La Civil: la inspiradora historia de Miriam Rodríguez, la madre tamaulipeca que acechó a los asesinos de su hija

La película narra la historia de una adolescente, interpretada por Denisse Azpilcueta, quien es secuestrada por el Cártel del Norte en México

"La Civil" está basada en la historia real de Miriam Rodríguez Martínez (Foto: Especial)
"La Civil" está basada en la historia real de Miriam Rodríguez Martínez (Foto: Especial)

“La Civil” es una película de la directora rumana Teodora Mihai que ya ha generado ovaciones previo a su estreno comercial. Este filme está basado en la historia real de Miriam Rodríguez Martínez, una mujer que fue asesinada a tiros afuera de su casa luego de que investigó, persiguió, encontró y amenazó a los secuestradores y asesinos de su hija ha conmocionado a los primeros espectadores y críticos. Por ello, a continuación te decimos todo lo que debes saber sobre la mujer en quien fue inspirado este largometraje.

Para comenzar, la película narra la historia de una adolescente, interpretada por Denisse Azpilcueta, quien es secuestrada por el Cártel del Norte en México. Ante esta situación, su madre, Cielo (Arcelia Ramírez), inicia su propia investigación para esclarecer la desaparición de su hija.

En la vida real, Karen Alejandra Salinas Rodríguez desapareció a los 16 años, en enero de 2014, en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, donde vivía. Ella se encontraba a bordo de su vehículo cuando varios sujetos le bloquearon el paso y se la llevaron secuestrada. Posteriormente y, después de cobrar varios rescates a cambio de su libertad, Karen fue asesinada.

La película está basada en hechos reales (Foto: Captura de pantalla/  YT MIFF)
La película está basada en hechos reales (Foto: Captura de pantalla/ YT MIFF)

Posterior a ello, su madre, Miriam Rodríguez (”Cielo” en el filme) se dedicó a solo un objetivo: encontrar a los asesinos de la menor y llevarlos, uno a uno, tras las rejas.

Desde 2014, la mujer pasó de sus actividades cotidianas a armarse con una pistola, tarjeta de identificación falsas y disfraces. Se convirtió en una detective que desafió a un sistema en el que suele prevalecer la impunidad criminal.

Rodríguez rastreó a los responsables del secuestro y asesinato de su hija, la mitad de ellos ya estaban en la cárcel, no porque las autoridades hubieran hecho su trabajo sino porque ella los siguió por su cuenta.

Miriam se hizo pasar por encuestadora, trabajadora de salud y funcionaria electoral para conseguir los nombres y direcciones. Inventó excusas para conocer a sus familias. Se relacionó con las abuelas y los primos que, sin saber, le daban los más mínimos detalles de los asesinos de Karen.

Miriam capturó a casi todos los que habían secuestrado a su hija para pedir rescate(Foto: Captura de pantalla/  YT MIFF)
Miriam capturó a casi todos los que habían secuestrado a su hija para pedir rescate(Foto: Captura de pantalla/ YT MIFF)

Uno por uno conoció sus hábitos, sus amigos, sus ciudades de origen, su niñez. Por ejemplo, sabía que antes de unirse al cártel de los Zetas e involucrarse en el secuestro de su hija, uno de los involucrados había vendido flores en la calle. Cuando fue por él, había vuelto a ese oficio. Lo atrapó en el paso fronterizo y fue arrestado.

En tres años, Miriam capturó a casi todos los que habían secuestrado a su hija para pedir rescate. Se trata de una larga lista de criminales que buscaban “dejar” esa vida dedicándose a otras ocupaciones: uno había renacido como cristiano, otra era taxista, otro se dedicaba a la venta de coches y una era niñera.

Rodríguez había solicitado al gobierno algún tipo de protección con escoltas armados, temiendo que el cártel finalmente se hubiese hartado de sus actividades. En marzo de 2017 más de 20 presos se escaparon del penal en Ciudad Victoria, en Tamaulipas también, donde estaban los asesinos de Karen gracias a los esfuerzos de su mamá. Tres de ellos acudieron a su domicilio a asesinarla.

Semanas después de haber perseguido a uno de sus últimos objetivos, el 10 de mayo de 2017, Día de las Madres, la mataron a tiros frente a su casa.

SEGUIR LEYENDO: