Milla Jovovich, a solas con Infobae: “Tengo más cicatrices cocinando que por cualquier película de acción"

La estrella de la saga de “Resident Evil”, que hoy vuelve a ser tendencia por la pandemia, habla de su trabajo, la cuarentena y sus proyectos fuera de la pantalla para cuando el coronavirus sea derrotado

Milla Jovovich poses on the red carpet for the amfAR gala in New York, U.S., February 6, 2019. REUTERS/Shannon Stapleton
Milla Jovovich poses on the red carpet for the amfAR gala in New York, U.S., February 6, 2019. REUTERS/Shannon Stapleton

En medio de la pandemia mundial, internet se contagió de un rumor: el logo del laboratorio de Umbrella Corporation que está detrás del mortal virus de la serie de películas de Resident Evil se parece demasiado al verdadero laboratorio RLSW ‘Shanghai Hai Ruilan Bao Hu San Biotech Limited’ de China, argumentando la teoría de conspiración y la hipótesis de que el COVID-19 fue creado en un laboratorio, tal cual como en el cine. Basada en un videojuego, las seis producciones de Resident Evil’ que recaudaron más de 1.200 millones de dólares imaginan en realidad otro estilo de pandemia con un virus mortal donde Milla Jovovich resulta ser una de las pocas inmunes. Y ella también es la primera en quejarse hoy por la real falta de inmunidad entre los médicos que no cuentan con suficientes barbijos para enfrentar al coronavirus, al decir “Me apena que aquellos que están luchando al frente de la enfermedad no puedan depender de nuestro país para cuidarlos” agregando “Parece una genialidad que la Casa Blanca discuta si el público tiene que usar barbijos (para salir a la calle) pero primero necesitamos que los trabajadores de la salud los tengan. Solo así podemos vencer todo esto". Y en un momento donde el aislamiento social alienta a ver (o volver a ver) las diferentes versiones de Resident Evil, como si fuera una serie en vez de cine, decidimos revivir los mejores momentos del rodaje, con la gran protagonista.

- ¿Cuál de todas las versiones de ‘Resident Evil’ te gusta más?

- No lo sé, es difícil decidirme porque hay partes de todas ellas que me gustan más que otras.

- ¿Pero si tuvieras en frente tuyo la colección completa en DVD o pudieras ver en Netflix alguna en particular, cuál elegirías para ver de nuevo?

- Resident Evil 3.

- ¿Por qué?

- Me encantó el rodaje. Fue hermosa la forma que se filmó, incluyendo las secuencias de acción. Además muchos de mis amigos estaban ahí, fue muy divertido filmarla. Nos divertimos tanto en México... todas las noches. Estábamos en uno de los peores moteles, uno pequeñísimo. Nos la pasábamos alrededor de la piscina, yo había llevado a mis dos perritos y al final del día terminábamos tomando todos margaritas. Realmente el motel era diminuto, pero nos divertimos muchísimo. Y supongo que todo eso le agrega mejores recuerdos.

- ¿La escena más peligrosa que te tocó filmar?

- Es gracioso, pero lo más peligroso que hice fue por culpa mía. No sé si te vas acordar la parte de Resident Evil Retribution, la quinta, cuando estamos bajando las escaleras con una camioneta y sale un zombie, con la persecución por un pasillo, cuando se cierra la puerta y hay una lucha con un palo de baseball y yo pongo a mi hija afuera para escalar la ventana y salir... Mi Dios, después de saltar por esa ventana tantas veces, tenía los hombros repletos de cicatrices por tropezar con el metal del marco de la ventana... porque no le prestaba atención. Me olvidaba... tenía que hacerlo todo tan rápido que no pensaba y al saltar, volvía a lastimarme hasta que pusieron una manta del otro lado para que pudiera saltar mejor, pero igual me tropezaba con el pie... fue la parte que más me lastime. Pero fíjate esta cicatriz que tengo en la mano. ¿Dónde crees que me lastimé?

- ¿En otro rodaje?

- No, fue haciendo empanadas, hace dos semanas. Fue con la grasa, ‘bailando’ empanadas.

- ¿Empanadas argentinas?

- En realidad son empanadas de estilo Europa Oriental. La tiré en el aceite demasiado rápido y ‘bum’. Era la última. Tengo más cicatrices cocinando que por cualquier película de acción. En casa soy una verdadera heroína.

Igual que el resto de los famosos que vive en Los Ángeles, Milla Jovovich cumple el obligado aislamiento social en su casa, con sus hijos y su esposo Paul W. S. Anderson que incluso es el director de Resident Evil. “La primera semana de la auto-cuarentena estuvo lloviendo sin parar, así que al primer rayo de sol estábamos todos desesperados por salir” cuenta ella “y el día 6 o 7, salimos todos juntos, al jardín que tenemos atrás en casa para ver como están creciendo los vegetales que yo estoy cosechando. Fue una buena oportunidad de disfrutar con mis hijas una buena lección de vida, para que sepan de dónde viene lo que comemos en una forma divertida de ver como crece todo. Fue una buena aventura familiar”, compartiendo incluso las imágenes de la primera frutilla, en familia, con los fans de Instagram, como cuando también festejó en cuarentena los cinco años de la hija menor Dashiel, agradeciendo también a quienes usaron barbijos y guantes al momento de hacer la torta de cumpleaños “para que ella pudiera estar protegida”.

- ¿Le prestas atención a los comentarios o rumores en internet que publican los fans originales de ‘Resident Evil’?

- Los fans más exigentes son un grupo muy reducido de gente y si tratas de complacerlos, fracasarías porque ni siquiera ellos se ponen de acuerdo. Son demasiado apasionados en detalles específicos y si incluso reunieras diez en una misma habitación, ni siquiera ellos se pondrían de acuerdo en señalar lo mejor, porque aman una parte y odian otras. Y en mi opinión, si tratara de complacer a alguien terminaría sin complacer a todos. Nosotros mismos, como fans del videojuego, solíamos imaginar el estilo de cine que sentíamos que nos gustaría ver como fans de Resident Evil. Y mientras lo hiciéramos de esa forma, estábamos seguros que podíamos encontrar el público que pensara como nosotros.

- ¿Quiere decir que en cierta forma te contagiaste del entusiasmo original del videojuego de ‘Resident Evil’ incluso antes de haber filmado la versión en el cine?

- La verdad... Solamente jugué con el videojuego de Resident Evil con mi hermano más chico, porque era su juego preferido.... Ahora tengo una idea mejor sobre una nueva computadora. No quiero decir nada porque seguramente alguien va a terminar haciéndola. Y es una lástima, porque yo tampoco voy a terminar haciéndola (Risas).

- ¿No te gusta más el teléfono?

- ¿Sabes? Yo ni siquiera puedo hacer Skype en mi teléfono porque vivo arriba en las montañas y no tengo buena recepción. Es imposible mandarme mensajes desde Los Ángeles, es una zona muerta. Tenía más recepción en el Desierto de Gobi en Mongolia que en las montañas de Los Ángeles.

- ¿Y qué medio social utilizas para comunicarte con tus verdaderos amigos en tiempos del distanciamiento social?

- Tengo una cuenta privada de Facebook que ni siquiera está con mi nombre. Es para los verdaderos amigos. Y después tengo un ‘webmaster’ que creó una cuenta de Facebook para mis admiradores, la página oficial. Pero yo nunca voy por ahí porque tampoco soy demasiado amigable con Facebook.

- ¿Twitter?

- Yo sigo como 3.000 personas en Twitter, porque sigo al que me pida que lo siga. No sé decir “No”. ¿A quién le importa? Tampoco voy a ir leyendo lo que ponen todos. Si tuviera tiempo para leer todo lo que escriben en Twitter, jamás tendrían ninguna película mía, porque estaría en casa, mandando tuits, leyendo lo que hacen los otros (Risas). También sigo gente que me hace sentir bien. Al principio solamente seguía a 25 personas, gente que conozco y amigos míos o gente que trabaja en revistas, con los que soy amiga. Pero después de un tiempo, la gente empezó a pedirme “Por favor, sígueme, por favor sígueme”. Y yo acepto.

- ¿Con Instagram te mantienes más en contacto con los fans?

- Me gusta hablar con los fans, es muy ‘cool’.

- ¿No consume demasiado tiempo?

- Bueno, cuando estoy en medio de una filmación es fácil porque lo hago entre las diferentes tomas, puedo hablar y contar lo que hice y cosas así. Mi hija también está en la escuela y solo nos visita a la hora del almuerzo, así que el resto del día puedo pasar un tiempo en medios sociales o lo que sea, entre escena y escena. Pero cuando estoy en casa, no. Igual, trato de hacerlo un hábito. Al menos una vez cada dos semanas, me siento media hora o 45 minutos para hablar con la gente.

