La mujer decidió ayudar a un niño para que estudiara, aunque fuera en la calle (Foto: Facebook)
La mujer decidió ayudar a un niño para que estudiara, aunque fuera en la calle (Foto: Facebook)

En las calles de Ciudad de México es común ver a mujeres y hombres vendiendo dulces y cigarros en compañía de sus hijos, pero casi nadie les presta atención.

Generalmente, los menores de edad no asisten a la escuela por la mala situación económica familiar, por lo que una mujer llamada Elena decidió poner manos a la obra para ayudar a que un niño aprendiera a leer y escribir.

La usuaria de Facebook Paulina V. Olvera Martin compartió la foto y la explicación de lo que sucede en la Avenida Insurgentes, al sur de Ciudad de México.

"Casi todas las noches, está mujer se sienta ahí en las escaleras o en el piso de Sears WTC (World Trade Center) sobre Insurgentes a un lado de Poliforum para darle clases al hijo de la señora que vende dulces", explicó.

Lleva monografías, cuadernos, libros y mucho material didáctico. Seamos como ella, seamos buenos y tendremos un país y un mundo mejor

La publicación tiene más de 2.000 comentarios y se ha compartido más de 96.000 veces. Todas las opiniones escritas en la red social son para felicitar a la mujer, y algunos más comentaron que la han visto diariamente apoyando al niño.

Entre los comentarios alguien expuso: "Veo muchos queriendo ayudar a este niño en especial, cosa que está muy bien, pero por qué no mejor cada quien buscar a un niño para ayudar, así no sólo este niño saldría adelante y juntos como sociedad crecer! Saludos".

"Con mucho gusto le regalo los materiales completos de matemáticas y de cultura para primaria, si está aprendiendo a leer también le puedo obsequiar los de preescolar si alguien la conoce o tiene sus datos les dejo mi correo jorgemagana@pedagogiavolare.org", escribió alguien más.

Elena también ayuda a los animales

La usuaria de Facebook May Ramos compartió que ella conoce a Elena: "Lo que hace es una labor sorprendente. Lo que realiza con el niño es que ella lo apoya económicamente, por así decirlo adoptó al niño y le ayuda a sus padres con su educación como si fuera su hijo".

"El niño no estudiaba y poco a poco Elenita fue ganándose la confianza de los padres y así fue como les sugirió a los papás del pequeño apoyarlo. A raíz de eso los padres tomaron consciencia y ellos apoyan al hijo grande para sus estudios y Elenita apoya al pequeño comprándole los útiles escolares, uniforme y su alimentación", contó otro usuario sobre la dadivosa mujer.

Ramos también relató que Elena ayuda a los gatos callejeros en el lugar donde vive. Compra croquetas junto a su esposo para alimentarlos.

Otra mujer que aseguró conocer a Elena y detalló en Facebook: "Esta señora en las oficinas del WTC vende plata, que además es de muy buena calidad, así que igual si la ven por ahí cómprenle algo".

Más de la mitad de niños y jóvenes en México vive en la pobreza

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México hay 2 millones 475.989 niños, niñas y adolescentes de hasta 17 años que trabajan.

Los principales motivos por los cuales los niños y las niñas realizan algún trabajo económico son: para pagar su escuela y/o sus propios gastos, por gusto o sólo por ayudar y porque el hogar necesita de su trabajo.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) detalló que en 2016, 52.3% de los niños y niñas entre cero y 11 años vivían en situación de pobreza, de estos 9.7% en pobreza extrema, mientras que 48.8% de los adolescentes (12 a 17 años) estaban en la misma situación, de los cuales 7.8% en pobreza extrema.

El panorama es más complejo para la niñez indígena, señaló Unicef (Foto: Archivo)
El panorama es más complejo para la niñez indígena, señaló Unicef (Foto: Archivo)

Para los menores indígenas el panorama es peor: 91% de niñas, niños y adolescentes de etnias padecen esta situación, según Unicef, que detalló: "La pobreza en la niñez genera daños irreversibles, lo cual confiere a su atención y reducción un sentido de urgencia: la probabilidad de que se vuelva permanente es más alta que en el caso de los adultos, al igual que la posibilidad de que se reproduzca entre generaciones".

La Convención sobre los Derechos del Niño, un tratado internacional de las Naciones Unidas, establece "el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social".