“El Chapo” fue condenado a cadena perpetua en una corte de Nueva York (Fotos: Reuters)
“El Chapo” fue condenado a cadena perpetua en una corte de Nueva York (Fotos: Reuters)

Ahora que el gobierno de Estados Unidos mandó tras las rejas de por vida a Joaquín "El Chapo" Guzmán, el siguiente paso es ir por su dinero.

Tanto el gobierno norteamericano como el mexicano se han manifestado por hacerse de la fortuna del criminal que pasará el resto de su vida en prisión.

Y es que luego de dictarle la cadena perpetua más 30 años, el juez Brian Logan lo condenó a pagar 12 mil 600 millones de dólares, presunta fortuna derivada del tráfico de dogas, pero que ha sido puesta en duda por la defensa legal de "El Chapo".

La cifra fue calculada con base en la determinación de que el líder del Cártel de Sinaloa traficó un total de 528 mil 276 kilogramos de cocaína, 202 kilos de heroína y 423 mil kilos de mariguana.

Sus abogados en Estados Unidos afirman que no existe un solo centavo que se haya podido comprobar, mientras que su abogado en México dice que la fortuna pertenece, en todo caso, al Estado mexicano.

Una infografía para entender la situación, el juicio y condena de Joaquín “El Chapo” Guzmán (Infografía: Jovani Silva)
Una infografía para entender la situación, el juicio y condena de Joaquín “El Chapo” Guzmán (Infografía: Jovani Silva)

El presidente Andrés Manuel López Obrador secundó esa opinión. La mañana de este jueves se manifestó por reclamar el dinero e insertarlo en el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado.

"Lo vamos a revisar. Estoy de acuerdo con lo que dijo el abogado de Guzmán Loera. Vamos a ver. Él sostiene de que en todo caso, esos bienes, esos recursos, pertenecen a México", expresó AMLO en conferencia de prensa.

Jeffrey Lichtman, el abogado que encabezó la defensa del capo mexicano en Estados Unidos, aseguró ayer que el dinero forma parte de "esta ficción" como llamó al juicio, ya que dijo, el cálculo "es mayormente un ejercicio académico, debido a que el gobierno de Estados Unidos nunca ha ubicado ni identificado un centavo de estos millones de dólares en ganancias que presuntamente generó el señor Guzmán".

Por su parte, el abogado de "El Chapo" en México, José Luis González Meza, señaló que "esa fortuna se generó en México… El dinero no pertenece al gobierno de Estados Unidos, pertenece al gobierno de México".

Por lo pronto, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, informó ante los medios de comunicación, que ya se trabaja de forma coordinada con el gobierno estadunidense para ubicar las cuentas relacionadas con Joaquín Archivaldo Guzmán Loera.

"Estamos trabajando de forma coordinada con la embajada de Estados Unidos, con las agencias norteamericanas en todos los casos relacionados con el señor Guzmán", dijo.

Respecto a si existen cuentas congeladas a nombre de Guzmán Loera, Santiago Nieto aseveró que se encuentra en el proceso de recepción y análisis de la información.

El lavado de dinero proveniente del narco, un problema al que se enfrenta el gobierno mexicano.

De acuerdo con el semanario Proceso, familiares de estadounidenses asesinados por cárteles mexicanos denunciaron que entre 2006 y 2008 las sucursales HSBC en Sinaloa recibieron depósitos por aproximadamente mil 100 millones de dólares del crimen organizado que posteriormente se transfirieron a Estados Unidos. La denuncia fue presentada en la Corte del Distrito sur de Texas.

La acusación precisa que el Grupo Financiero HSBC lavó en México y Estados Unidos millones de dólares que permitieron financiar las "actividades terroristas" de los cárteles de Juárez, Sinaloa y Los Zetas, en México, así como del cártel del Norte del Valle, en Colombia.

La demanda asegura que funcionarios de HCBC en México descubrieron en diciembre de 2007 "lo que calificaron como un esquema de lavado de dinero masivo con múltiples depósitos, que sumaban alrededor de mil 100 millones de dólares en diversas sucursales del estado de Sinaloa", en un periodo de dos años.

También descubrieron "que los administradores de HSBC y empleados en las ramas de Sinaloa ejecutaron el esquema de lavado de dinero en complicidad con personas asociadas con el cártel de Sinaloa, y a pesar de ese conocimiento las sucursales de HSBC México continuaron aceptando depósitos en dólares".

Socios y amigos, terminaron por hundir a "El Chapo"

Fueron sus socios, distribuidores y supuestos "amigos", quienes hundieron legalmente al exjefe del Cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán en una Corte de Nueva York, exponiendo detalles explícitos de sus brutales crímenes, negocio de drogas, enemigos, rutas de envío y sobornos.

"El Rey", hermano menor de Ismael "El Mayo" Zambada y quien representaba al cártel en la Ciudad de México, fue el primer testigo cooperante de la Fiscalía estadounidense en sacudir la estrategia de la defensa de Guzmán, alegando que éste era uno de los principales líderes.

Realizó una radiografía del tráfico de drogas que lideró el acusado desde Colombia hasta Nueva York, Estados Unidos.

En el libro El Chapo Guzmán, el juicio del siglo, la periodista Alejandra Ibarra Chaoul, una de las pocas comunicadoras en el mundo que cubrió el juicio del capo, relató que "El Rey", con su carisma, se ganó la atención del jurado.

Jesús “Rey” Zambada acusó a ex presidentes y funcionarios mexicanos de recibir presuntos sobornos (Foto: Especial)
Jesús “Rey” Zambada acusó a ex presidentes y funcionarios mexicanos de recibir presuntos sobornos (Foto: Especial)

Ahí, el narco aseguró que "El Chapo" invertía con otros narcos en la importación de cocaína: compartían el transporte se dividían los sobornos y el personal para mover esa droga hasta el otro lado de la frontera norte de México.

La estructura del Cártel de Sinaloa, digna de una empresa trasnacional, incluía líderes que manejaban a sublíderes: si un cargamento tenía que llegar a Guerrero, había una persona ahí. No importaba de dónde llegaba la cocaína colombiana, pues la célula delictiva tenía la infraestructura para recibirla y llevarla a EEUU.

Una parte importante de esa organización eran los funcionarios públicos que recibían una paga de los narcos, al igual que los transportistas, pilotos, ingenieros, choferes y guardias de seguridad.

Los sobornos se distribuían una vez al mes. "El Rey" aseguró que le daba USD 300,000 al director de la Procuraduría General de la República, al de Caminos y Puentes Federales, al de la Policía Judicial, al de homicidios, a las autoridades del aeropuerto y a policías municipales.