A Lina Luna Castañeda la secuestraron, torturaron y asesinaron, luego de que su familia no pudo reunir el dinero de su rescate
A Lina Luna Castañeda la secuestraron, torturaron y asesinaron, luego de que su familia no pudo reunir el dinero de su rescate

Lina Luna Castañeda se levantó temprano el jueves para ir a trabajar. Se vistió con su filipina blanca y chaleco verde. Salió de su casa ubicada en la calle Carolino Anaya, localidad de Jalapilla, municipio de Rafael Delgado, y tomó un taxi con dirección a la Clínica 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Río Blanco, donde trabajaba como enfermera.

Nunca llegó. Ni más tarde regresó a su casa, en donde sus tres hijos y esposo la esperaban, como todos los días luego de su jornada de trabajo. Un grupo armado la había secuestrado camino a la clínica donde atendía a los pacientes en un consultorio dental.

Ese mismo día, los secuestradores se comunicaron con sus familiares para exigir una alta suma de dinero a cambio de devolverla con vida.

La familia intentó reunir el monto, pero no lo logró. Buscaron negociar e incluso entregaron a los secuestradores una parte de lo que habían reunido, pero no les bastó y se negaron a liberar a la enfermera de 53 años.

Después de una pesadilla de 48 horas, el sábado sus hijos recibieron una llamada: un grupo de campesinos había llamado a la Policía Federal para informar que en una carretera estaba el cuerpo abandonado de una mujer con las características de su madre.

Los secuestrados lanzaron su cuerpo, torturado y amarrado de pies y manos, a un costado de la autopista Puebla-Córdoba, en el tramo que va de Ixtaczoquitlán a Orizaba, a la altura de la localidad Donato Guerra.

La asesinaron a golpes y después dispararon en su frente. Así tuvo que identificarla Maricruz Luna Castañeda, su hija, al acudir al Servicio Médico Forense.

En redes sociales, Maricruz exigió justicia. "Alzo la voz por mi mamá. Mi nombre es Lina Luna Castañeda, soy enfermera, el día jueves 3 de agosto salí de mi casa como cada mañana para trabajar, pero no volví. Hoy no puedo abrazar a mis hijos, callaron mi cuerpo", escribe en la publicación que ha sido compartida más de mil veces.

Entre la tristeza, hubo indignación y protestas en el entierro de la enfermera en Veracruz, donde la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Mujer abrió una carpeta de investigación por el delito de feminicidio.

En esa entidad, entre enero y junio se han registrado 58 asesinatos de mujeres, según el Observatorio Universitario de Violencia Contra las Mujeres. En 2016 fue activada la primera alerta de género en varios municipios de la entidad, pero feministas han reclamado que las medidas no se han acatado.

MÁS SOBRE EL TEMA: