Obeso recibió del Papa Francisco el nombramiento como cardenal
Obeso recibió del Papa Francisco el nombramiento como cardenal

El cardenal mexicano Sergio Obeso Rivera causó polémica al señalar que quienes acusan a sacerdotes de pederastas deberían sentir "tantita pena porque también tienen una cola muy larga que les pisen".

Las polémicas declaraciones las realizó al ser cuestionado por reporteros sobre el caso de la Diócesis de Pensilvania, en Estados Unidos, donde una investigación reveló que más de 1.000 menores de edad fueron víctimas durante décadas de abuso sexual encubierto por la Iglesia católica; la indagatoria halló evidencia creíble contra más de 300 curas.

"Son acusaciones que se hacen, que en algunos casos son ciertas, pero mal de muchos consuelo de tontos, porque a veces quien los acusa debería tener tantita pena, porque suelen tener una cola que les pisen muy larga", enfatizó el jerarca católico de 86 años, quien sin embargo, dijo que ese tipo de acusaciones "nos hacen sentirnos mal y queremos mejorar".

Marcial Maciel murió sin dar cuentas sobre las acusaciones de abuso sexual en su contra. (Foto: Archivo/Infobae)
Marcial Maciel murió sin dar cuentas sobre las acusaciones de abuso sexual en su contra. (Foto: Archivo/Infobae)

México es uno de los países que también se ha visto envuelto en el escándalo de pederastia clerical.

El ex sacerdote Alberto Athié Gallo, ha señalado que unos 500 niños que fueron violados por curas en el país durante los últimos 40 años. Mientras que la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales del Clero (SNAP) México, tenía hasta 2016 unos 200 casos vigentes.

Uno de los casos más emblemáticos es el del padre Marcial Maciel, nacido en México y fundador de los Legionarios de Cristo, un poderoso grupo dentro de la Iglesia Católica.

En 1997 ocho de sus víctimas revelaron en una carta al entonces Papa Juan Pablo II los abusos de los que fueron objeto, por parte del religioso, quien además de haber acumulado riquezas, también estaba casado en España y tenía una hija.

Maciel murió en 2008 sin enfrentar a la justicia.

En junio, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) presentó un Protocolo de Protección a Menores en el que instruye que todo obispo, sacerdote o agente de pastoral católico tiene la obligación jurídica y moral de tomar todas las medidas necesarias para prevenir conductas de abuso sexual infantil.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: