Matt Damon, sobre el éxito de Contagio: “Soderbergh me mandó el guión con una nota que decía ‘Leelo y después lávate las manos’"

En diálogo con Infobae, el actor habló la producción que filmó diez atrás y hoy es todo en un éxito por retratar a la perfección la realidad que se vive en todo el mundo por la pandemia de coronvirus

El temor al coronavirus ha llevado a los aficionados al cine a volver a mirra la película de Steven Soderbergh “Contagio”, un relato ficticio de una pandemia que mata a 26 millones de personas en todo el mundo
El temor al coronavirus ha llevado a los aficionados al cine a volver a mirra la película de Steven Soderbergh “Contagio”, un relato ficticio de una pandemia que mata a 26 millones de personas en todo el mundo

Hasta el título original en inglés Contagion se parece al significado en español. Pero nadie pudo imaginar que alguna vez íbamos a vivir una historia tan parecida a la que Matt Damon protagonizó en el 2011 con Gwyenth Paltrow, sobre la epidemia mundial de un virus mortal proveniente de un murciélago de China, incluyendo en la ficción las verdaderas entidades que hoy se ocupan del coronavirus, como el Centro de Control y Prevención de Enfermedades o CDC con los personajes de Kate Winslet y Laurence Fishburne; la Organización Mundial de la Salud o W.H.O con el rol de Marion Cotillard y hasta el periodismo de que representa Jude Law en el cine, junto a los barbijos, el aislamiento y los mismos cuidados que hoy nos recomiendan. Y en un momento donde el encierro de la obligada cuarentena invita a ver un cine tan parecido a la realidad, vale la pena recordar con el mismísimo Matt Damon los detalles de una producción de cine que imaginó tan bien la realidad de hoy.

- ¿Podrías decir que estás mejor preparado por haber filmado la historia una epidemia mundial como ‘Contagion’?

- ¿En términos de una epidemia? Sí, creo que estoy preparado.. Ahora que tengo hijos, probablemente soy mucho más sobreprotector que nunca. El apodo que me puso mi esposa es “Alerta Roja” porque yo a veces voy y me fijo si mis hijos están respirando. Pero no, no (Risas). Probablemente tengo la tendencia de ser un poco sobreprotector sin tratar de ser un padre helicóptero. Tampoco voy tan lejos. Pero en temas de prevención de terremotos como tener la mochila de fútbol y cosas así... Después del terremoto de Northridge (en 1994), había puesto una linterna al lado de la cama por dos semanas, hasta que me olvidé por completo.

Claro que Hollywood imaginó situaciones similares, como la epidemia de “Outbreak" con Dustin Hoffman o la versión del solitario Will Smith en Nueva York de “I Am Legend" o incluso la serie de películas “Resident Evil” donde Milla Jovovich es la única con el antídoto de un virus mortal. Pero solo “Contagion” refleja la realidad de ese mismo contagio que hoy vivimos con COVID-19. La similitud de la película es tan impresionante que Gwyneth Paltrow muere del virus cuando ni siquiera pasan los primeros diez minutos. Y las semejanzas con la realidad, impresionan todavía más. Todo empieza con el ruido de una toz. Con gente desvaneciéndose en Londres y Tokio. Con Laurence Fishburne entrando a las oficinas del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), mientras Jude Law desde San Francisco, interpreta un periodista que quiere denunciar la verdadera crisis de la contaminación con mercurio en Tokio (sobre la misma historia ‘Minamata’ que recién ahora estrenó Johnny Depp en cine). Y así como en la realidad contamos los días de nuestra cuarentena, en el cine cuentan los días en que el virus va contagiando a la gente. La historia realmente comienza a partir de la muerte de Gwyneth Paltrow, cuando hasta el hijo también muere contagiado y Matt Damon, como el esposo, es aislado en cuarentena. En Suiza, Marion Cotillard declara la epidemia mundial, en su rol como Oficial de Inteligencia de la verdadera W.H.O, mejor conocida en español como al Organización Mundial de la Salud, mientras Kate Winslet en representación del CDC trata de investigar el origen del contagio, declarando “tenemos que creer que es respiratorio... La gente se toca el rostro de 2.000 a 3.000 veces por día. Tres a cinco veces por minuto. En el medio, estamos tocando picaportes, botones de elevadores y a nosotros”, tratando de averiguar también “cuanta gente realmente contagia cada enfermo y quienes son susceptibles al virus”. Hasta cuando trata de seguir los mismos pasos que Gwyneth Paltrow había seguido antes de morir, cuando Kate Winslet entrevista en la ficción a Matt Damon, las imágenes parecen sacadas de un noticiero actual, mostrándola con barbijo y guantes. Recién en el minuto 41 mostrarán que Gwyneth pudo haber contraído el virus, donde suelen escupir las fichas de casino como símbolo de buena suerte, en Macao, China.

Como resultado, “Contagion” volvió a aparecer en los ranking de Amazon Prime y iTunes con gente que paga incluso USD3.99 por verla casi diez años después (En Estados Unidos la volvió a pasar Cinemax y en Latinoamérica, HBO).

Trailer subtitulado de "Contagion", película dirigida por Steven Soderbergh


- ¿Cuál fue tu primera reacción al leer el guión de ‘Contagion’?

- A mí me sorprendió lo inteligente que era la historia.

- ¿Qué tan rápido aceptaste ser el protagonista?

