Los duques de Cambridge con George y Charlotte en una visita oficial a Polonia en 2017. (Photo by Arthur Edwards / Pool/ Getty Images)
Los duques de Cambridge con George y Charlotte en una visita oficial a Polonia en 2017. (Photo by Arthur Edwards / Pool/ Getty Images)

La duquesa de Cambridge reconoció que se había sentido sola después de tener a su primer hijo, el príncipe George, en 2013. Entonces, Kate Middleton era una madre primeriza y su marido, el príncipe William, era piloto de búsqueda y rescate de la Royal Air Force.

Durante un encuentro oficial con trabajadores de un centro para niños y padres en Cardiff, Gales, Middleton confesó que no fue fácil para ella tener un bebé sin ningún tipo de compañía y apoyo en sus primeros meses como madre. En 2013, ella y el príncipe William vivieron en Gales, donde él estaba destinado por su trabajo en la fuerza.

“Es agradable estar de vuelta en Gales”, dijo Kate en su discurso. “Estaba hablando con algunas madres. Era el primer año y acababa de tener a George, William todavía estaba trabajando en búsqueda y rescate. Vinimos aquí y con un bebé muy pequeño en medio de Anglesey, que estaba muy alejado, así que me distancié de todos. No tenía a mi familia cerca y él hacía turnos de noche”, se sinceró la duquesa, de 38 años, durante una visita en el centro de menores Ely y Caerau de Cardiff, en la costa sur de Gales.

Los duques de Cambridge con sus tres hijos (REUTERS)
Los duques de Cambridge con sus tres hijos (REUTERS)

Ahora, Middleton ya es madre de tres niños: George (6), Charlotte (4) y Louis (1), y vive una vida más tranquila junto a su marido William, segundo en la sucesión al trono, en el Palacio de Kesington. Hoy los duques de Cambridge tiene más responsabilidades públicas que antes. Después de que Harry Meghan Markle abandonasen sus tareas como royals, sus figuras han vuelto a tener un gran protagonismo como representantes de la corona británica.

Su cuñada, Meghan Markle, fue la primera que se atrevió a hablar sobre el mal momento que vivió cuando estando embarazada de Archie la prensa no dejó de criticarla y acosarla. La duquesa de Sussex aprovechó su tour por Sudáfrica junto al príncipe Harry para dar unas declaraciones que anticipaban el final de la pareja como miembro de la familia británica. “Mira, todas las mujeres, sobre todo durante el embarazo, se sienten muy vulnerables. Supuso un gran reto para mí, sobre todo cuando acaba de nacer tu primer hijo”, empezó. “Como mujer, es demasiado. Y si además le añades que eres una madre primeriza y que te acabas de convertir en una mujer casada…”, añadió.

En ese entonces, Markle y el príncipe Harry ya estaban negociando su salida.

Meghan Markle habla por primera vez sobre su mediática y criticada vida


Los duques con su hijo Archie, de ocho meses, inician una nueva vida en Canadá.

Harry llegó el lunes al país y se reunió con su familia tras una semana alejado de ellos por motivo de las negociaciones que llevo a cabo con el resto de su familia para poder dar un paso atrás. El sábado, la reina Isabel II anunciaba que su nieto y esposa dejaban de recibir fondos públicos y renunciaban a sus títulos nobiliarios, ya serán Altezas Reales.

En las últimas horas la ex actriz, de 38 años, fue fotografiada por los paparazzi junto a su hijo y sus dos perros durante un paseo informal por un parque público de Vancouver. Sosteniendo a su bebé contra su pecho en un fular, la duquesa ya disfruta de sus primeros días sin responsabilidades con la corona. A principios de la semana había sido vista manejando su propio vehículo cuando a buscar a una amiga al aeropuerto.

Con dos guardias de seguridad caminando detrás de ella, Meghan Markle salió a pasear con su hijo Archie Harrison, de ocho meses, y sus perros por un parque público de la Isla de Vancouver
Con dos guardias de seguridad caminando detrás de ella, Meghan Markle salió a pasear con su hijo Archie Harrison, de ocho meses, y sus perros por un parque público de la Isla de Vancouver

Fue fotografiada llevando a Archie Harrison y a sus dos perros, Guy y Oz, por el parque público Horth Hill Regional Park seguida por dos guardaespaldas mientras aún está viva la polémica de quién pagará la factura de USD 3,5 millones–según medios británicos– para la seguridad de los Sussex. Todavía está por discernir si serán los contribuyentes británicos o los canadienses quiénes asumirán los gastos.

El matrimonio está viviendo en una mansión valuada en USD 14 millones en la isla de Vancouver, la misma propiedad en la que pasaron las fiestas alejado de los Windsor.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: