Las madres de ahora prefieren regalos poco convencionales (Foto: Pixabay)
Las madres de ahora prefieren regalos poco convencionales (Foto: Pixabay)

El Día de las Madres es una fecha oportuna para reconocer la labor de esa mujer durante la crianza de sus hijos, su papel como pilar de la familia y, en algunos casos, su función como cuidadora y proveedora.

Y no, cualquier regalo no es bueno. Los obsequios para mamá deben ser para que ella los disfrute, no para que trabajen con ellos. Depende de su personalidad, la etapa de su vida y sus gustos es posible elegir presentes originales. Estas son algunas opciones:

Joyería personalizada

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Las piezas de joyería no tienen que ser sinónimo de precios altos. Actualmente existen marcas que aseguran la calidad de una joya y ofrecen algo extra, por ejemplo, que la piedra refiera a la persona que la usa. Tierra Rossa es una firma de Guadalajara que a través del material da significado a alhaja.

Si la pieza es para un regalo, es posible personalizarlo para esa persona especial, como mamá. Tienen disponible un collar con una discreta barra bañada de oro de 24k con una piedra incrustada que cambia según el mes de nacimiento del destinatario. El accesorio tiene un de costo de 520 pesos mexicanos, pero hay otras opciones en anillos, pulseras, aretes, brazaletes que van desde los 300 pesos.

Pañuelo estampado

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Es un accesorio de temporada que se puede llevar de varias formas, en el cabello, como cinturón, en el cuello, en el bolso, en la muñeca, incluso como blusa. En 2018 regresaron en tela estampada, muy populares en los ochentas, este año las tiendas volvieron a sacarlos.

Estos trozos de tela son sinónimo de elegancia y se pueden encontrar imágenes elaboradas y creativas plasmadas en ellos como los de Bimba y Lola.

Un día de spa

(Foto: PIxabay)
(Foto: PIxabay)

El ritmo de vida actual es acelerado y las personas están sometidos a tanto estrés al grado de que llega a ocasionar problemas de salud. Las actividades relajantes ayudan disminuir la tensión de las rutinas. Una sesión de spa es una manera de aminorar el cansancio mental  y como regalo a mamá es una manera de reconocer el esfuerzo en su labor de crianza.

Puede ser una cita solo para ella, en el que tenga oportunidad de relajarse y pensar solo en ella o ser una sesión compartida entre madre e hijo o con las mujeres de la familia. Es posible elegir el tipo de tratamiento que se le dé o pagar en un sitio donde ella decida si prefiere un masaje, entrar al jacuzzi o al temazcal.

Inscripción a un curso  

Regalar una inscripción a un curso o taller es darle a esa persona una posibilidad de aprender, convivir con otras personas, darle otras experiencias y contribuir a su crecimiento personal e incluso profesional.

La clase se puede elegir dependiendo de los gustos del beneficiario, sus inquietudes en ese momento de su vida o pagar el que ha pospuesto por cualquier motivo. Los hay de todo tipo: yoga, escritura, hablar en público, baile, ejercicio, manualidades, costura, cocina, entre otros.

Una sesión fotográfica

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Antes de la cámara fotográfica, incluso en los años posteriores a su invención, la gente solo podía preservar su imagen a través de un retrato pintado. Eran caros, por lo que no todas las familias podían permitirse un cuadro de los parientes o de uno mismo. Esa función la adoptó la fotografía.

El avance de la tecnología ha facilitado hacer retratos y autorretratos, por lo general difundidos en redes sociales. A pesar de eso, el trabajo de un fotógrafo profesional, lo que puede lograr y poseer una imagen de sí mismo enmarcado es especial. Además es una manera de darle elegir cómo quiere ser recordada en el futuro.

A través de internet se pueden localizar fotógrafos en la ciudad donde tu mamá vive y contactar con él para el presupuesto. La sesión puede ser temática o tener un concepto, eso se decide con el artista. Una vez hechas las fotos, se puede agregar más detalle imprimiéndolas y seleccionar una para enmarcarla.