Mucho antes de atraer la atención de los flashes en el Festival de Cannes al lado de su novio Leonardo DiCaprio, Camila Morrone ya había pisado otra alfombra roja del mismo festival, con su propia película. Sí. Con su primer rol protagónico en una producción de Hollywood (y los infaltables elogios por su actuación), Camila estrenó en la cuna del cine internacional la producción Mickey and The Bear luciéndose detrás de la historia de una adolescente tan madura como ella, detrás de sus verdaderos 22 años.

- El 16 de junio cumpliste 22 años ¿Fue más especial que los 21 y la mayoría de edad del año anterior?

- Nunca hago fiestas grandes pero sabía que (para los 21) tenía que ser muy grande y tuve una fiesta con 100 personas en mi casa, con un DJ, pista de baile, muchas luces azules y humo. Hasta las 7 de la mañana estuvimos bailando, que en Los Angeles eso es muy tarde. La gente no sale después de las 9 de la noche.

- ¿El mejor regalo que recibiste?

- Tengo un amigo que me hizo un libro de los últimos 10 años de nuestra amistad y me lo imprimió como un "book" de verdad. Son como 300 páginas, con todas las memorias de los últimos 10 años.

- ¿Estrenar tu primera película como protagonista, en un lugar tan importante como el Festival de Cannes, fue otro regalo por adelantado?

- Cuando estuve hace dos años como modelo, dije "Un día voy a venir a Cannes con una película. Voy a ser actriz y voy a venir a Cannes con una película" y pasó. La sensación no es normal. La gente grita tu nombre y hay cien personas en cada lado, sacándote fotos. No es normal. Tenía el corazón latiendo a mil millas por hora. Estaba nerviosa por posar, mirando todos los ángulos, pensando en no hacer nada mal y… que no le pise el vestido a nadie.

- ¿Qué tan bien te llevas con la fama?

- La verdad, a mí no me afecta tanto la vida. No siento que me ha cambiado la vida. Tengo mis amigos, mi familia, mis relaciones y no sé…

- ¿No es difícil mantener un perfil bajo con tu pareja (Leonardo DiCaprio)?

- Yo soy una persona muy perfil bajo. No salgo de mi casa básicamente, porque veo tele y pido comida en casa, porque soy vaga. No es porque no quiero salir al mundo. Yo soy una “homebody”. Me quedo en casa siempre viendo películas. Es lo que más me hace feliz en la vida, pero no, no siento que me ha cambiado (la fama).

- ¿Alguna anécdota jugosa que hayas tenido con paparazzis?

- No, hay… En L.A. se puede ir a lados que sabes que no van a estar y que no te encuentran. Yo sé dónde van a estar y donde no van estar. Y hay veces que te agarran y hay veces que no. (Solo) espero no hacer nada malo, en la foto, porque te ‘agarran’ igual.

- ¿Te das cuenta que como estrella de cine vas a tener cada vez más atención?

- Sí, veo videos de la gente peleándose con los fotógrafos. Todavía, por suerte, no me ha pasado.

- ¿Y entre todas las fotos tuyas que subes a Instagram… cuántas sacó Leonardo DiCaprio sin que sepa nadie?

- No puedo decir. No estoy diciendo nada (Risas)

- ¿Podemos saber cómo se conocieron al menos?

- No, no voy hablar de Leo, perdoname.

Aunque la fama del cine, hoy pasa por ser la protagonista de Mickey and the Bear, Camila Morrone también está acostumbrada a la fama, a nivel personal. Con Leonardo DiCaprio está de novia desde que al menos los fotógrafos los descubrieron juntos, de compras por Barney’s en diciembre del 2017 y también en Coachella, en abril del 2018. Íntima amiga de otras súper modelos como Kendall Jenner o Bella Hadid, Camila además tuvo como padrastro nada menos que a Al Pacino, que estuvo en pareja con su madre Lucía Sola, durante casi diez años. Lo curioso es que el Festival de Cannes los reunió a todos, en un mismo lugar, porque mientras ella estrenaba Mickey and the Bear, Leonardo DiCaprio con Al Pacino, juntos, estrenaron también Once Upon A Time In Hollywood.

- ¿Cómo fue crecer con Al Pacino como padrastro?

- Él me apoya mucho y tengo mucho respeto por él.

- ¿En cierta medida compitieron en Cannes (con Al Pacino y Leonardo DiCaprio)?

- ¡¿Competencia?! No, no estábamos compitiendo. Estuvimos en temas muy separados. Fueron secciones completamente separadas.

- ¿Pero al momento de decidir entre ir al cine a ver Mickey and the Bear o Once Upon a Time in Hollywood... cuál irías a ver primero?

- No voy hablar (risas).

