Guzmán Loera será sentenciado el miércoles (Foto: archivo/ Especial)
Guzmán Loera será sentenciado el miércoles (Foto: archivo/ Especial)

Un documento de enero del 2018 reveló los temores que existían en la Corte de Nueva York sobre el juicio en contra de Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, ya que se consideraba que la estructura de su organización criminal, el Cártel de Sinaloa, era capaz de cometer una serie de acciones que pusieran en riesgo al jurado, entre otros.

El documento 182 del caso 1:09-cr-00466-BMC-RLM al que tuvo acceso Infobae México reveló también aspectos poco conocidos del narcotraficante, como algunos apodos que hasta ahora eran poco comunes para referirse a Guzmán Loera.

Si bien los sobrenombres de "El Señor" y "El Rápido" se llegaron a asociar con el narcotraficante, principalmente durante el juicio, era poco conocido que también la gente a su cargo se refería a él como "El Jefe," "Nana" "Apa," "Papa," "Inge" y "El Viejo".

El juicio contra el narcotraficante mexicano duró tres meses (Foto: EFE)
El juicio contra el narcotraficante mexicano duró tres meses (Foto: EFE)

También explica que se determinó que el jurado fuera anónimo y contara con vigilancia especial ante los riesgos que implicaba juzgar al "narcotraficante más importante del mundo".

"Estas medidas limitadas son necesarias para proteger la integridad del juicio y la imparcialidad del jurado mediante la prevención del acoso, la intimidación u otras interferencia con los jurados, y, lo que es más importante, mitigando cualquier temor en la mente de los miembros del jurado de tal acoso, intimidación u otra interferencia", destaca el documento.

Como argumento destaca que "El Chapo" Guzmán "tiene un historial de interferencias con el proceso judicial (por ejemplo, dos fugas dramáticas de la prisión; historial de emplear sicarios contra posibles testigos). El acusado tiene los medios para interferir con el proceso judicial. Y este caso ha generado un intenso escrutinio mediático".

El acusado escapó de una prisión mexicana en 2001 con la asistencia de los funcionarios de la cárcel, a quienes habían corrompido, y luego desarrolló una red de comunicaciones para despistar a la ley… El acusado ha pagado millones en sobornos a las fuerzas del orden público y ha empleado a 'sicarios' para asesinar a rivales y testigos potenciales. El acusado escapó de otra prisión mexicana en 2015 a través de un túnel de una milla excavado por sus trabajadores durante un año", detalla el documento.

Estas fugas, una de la cárcel federal de Puente Grande, en Jalisco y otra de La Palma, en el Estado de México, son una muestra de la capacidad que tiene el capo para corromper autoridades a todos los niveles.

A pesar de estar detenido en en el Centro Correccional de Manhattan, incomunicado y vigilado las 24 horas, el gobierno estadounidense consideraba que Guzmán Loera tenía la capacidad de hacerse de "recursos sustanciales" para corromper a la justicia, ya que sus dos fugas de cárceles de máxima seguridad en México extendieron "los límites de la credulidad".

El Centro Correccional de Manhattan donde “El Chapo” pasa sus últimas horas antes de ser cambiado a una prisión de máxima seguridad (Foto: Wikipedia)
El Centro Correccional de Manhattan donde “El Chapo” pasa sus últimas horas antes de ser cambiado a una prisión de máxima seguridad (Foto: Wikipedia)

Durante su juicio, que duró tres meses, Guzmán Loera fue encontrado culpable de 10 delitos relacionados con lavado de dinero y narcotráfico, el 17 de julio se le dictará sentencia que se espera sea de un mínimo de cadena perpetua, lo que lo enviará a pasar el resto de sus días en una prisión de máxima seguridad en Estados Unidos de las llamadas supermax, famosas por las condiciones inhumanas en las que permanecen los internos, como el estar en la celda durante 23 horas.

El gobierno estadounidense también busca confiscar más de casi 13,000 millones de dólares, producto de la fortuna que presuntamente habría logrado "El Chapo" durante más de dos décadas de traficar con droga en más de 50 países.