- ¿Qué estilo de preguntas te plantean?

- De todo como “¿En qué andas?”. La música siempre es una gran pregunta. Temas de cocina. De todo. Hace años que también vengo poniendo música en mi website y es algo que quiero hacer profesionalmente desde que era adolescente y no había internet. No existía Youtube, solo compañías grabadoras. Y la grabadora con la que yo trabajaba no tenía la menor idea de lo que podía hacer con una adolescente de 16 años que le gustaba tocar su guitarra acústica. Te hablo mucho antes de la época de Jewel o Norah Jones. Y cuando me tocó grabar mi segundo álbum, el productor lo escucho y dijo “No, no, queremos que haga música más bailable, algo pop”. Y a ese punto yo dije “No, prefiero regalar mi música y seguir trabajando como modelo y actriz”. La música es lo único en mi vida que no me preocupa si la gente me critica. Me encanta el hip hop, Joni Mitchell, Led Zepellin, de todo.

- ¿Cantas también con tus dos hijas Ever y Dashiel?

- Sí, con mis hijas cantamos canciones del musical de Annie. A ellas les encantan o también cantamos canciones de sus programas de TV favoritas o películas y cosas así.

- ¿Y volviendo al tema de los fans, alguna vez te pasó de cruzarte del otro lado y querer sacarte algún selfie con alguien famoso que admiras?

- Con Bill Clinton (Risas). Quería agregarla a mi colección con Hillary, para tener toda la familia completa. Cuando me lo encontré, yo estaba con mi vestido de Versace que estoy segura que no le importó y le dije “Hola, soy Milla y tengo una foto con su esposa y me encantaría agregarlo también” (Riendo) y él dijo “Por supuesto, dulce, ven aquí”. Y después, mi esposo gay sacó la foto con un iphone, toda borrosa (Más risas).

Milla Jovovich
Milla Jovovich

En la ciudad de Kiev en Rusia, cuando todavía no pertenecía a Ucrania, Milla Natasa Jovovic (sí, sin la 'h' final) nació el 17 de Diciembre de 1975, con los mismos ojos verde-azulados que le dieron tanta fama en Hollywood. Es por eso que a los 9 años ya estaba trabajando como modelo, después que la familia se mudó a Londres. Incluso tenía 11 años cuando el fotógrafo Richard Avedon la eligió para incluirla en la publicidad de Revlon ‘Las Mujeres Más Inolvidables del Mundo’, antes de aparecer en más de cien portadas de revistas de moda y diferentes comerciales de Banana Republic, Christian Dior, Donna Karan, Gap, y Versace.

Después de una nueva mudanza a Sacramento, California, Milla ya había cumplido los 15 cuando consiguió el primer papel protagónico en cine con la película Return to the Blue Lagoon; la segunda parte de la versión que ya había hecho famosa a Brook Shields, diez años antes. Pero el mayor éxito, llegó con la acción de Bruce Willis y la superproducción de The Fifth Element con aquel clásico personaje de ciencia ficción Leeloo. En 1997 se casó con otro director, Luc Besson, pero la pareja se divorció en 1999 justo cuando Milla volvía a destacarse en cine, con el legendario personaje de Juana de Arco en The Messenger: The Story of Joan of Arc (Antes, en 1992 se había casado en Las Vegas con el actor Shawn Andrews, en medio de la filmación de Dazed and Confused’ pero como apenas tenía 17 años, su madre hizo anular el matrimonio). Recién con el comienzo del nuevo milenio, Milla Jovovich estrenó la primera película ‘esident Evil’ y fue durante esa misma filmación que conoció a su actual pareja, el director de la película, Paul W. S. Anderson, formando la perfecta pareja que contagió al mundo de la pasión por las películas de acción y terror de Resident Evil que incluso Netflix planea convertir en una serie (para cuando termine la pandemia del coronavirus).

- ¿Habiendo trabajado desde los 9 años, no se siente que la fama es como un virus que te quitó la infancia?

- Yo hice muchísimo en mi infancia. Un poco menos de lo que probablemente hacen los niños en México, cobrando maníes y centavos por hora. Pero así crecí, no perdí ninguna infancia. Mi infancia fue maravillosa. Sí, trabajé, pero también tenía televisor, jugaba videogames, salía con mis amigos. A lo mejor no lo hice tanto como otros pero eso tampoco significa que perdí mi infancia.

