se dio mediante un operativo que realizaron hace unos días, en el que fue detenido el líder de la organización criminal denominada "Los Moreco": Movimiento Revolucionario de Crimen Organizado.

(Foto: Captura de Pantalla)
(Foto: Captura de Pantalla)

De acuerdo a la Administración para el Control de Drogas (DEA) y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), el "M-1" tiene vínculos con el Cártel de Sinaloa y con su actual jefe, Ismael "El Mayo" Zambada.

Al "M-1"  se le acusa de haber traficado a EEUU por lo menos dos toneladas de cocaína en Costa Rica entre 2018 y 2019, y de otros delitos.

El criminal, señalado como jefe del Movimiento Revolucionario de Crimen Organizado (Moreco), grupo narcotraficante creado en 2015, se pintó el pelo de rubio y se dejó crecer la barba y el bigote para intentar despistar a la Policía.

(Foto: Captura de Pantalla)
(Foto: Captura de Pantalla)

La detención se da en el marco de la "mexicanización" de los grupos criminales costarricenses, dijo el exfiscal general Jorge Chavarría citado por el sitio insightcrime.org.

Hace unos años Costa Rica era punto de tránsito para los estupefacientes con destino a América del Norte, en un mecanismo donde los grupos locales daban solo apoyo a ese paso.

Pero "Los Moreco" participaban de manera más directa en la comercialización de la droga luego de que crearan nexos con los cárteles mexicanos, principalmente con el Cártel de Sinaloa..

De acuerdo a las fuentes policiales, el "M-1" viajó a México en 2015 para establecer nexos con sicarios y aprender así sus métodos para realizar ejecuciones, lo que incrementó la violencia en el país centroamericano en 2017 y 2018, precisó Chavarría.

Foto: Captura de Pantalla)
Foto: Captura de Pantalla)

En mayo de este año, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Costa Rica realizó múltiples allanamientos en diferentes partes del país contra el "Los Moreco".

De acuerdo con la información de la OIJ los operativos se hicieron en las provincias de Limón, Alajuela, Guanacaste y San José, entre otros, donde a la fecha se han capturado 9 personas y se han confiscado  múltiples armas de alto poder.  Sin embargo, López Mendoza, el "M-1",  logró escapar en aquellas ocasiones.

"Los Moreco" son un grupo "muy estructurado y profesional, con una ideología y mucha cohesión interna", incluso cuentan con un lema: "honor, orgullo y lealtad", explicó el director de la OIJ, Walter Espinoza, por aquellas fechas.

Según los datos de la dependencia, dichas características las habrían aprendido y copiado de los cárteles mexicanos:  la forma de referirse a los integrantes, con la "M" de Moreco y un número según su importancia, junto al logo, parece haber sido aprendido de los Zetas.

El grupo criminal además de tener vínculos criminales con  México,  también  tiene nexos en Colombia, Guatemala e incluso Estados Unidos.  .

"Los Moreco" aparecen como uno de los grupos criminales importantes de Costa Rica, el cual es un ejemplo de cómo han cambiado las dinámicas ilegales en el país en los últimos años.

(Foto: Captura de Pantalla)
(Foto: Captura de Pantalla)

El país centroamericano se había mantenido alejado de gran parte de la violencia y criminalidad que viven casi todos los países de Centro América, llegando al punto de no contar con un ejército desde hace varios años.

Sin embargo, desde hace un tiempo las tasas de homicidio han aumentado, mientras que zonas como el Puerto de Moin, en la provincia de Limón, se han convertido en puntos claves para el narcotráfico internacional.

El historial del líder de "Los Morecos" tiene un extenso criminal: en 2011 fue capturado en Costa Rica en medio de un operativo contra un grupo de narcotraficantes colombianos, a los que él parecía prestarle servicios de mover la droga a través del país.

A esta presencia de criminales colombianos en Costa Rica se suma la de los carteles mexicanos, quienes también han estado en el país en años anteriores, aliándose con pequeñas bandas locales y asegurando el tránsito de la droga por la zona.