Los padres de familia deberán buscar otras opciones para el cuidado de sus hijos (Foto: IMSS)
Los padres de familia deberán buscar otras opciones para el cuidado de sus hijos (Foto: IMSS)

La contingencia ambiental en la Ciudad de México y el Área Metropolitana ha traído consigo diversas consecuencias tanto para la salud, como para la cotidianidad de la población, que ahora, deberá ingeniárselas para cuidar a los menores de edad, toda vez que primero se anunció que no habrá clases a nivel básico y luego se informó que la guarderías permanecerán cerradas debido a la contaminación del aire.

Las escuelas no tenían clase este 15 de mayo por el Día del Maestro, pero debido a la elevada contaminación en la capital la suspensión de las labores en colegios públicos se aplicará también el jueves 16 de mayo, informó la Secretaría de Educación Pública. Luego se sumaron la UNAM y el IPN a esta iniciativa.

Mediante un comunicado, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) notificó posteriormente que sus guarderías no brindarán servicio este jueves debido a la contingencia ambiental.

"#AvisoImportante Debido a la mala calidad del aire en la #megalópolis, mañana 16 de mayo se suspenden actividades de #Guarderías del #IMSS en el #EdoMex y #CDMX", dijo la dependencia a través de sus redes sociales.

Lo anterior en apego a las disposiciones emitidas por la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME) y la Secretaría de Educación Pública, con el objetivo de prevenir daños a la salud de los niños.

Ante esta contingencia, especialistas del IMSS señalaron que la contaminación del aire tiene implicaciones en la salud de la población, ya sea por la exposición durante largos períodos como por períodos cortos, debido a que se incrementa la gravedad de enfermedades respiratorias, cardiovasculares y crisis asmáticas.

Por ello, recomiendan no realizar actividades sociales, culturales, recreativas y deportivas al aire libre, para evitar la inhalación de partículas tóxicas. El Coordinador de Programas Médicos en la División de Medicina Familiar del Seguro Social, Arturo Díaz Hernández, explicó que la principal medida preventiva es evitar exponerse a esta contaminación, además al humo de tabaco, de leña o de carbón u otros gases nocivos para la salud.

Díaz Hernández recomendó cubrir nariz y boca en caso de salir al exterior, además de ingerir agua purificada y alimentos antioxidantes como brócoli, coliflor y verduras de hoja verde, que favorecen la desintoxicación del organismo.

Dijo que se debe estar alerta y acudir a las unidades del IMSS, ante síntomas como dolor de cabeza, náusea, ardor e irritación de ojos y garganta, tos seca o con flema, resequedad y constipación de la nariz o hemorragias nasales, uno de los efectos agudos de la contaminación.

Principal atención y cuidado se debe tener con los grupos más susceptibles y vulnerables, como menores de 5 años, adultos mayores de 65 años, embarazadas, personas con enfermedades como diabetes, hipertensión, asma, bronquitis, rinitis y padecimientos cardiovasculares.