- ¿Y de tu infancia en Rusia, antes de Hollywood, cuáles son tus recuerdos?

- Me acuerdo de haber estado parada en una larga fila con mi madre, para conseguir leche, manteca o pan. Había que llegar temprano. Y me acuerdo que mamá siempre se quejaba que tenía que hacerse amiga del carnicero para conseguir un buen corte de carne. Era una sociedad comunista corrupta donde si querías un buen corte de carne no importaba que ella fuera una estrella de cine y no tenía nada en común con el carnicero. No era divertido tener que darle un beso en el trasero al carnicero para comer. De eso me acuerdo, de esperar en fila con mamá y las quejas de ella, todo el tiempo.

- ¿De ahí viene también tu pasión por las obras de caridad?

- Puede ser... sí. Soy parte de la Fundación de conservación de gorilas Dian Fossey, de la Sociedad de Investigación del Cáncer de Ovario y otra organización muy buena para abusos de madres. Es una gran parte de mi vida donde trato de hacer lo que puedo, al menos financieramente. Gano lo suficiente como para poder ayudar. Incluso quise ir a África donde construimos una hermosa escuela y quería visitarla pero no me dejaron porque queda afuera de Rwanda y en esa época yo estaba embarazada y había muchos rebeldes.

- ¿Los estudios de cine alguna vez te pidieron que promociones algún producto en especial como una forma de ‘contagiar’ tu imagen entre tus fans?

- No quiero dar nombres porque en Sony no les gustaría que dijera nada controversial, pero definitivamente me negué muchas veces. Me han pedido algunas cosas de ciertas compañías que yo no apoyo y nunca haría nada para hacerlos quedar bien. Y llegué a decir algo así como “Perdón, pero no voy a promocionar ‘Resident Evil’ para esa compañía”. Pueden vender nuestros DVD pero no van a tener mi imagen apoyándolos. No quiero que la gente que trabaja ahí crea que los apoyo porque seguramente ganan menos que el salario mínimo y yo no voy a decir “Compren mi DVD”. Sería horrible.

- ¿Y en el cine, te gustaría filmar una versión femenina de ‘The Expendables’ con gente como Angelina Jolie por ejemplo?

- Bueno, Angelina Jolie está a otro nivel hoy. Va mucho más allá de la actuación, es una figura pública, política, también directora de cine. No sé... Pero igual tengo la idea sobre otra producción de cine del estilo de Expendables en versión femenina. Es una muy buena historia con un concepto genial. The Expendables tenía un concepto maravilloso de reunir superhéroes envejecidos para hacer algo parecido a Rambo. Es divertido, pero tampoco hay tantas mujeres del estilo de Arnold o Bruce Willis. Pero la idea que estamos desarrollando es parecida donde un grupo de mujeres tratan de vengarse. La historia tiene que ser buena, es importante.

- ¿Con quién te gustaría filmarla?

- Me encantaría trabajar con Kate Beckinsale. Definitivamente quiero tener a Michelle Rodriguez también. Y escuché que Kate Hudson siempre quiso filmar cine de acción y sería bueno trabajar juntas.

El virus de Resident Evil

En el cine, el virus de ‘Resident Evil’ lleva el nombre de Tyrant Virus o T-Virus y la historia cuenta que fue desarrollado en un laboratorio de los años 60, inspirado en el verdadero virus del Ebola, como una forma de eliminar la necesidad de un ejército convencional, creando un virus que pudiera infectar el total de la población, garantizando un 100% de mortalidad. Pero con el paso del tiempo, lo modificaron para que aquel que se contagiara fuera mucho más fuerte y en vez de morir, el enfermo pudiera seguir vivo, mucho más agresivo y hasta caníbal. Como resultado, en vez de afectados con gripe y neumonía, aquellos contagiados por el T-Virus terminan convirtiéndose en zombies, mientras solo el 10% de la población que es inmune trata de escaparse con... Milla Jovovich, representando el rol principal de Alice. SPOILER ALERT: Recién en el último capítulo de ‘Resident Evil’ se sabe que el virus en realidad había sido creado por el fundador de Umbrella Corporation para salvar a su hija... Alice y un clon de ella termina liberando un anti-virus que elimina a todos los infectados.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Jamie Foxx: “Mi padre terminó en la cárcel con una condena de siete años por llevar USD 25 en marihuana"


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos