Fue localizado el cuerpo de Norberto Ronquillo en la alcaldía Xochimilco (Foto: Twitter)
Fue localizado el cuerpo de Norberto Ronquillo en la alcaldía Xochimilco (Foto: Twitter)

Martes 4 de junio. 21:30 horas. Algunos jóvenes de la Universidad del Pedregal, al sur de la Ciudad de México, terminan su última clase y comienzan abandonar el plantel.

Entre ellos se encuentra un estudiante de mercadotecnia, que antes de poner en marcha su vehículo y encaminarse a la casa de sus tíos, le escribe a su novia por whatsapp una última vez.

Las cámaras de la universidad, separada a solo 15 minutos en coche de la casa de sus tíos, lograron captar las últimas imágenes en las que apareció con vida.

Norberto saliendo del salón de clase (Foto: Archivo)
Norberto saliendo del salón de clase (Foto: Archivo)
El joven le envió un mensaje a su novia, como cada noche, para avisarle que se dirigía hacia la casa de sus tíos (Foto: captura de pantalla)
El joven le envió un mensaje a su novia, como cada noche, para avisarle que se dirigía hacia la casa de sus tíos (Foto: captura de pantalla)

Esa misma noche sus tíos se quedaron esperándolo sin éxito, hasta que una voz desconocida les llamó por teléfono para decirles que la única forma de volver a verlo era pagando cierta cantidad de dinero en efectivo.

Así lo hicieron, siguiendo cada indicación al pie de la letra. En cuestión de horas el pago ya había sido entregado en el lugar indicado: detrás de la reja de un autolavado. Tal y como se había indicado.

Todo esto ocurrió antes de que amaneciera, pero Norberto Ronquillo nunca llegó al lugar en el que prometieron liberarlo.

Los padres del joven ya habían aterrizado el jueves en la ciudad. Viajaron desde Chihuahua, lugar que vio crecer a Norberto antes de que partiera a la gran ciudad.

El autolavado donde los captores acordaron recoger el pago (Foto: Captura)
El autolavado donde los captores acordaron recoger el pago (Foto: Captura)

Fue entonces cuanto las autoridades se involucraron en el caso, pero sólo lograron encontrar el vehículo del joven a unas cuantas calles de las universidad.

"A dos días de tan terrible suceso no tenemos noticia de Norberto, quien el día de hoy debería estar celebrando la conclusión de sus estudios de licenciatura acompañado de sus compañeros de generación", emitió la universidad en un comunicado.

La noche del domingo, a un día de cumplirse una semana de su desaparición, los vecinos de un pueblo alejado de la ciudad  -en la alcaldía Xochimilco- encontraron una bolsa negra de basura que llamó su atención por la fetidez que emanaba.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ) confirmó que los familiares identificaron el cadáver, pero hasta el momento nadie ha encontrado ni la más mínima evidencia de sus captores.

El delito que incrementó en 2019 

La pareja del joven de 22 años también ha promovido su búsqueda a través de redes sociales con el hashtag “#NosFaltaNorberto” (Foto: Twitter)
La pareja del joven de 22 años también ha promovido su búsqueda a través de redes sociales con el hashtag “#NosFaltaNorberto” (Foto: Twitter)

Antes del caso de Norberto Ronquillo, al menos otras 26 personas fueron secuestradas en la Ciudad de México entre enero y marzo de 2019.

En una ciudad de más de 20 millones, la cifra podría tomarse sin alarmarse; aunque es necesario aclarar que en el mismo período del año anterior hubo solo cuatro secuestros registrados, que se traduce en un incremento del 550%, según los datos del Semáforo Delictivo.

Sin embargo, algunos expertos consideran que las cifras expuestas son un engaño si se les compara con la realidad, que destaca precisamente por la falta de denunciasen 2018 únicamente se reportó uno de cada 10 secuestros.

Imagen del auto de Norberto (Foto: Archivo)
Imagen del auto de Norberto (Foto: Archivo)

"No hay ninguna cifra creíble que te pueda presentar nadie. La mayoría no confía en la policía y, cuando eso pasa, terminan buscando a un contacto de alguien importante en el gobierno; algunos llegan con la policía federal, pero ellos no tienen jurisdicción en el fuero local, así que las cifras no se ven reflejadas", dijo el experto en negociaciones de secuestros, Pablo Carstens, al diario El Universal.

Según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, en promedio, por cada secuestro que se reporta, cinco no se denuncian.

Aproximadamente el 75% de los plagios se solucionan con el pago de un rescate, sin la intervención de las autoridades.  

Los datos más altos de los últimos doce años se registraron en 2013, primer año de gobierno del ex presidente de México Enrique Peña Nieto, cuando se presentaron 1.683 casos.

Sin embargo, la Encuesta Nacional de Victimización (Envipe) 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), indicó que 81.291 mexicanos admitieron que ellos, o algún miembro de su familia, habían sido secuestrados.

Datos sobre los Secuestros 

Si se toman como referencia las cifras de Inegi, en 2017 hubo en México 200 secuestros diarios (Foto: Archivo Getty)
Si se toman como referencia las cifras de Inegi, en 2017 hubo en México 200 secuestros diarios (Foto: Archivo Getty)

De acuerdo con un informe elaborado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los estados con mayor número de secuestros son Ciudad de México, Guerrero, Baja California y Michoacán.

Las víctimas principales suelen ser empresarios, políticos, comerciantes, ganaderos, artistas, y en general cualquier persona con cierto nivel de solvencia económica y/o sus familiares.

Los lugares donde ocurren el 57% de los secuestros se encuentran cerca del trabajo, la casa o algún restaurante.

El 92% de las veces es por dinero, y sólo 5% por publicidad y 3% por intereses políticos.

Sólo el 22 por ciento de los rescates ocurren con la intervención de la policía.

(Cortesía Notimundo)
(Cortesía Notimundo)

Ante una situación así, los expertos recomiendan las siguientes indicaciones:

Concentrarse en mantener la calma lo mejor que se pueda

-Exagerar y teatralizar una agresión (fingir un desmayo o desvanecimiento por un golpe)

Tratar de relacionarse con los captores (síndrome de estocolmo)

Mantener la dignidad (pero tampoco confrontar, ni mirar a los ojos. Actúe como un ser humano y trate de crear empatía)

No intentar escapar (a menos que se presente una oportunidad clara y segura o que sea la única opción para evitar morir)

Siempre aceptar la comida

Realizar ejercicios en la medida de lo posible

Evitar negociar o dar cualquier otra información que involucre a sus seres queridos