La película Mickey and the Bear muestra a Camila en el personaje principal de una madura adolescente que incluso piensa casarse muy jovencita, al darse cuenta que en vez de hija, se convirtió en madre... del padre, mientras trata de encontrar su propio camino con los infaltables conflictos románticos del novio, sin dejarse pasar por ninguno de los dos. Y en una época donde la revolución femenina se impone en la realidad de los movimientos #TimesUp y #MeToo, detrás de la ficción, ella demuestra la realidad actual de la mujer que bien sabe defenderse, cuando lo necesita.

- ¿Notas algún cambio en el proceso de las audiciones hoy, entre las actrices o las modelos de tu edad, a partir de la revolución femenina que está viviendo Hollywood con los movimientos del MeToo o TimesUp?

- Yo viví un cambio bastante grande. La gente está muy cuidadosa en respetar especialmente a las mujeres, en los últimos dos, tres años.

- ¿Alguna vez experimentaste lo que tantas actrices se quejan del movimiento MeToo, con alguna situación incómoda de algún productor o un director de cine?

- En mi vida personal nunca me puse en situaciones así y nunca estuve en situaciones que me sentí muy incómoda… Tuve mucha suerte que no me pasó, pero conozco mucha gente en mi "industry" que le ha pasado y es "very real." Siento que en los últimos dos, tres años la gente está mucho más cuidadosa y respetuosa y saben lo que esta "wrong and right" (bien y mal). Si hacen algo que no está bien, el mundo se va enterar y ya saben que va a haber consecuencias.

- ¿El tema del #MeToo y los acosos sexuales también son parte del mundo de la moda?

- 100% pasa también. En mi experiencia nunca me pasó, por suerte. No sé si es suerte o que fue, pero está pasando. No es posible negarlo. Pasa en moda, en actuación, en el "film business," en laburos, "office jobs." Pasa en todo.

- El cambio del #TimesUp pidiendo más roles femeninos tiene un buen ejemplo con tu película ‘Mickey and the Bear’ ¿La idea de mostrar el lado feminista y tan maternal de tu personaje siempre figuró en el guión?

- Me parece que Mickey desde el principio del guion la ves como una madre. Ella lava los platos, tiene un trabajo después del colegio, le paga todo al papá. La base estaba en el guion, pero cuando empezamos a ensayar, vimos que la verdad, esta chiquitita era como una mujer de 30 años, por sus responsabilidades y lo que tenía que lograr en su vida para salir adelante.

- Tu personaje tiene una personalidad bastante fuerte que no se deja imponer por ningún hombre, ni por su padre ni su novio... ¿En qué te pareces más a tu personaje de Mickey Peck?

- Mucho, porque tengo padres muy jóvenes que se mudaron a Estados Unidos cuando mi mamá tenía 19, yo era hija única. Yo siento que crecí con ellos y ellos son mis mejores amigos, pero también me sentí como sus padres, muchas veces en mi vida. Me parece que pasa con padres muy jóvenes o hijos únicos.

- Tu personaje de Mickey también apuesta comprando un billete de lotería... ¿Pensaste en ese preciso momento del rodaje qué harías en la vida real, si ganaras la lotería?

- Yo gané…acá en Mónaco. Fui a un casino cuando tenía 18 años, porque en Estados Unidos no permiten ir antes de los 21 y fui al de Mónaco, jugué Blackjack y gané. Fue muy divertido. Esa sensación es la mejor, muy adictiva. Volví a jugar el día siguiente y perdí todo. Ahí vi los “highs” y los “lows” de esa vida.

- ¿Por donde pasan tus deseos hoy para el futuro?

- Soy latina, entonces quiero tener muchos hijos y ser madre joven como mi mamá.

- En el cine, Mickey también quiere casarse siendo todavía adolescente. ¿No te parece demasiado joven? Mi hija hace cuatro años que está de novia, con 22 años y ni siquiera lo planea...

- Me parece (bien) porque fui hija única y la verdad me sentí muy madre con mis padres en mi vida por que teníamos esa amistad que, no sé, siempre tuve algo adentro mío que me muero por tener hijos. También mi mamá me tuvo a los 20 entonces... Me gusta tener madre joven… Tenemos la mejor relación y es lindo, y por eso yo quiero ser madre joven.

- El final de la película es bastante poderoso. ¿En qué pensabas cuando la cámara te muestra llorando?

- Eran las cinco de la mañana, por eso estaba llorando (risas). Eso no era "acting." Estaba realmente llorando porque eran las cinco de la mañana en el "sunrise," (amanecer). Estaba muerta y no podía correr, después de hacerlo tres veces. Por eso estaba llorando (risas). Pero, no sé, en ese momento, en cierta forma ella dice “me voy, tengo el poder para hacer esto y cambiar mi vida y tomar esta decisión.”

- ¿Si tuvieras que plantearte la elección entre quedarte con tu familia o tu profesión, como pasa en el cine, qué harías?

- ¿En la vida real? Mi familia obviamente. La carrera profesional es un ‘bonus’. La familia en la vida real ocupa el primer lugar. No me gustaría dejar todo, pero si me estás diciendo que tengo que elegir algo, (elijo) mi familia obviamente.