(Foto: Mission Essential)
(Foto: Mission Essential)

Por Mike Vigil*

El dinero, el poder y la violencia son marcas registradas de los poderosos cárteles del narcotráfico y no existe alguno que ejemplifique esto mejor que el Cartel de Sinaloa, encabezado por el señor de la droga más famoso del mundo, Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera. Con el equivalente a una educación de tercer grado, envuelto en la pobreza y con pocas oportunidades, se levantó como el proverbial Fénix de las cenizas para crear una organización transnacional que rivalizaría con la mayoría de las grandes corporaciones globales.

Era el moderno Harry Houdini que había escapado de la cárcel de máxima seguridad de Puenta Grande, Jalisco, en 2001, en un carrito de lavandería cuando se dio cuenta de que podría ser extraditado a los Estados Unidos.

Guzmán Loera fue capturado por segunda vez en febrero de 2014 en Mazatlán luego de una redada fallida en Culiacán, Sinaloa. Su escapada más espectacular se produjo en julio de 2015, a través de un túnel de una milla de largo en su celda en la prisión del Altiplano, la instalación correccional más segura de México.

Cuando se construyó la prisión, la Asociación Correccional de Estados Unidos se reunió con funcionarios mexicanos para ayudarles a desarrollar protocolos y mejores prácticas. Algunos de los procedimientos incluían la rotación de prisioneros a diferentes celdas de manera regular para evitar el escape. Guzmán Loera nunca fue movido durante su encarcelamiento en el Altiplano.

El juicio contra Guzmán Loera inició en noviembre (Foto: REUTERS/Jane Rosenberg)
El juicio contra Guzmán Loera inició en noviembre (Foto: REUTERS/Jane Rosenberg)

Los constructores de sus túneles tuvieron acceso a los planos de la prisión y otra información como líneas de energía y agua. Si hubieran interrumpido el flujo de energía y agua, se arriesgaban al descubrimiento del túnel antes de que pudiera alcanzar la celda del señor de la droga. Aunque el Altiplano alberga algunos de los líderes de los cárteles más ricos y poderosos, nadie más que Guzmán Loera ha podido escapar. Se estima que pagó al menos USD 5 millones para construir sofisticado túnel. Sin embargo, su libertad duró poco porque fue capturado nuevamente en enero de 2016 y extraditado a los Estados Unidos un año después.

El juicio a Guzmán Loera en el Distrito Sur de Nueva York está siendo llamado apropiadamente el "Juicio del Siglo" no solo por sus escapes espectaculares, sino también por su imperio global. Definitivamente es un "Rey Narco único".

Aunque el colombiano Pablo Escobar es más conocido en el mundo del narcotráfico, ciertamente no se compara con Guzmán Loera. Escobar solo traficaba en cocaína. El capo mexicano distribuyó toneladas de heroína, marihuana, metanfetamina y cocaína.

Recientemente, el cartel de Sinaloa comenzó a vender un opioide letal llamado fentanilo en las calles de Nueva York. Es cincuenta veces más potente que la heroína.

Guzmán Loera es el único reo en haberse fugado dos veces de cárceles de máxima seguridad  (Foto: AFP)
Guzmán Loera es el único reo en haberse fugado dos veces de cárceles de máxima seguridad  (Foto: AFP)

Además, Guzmán Loera ha creado una cartera criminal muy diversificada, que incluye secuestro, extorsión y el robo de petróleo de las tuberías de Pemex. Esto ha hecho que su cártel sea extremadamente resistente a los esfuerzos de aplicación de la ley porque pueden recuperarse rápidamente de las incautaciones de drogas y dinero.

El principal mercado de Escobar para su cocaína fue Estados Unidos y algunos países de Europa occidental. Guzmán Loera, por otro lado, distribuye medicamentos en al menos 40 países. Aproximadamente, el 60% de todos los medicamentos utilizados en EEUU Provienen de su organización. Como evidencia, el Cartel de Sinaloa sigue siendo el más poderoso de México.

Otros carteles como Tijuana, Juárez, Golfo, Zetas, Familia Michoacana, se han visto gravemente paralizados debido a los esfuerzos de las fuerzas de seguridad mexicanas. El único otro verdadero cartel es el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), encabezado por Nemesio Oseguera "El Mencho".

La "Prueba del siglo", que comenzó en noviembre de 2018, eliminó el grueso manto de secreto e intriga del Cartel de Sinaloa y colocó su funcionamiento interno directamente en un microscopio para que todos lo vieran.

Junto con “El Mayo” Zambada, Rubén Oseguera es uno de los capos que tomó el lugar de “El Chapo” en la mafia mexicana (Foto: especial)
Junto con “El Mayo” Zambada, Rubén Oseguera es uno de los capos que tomó el lugar de “El Chapo” en la mafia mexicana (Foto: especial)

Los desfiles virtuales de los antiguos asociados de Guzmán Loera han tomado el estrado para declarar en su contra. Se han convertido en el patrón de oro del proverbio: "No hay honor entre los ladrones".

Uno de los testigos, el colombiano Juan Carlos Ramírez alias "Chupeta", líder del poderoso cartel del Valle del Norte, declaró que se había reunido con Guzmán Loera, quien insistió en solo la cocaína de mayor pureza y un precio más bajo, ya que podía trasladarla a los Estados Unidos más rápido que cualquier otra persona.

Ramírez recuerda haber estado impresionado por el líder del Cartel de Sinaloa y le dio el 40% de la cocaína que movió en las ciudades de EEUU. Fiel a su palabra, Guzmán Loera movió las toneladas de cocaína a través de la frontera dentro de las 48 horas y le ganó el apodo, "El Rápido". Ramírez fue acusado más tarde por el contrabando de más de 400.000 kilos de cocaína a México. Admitió haber ordenado la muerte de al menos 150 personas.

Al comienzo del juicio, los abogados defensores de Guzmán Loera intentaron "enturbiar las aguas" acusando a los presidentes mexicanos Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto de aceptar sobornos de Guzmán Loera. Pero la verdad del asunto es que Calderón emprendió un fuerte ataque frontal contra los carteles para incluir al Cártel de Sinaloa y.

También fue bajo el gobierno de Peña Nieto que Guzmán Loera fue capturado después de su huida del Altiplano y posteriormente extraditado a los Estados Unidos.

*Mike Vigil fue director de operaciones de la DEA

Lo aquí expuesto es responsabilidad del autor y no refleja la postura editorial de este medio