(Foto: AP)
(Foto: AP)

Ocho ciudadanos mexicanos fueron detenidos en las redadas en procesadoras de alimentos en Misisipi (EE.UU.) y sus casos ya están siendo atendidos, informó este jueves la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

"En seguimiento a los operativos realizados en Mississippi, el Consulado de México en Nueva Orleans informa que, de acuerdo a los datos proporcionados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, en inglés), hasta el momento se reportan ocho ciudadanos mexicanos detenidos", indicó Cancillería en Twitter.

En otro breve mensaje, la institución señaló que el Consulado de Nueva Orleans (Luisiana), vecino al estado de Misisipi, se mantiene "al tanto" de la actualización del número de mexicanos detenidos.

Estos "serán acompañados por el Consulado para su asistencia y protección"

"La Cancillería continuará informando sobre el desarrollo de estos acontecimientos", concluyó.

Las autoridades migratorias informaron este miércoles de la detención de 680 indocumentados en siete procesadoras de alimentos del estado de Mississippi, en lo que supone la mayor redada de este tipo en al menos una década.

Los inmigrantes que fueron detenidos pasaron a custodia del Servicio de Inmigración (ICE), que decidirá si los encierra en un centro de detención hasta que sean deportados a sus países de origen o si, por el contrario, los pone en libertad mientras las cortes deciden si pueden quedarse o no en el país.

Foto: Cuartoscuro)
Foto: Cuartoscuro)

Minutos después de darse a conocer la noticia, el consulado de México en Nueva Orleans publicó varios mensajes en los que ofrecía ayuda a familiares de los detenidos, brindando un número de teléfono para emergencias.

México tiene una red de 50 consulados en Estados Unidos, su principal socio comercial.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el cargo el pasado 1 de diciembre, se ha comprometido a proteger a los millones de mexicanos residentes en Estados Unidos y a reforzar la atención consular.

Cuestionado este jueves sobre el tema, López Obrador se limitó a decir que "su compromiso" es que este mismo día Relaciones Exteriores informará del suceso.

(Foto: AP)
(Foto: AP)

Ayer, agentes migratorios detuvieron este miércoles a 680 inmigrantes sin papeles, la mayoría latinos, en redadas en siete plantas de procesamiento de alimentos en el sureste de Estados Unidos, como parte de las medidas del presidente Donald Trump contra la migración ilegal.

Las redadas ejecutadas en seis ciudades de Mississippi ocurrieron el mismo día que Trump visitó El Paso, Texas, donde un pistolero mató a 22 personas el sábado tras publicar en línea un "manifiesto" racista en el que hablaba de combatir la "invasión" de hispanos en el país.

"Agentes Especiales ejecutaron órdenes de arresto administrativas y criminales que resultaron en la detención de cerca de 680 extranjeros ilegales", dijo en conferencia de prensa Mike Hurst, fiscal del distrito sur de Mississippi.

"Tienen que respetar nuestras leyes, tienen que venir aquí legalmente o no venir para nada", añadió.

Las ciudades afectadas incluyen Bay Springs, Cartago, Cantón, Morton, Pelahatchie y Sebastapol (Foto: AP e ICE/especial)
Las ciudades afectadas incluyen Bay Springs, Cartago, Cantón, Morton, Pelahatchie y Sebastapol (Foto: AP e ICE/especial)

Testigos relataron a medios locales que los inmigrantes aprehendidos fueron transportados en autobuses fuera de las plantas donde trabajaban.

El alcalde de la ciudad de Canton, William Truly, dijo a la filial local de ABC durante el operativo que las autoridades estaban "identificando a los inmigrantes ilegales, versus los que están legales, y los están reuniendo, subiendo a autobuses y llevándoselos".

Las primeras imágenes de las redadas muestran a los inmigrantes caminando en fila hacia los autobuses con las manos esposadas, algunos con la cabeza baja, llevando todavía puesta la cofia de trabajo.

Otros, los que no fueron arrestados, saludaban con la mano los autobuses que se iban, algunos enjugándose las lágrimas. Entre ellos había varios niños.

(Foto: AP)
(Foto: AP)

Chokwe Antar Lumumba, el alcalde de la capital, Jackson, dijo en un comunicado que "las redadas de ICE son deshumanizantes e ineficientes".

"Llamo a las iglesias de nuestra comunidad a volverse santuarios para nuestros vecinos inmigrantes y protegerlos de posibles daños", añadió.

 "Iremos a por ustedes" 
En la conferencia de prensa, el fiscal Hurst también arremetió contra los empleadores que contratan trabajadores indocumentados.

"A aquellos que usan extranjeros ilegales para obtener ventajas competitivas o para hacer dinero rápido, tenemos algo que decirles: si encontramos que han violado una ley criminal federal, iremos a por ustedes", dijo.

El director interino de la agencia de migración ICE, Matthew Albence, añadió que el operativo fue el resultado de una investigación de un año.

Dijo además que los niños cuyos padres vayan a prisión serán reubicados, en la mayoría de los casos con otros miembros de su familia.

Algunos de los inmigrantes serán liberados con monitores electrónicos en el tobillo mientras revisan sus casos con un juez, prosiguió Albence.

Las redadas tuvieron lugar en siete plantas de procesamiento de alimentos en Mississippi, específicamente en las ciudades de Morton, Carthage, Canton, Pelahatchie, Sebastopol y Bay Springs.

(Foto: AP)
(Foto: AP)

Trump visita este miércoles las ciudades de Dayton (Ohio) y El Paso para consolar a las víctimas de dos tiroteos masivos ocurridos el fin de semana, en medio de protestas que denuncian su retórica antiinmigración y lo acusan de atizar la violencia.

Sus opositores lo critican por inspirar el odio contra los inmigrantes y de la crispada atmósfera del país por sus discursos en los que se refiere a los indocumentados como una "invasión".

"Mis críticos son políticos, están tratando se sacar réditos. Y en muchos casos están aspirando a la presidencia", había dicho el presidente poco antes de partir.

En junio, Trump escribió en un tuit que iba a deportar a "millones de extranjeros ilegales". La comunidad latina ha estado desde entonces ansiosa ante la posibilidad de inesperadas redadas masivas.

Abogados y activistas coinciden en que la comunidad debe conocer sus derechos, organizar sus documentos, prever quién se quedará con la custodia de los hijos en caso de detención y, ante todo, no abrir la puerta a un oficial de ICE que no muestre una orden de arresto.

Con información de EFE y AFP