- En verdad, estábamos por hacer algo más y Steven (Soderbergh) me llamó para decirme que tenía algo nuevo que quería hacer enseguida. Y me mandó el guión con una nota que decía “Leelo y después lávate las manos”. Apenas lo leí, quise formar parte de la producción. Me pareció fascinante, lo leí todo muy rápido, era realmente emocionante y terrible, todo al mismo tiempo, pero también conmovedora.

- ¿Cómo afrontaron la precisión de la historia en cada detalle, con el planteo de también aparecer como uno de los pocos inmunes a la epidemia mundial?

- Fue muy fácil identificarme con la historia, por todo lo que estaba escrito en el guion, especialmente por el hecho de tener a alguien como Steven Soderbergh como director. Para darte un ejemplo, en un día normal, íbamos y filmábamos, hablando sobre lo que íbamos a hacer, como una forma de ejecutar un plan y después volvíamos al hotel, íbamos a un bar, nos sentábamos atrás, mandaban lo que habíamos filmado y con Steven nos sentábamos a hablar hasta que él se ponía unos auriculares, abría su laptop sentado en un rincón por unos 45 minutos o una hora y al final, se quitaba los auriculares para dar vuelta la computadora y nos mostraba lo que habíamos filmado aquel mismo día. Corte. Realmente, fue como filmar una película en el patio de tu casa, con amigos. Es como si tuvieras un cuerpo en la sala de operaciones, completamente abierto, para discutir lo que se necesita hacer. Es la gran diferencia con otras producciones donde solemos tener que investigar, solos, por tres meses, sin haber vivido ninguna experiencia.

- ¿Tu escena favorita?

- Una de mis escenas favoritas es cuando descubro que murió mi esposa (Gwyneth Paltrow), muy temprano en la historia. Antes de filmarla le había planteado a Steven que no sabía como podía reaccionar. Quiero decir... Apenas habían pasado cinco minutos de la película, a nadie todavía le iba a importar quien soy yo o ella. No se palpa todavía el enemigo invisible. Y Steven fue y trajo un experto en todo esto. Y él nos dijo que algunas veces, la gente se quiebra, pero insistió que podía haber otras reacciones. Y cuando le pregunté “¿Cuál? ¿Cuál?”, dijo que dependía de la clase de muerte, si era la situación en que alguien no esperaba que esté muerto. Y le dijimos “Tal cual, exacto”. Y siguió diciendo “Bueno, ahí la reacción es absoluta, es demasiada”. En el guión estaba escrito algo parecido, pero nada tan específico, habían escrito “Ella expiró”. Y él corrigió insistiendo que había que decir “No, no, ella murió”. Hay que ser completamente específico y mirar a los ojos a la persona, con un trabajador social, al lado. Tienen un guión que siguen, para que no quede la posibilidad de que te digan “¿Puedo hablar con ella?”, porque es la reacción que la gente suele tener. Quiero decir que yo podía haberme levantado por la mañana preocupado por alguna escena, pero terminaba trabajando de una forma muy interesante que nunca antes había experimentado. Y creo que es la forma en que hay que trabajar en algo así, con verdaderos médicos que realmente viven la realidad y saben lo que pasa, todo el tiempo.

- Realmente impresiona los términos precisos y tan reales de la historia y los diálogos, como la verdadera Organización Mundial de la Salud (W.H.O) o el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ¿Hasta qué punto ayuda a la actuación estar alrededor de equipos de verdad o manejar la terminología correcta?

- Bueno... ¿Lo creerías si en medio de una escena Laurence Fishburne dice “Pasame esa ‘cosa’.” (Riendo) Te sacaría totalmente de la película si dijera “Tenemos una epidemia de algo...” sin decir nada.

- ¿Qué opinas del aumento de venta de armas en medio de una epidemia y la parte de la historia donde tu personaje también está armado? ¿Hay cierto mensaje político con la realidad?

- No me parece un mensaje político. Creo que en estas circunstancias es entendible, porque él tampoco va a buscar un arma, la encuentra cuando va a buscar comida y ayuda, cuatro semanas después de un evento catastrófico en donde se queda solo en una ciudad sin policías. Tiene que ver con lo que pasa. Es el momento en donde solo faltan que lleguen los zombis (risas) y vas a querer tener un arma para algo así. No me importa quien quiera que seas.

- ¿El personaje de ‘Contagion’ es el estilo de roles que más te gustan?

- Bueno, obviamente los personajes de acción son mucho más naturales para mí. Bueno, no (Risas). Si el director es bueno y el guión es bueno, todo se vuelve mucho más natural. Y si nada de eso es bueno, todo lo demás resulta imposible.

- ¿Teniendo en cuenta que Estados Unidos no vive un momento de tanto pánico desde el ataque terrorista del 9-11 en Nueva York, cómo viviste aquel momento en comparación con la ficción y la realidad de una crisis semejante?

- Igual. Yo vivía en Manhattan en aquel entonces (cuando fue el ataque terrorista en Nueva York) y todavía me acuerdo cuando salí de mi apartamento y lo vi todo, para volver a verlo después por CNN. Estaba hambriento por informarme, tratando de saber lo que pasaba. Me acuerdo que vivía pegado al televisor, porque lo que veía en las noticias, estaba pasando ahí afuera, del otro lado de la puerta de mi casa.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

“Contagio”, la película de 2011 que se volvió un éxito en las plataformas de video por el miedo al coronavirus

Estrellas de “Contagion” dan consejos sobre coronavirus