(Reuters)
(Reuters)

Tenía sólo 27 años y ya había conquistado a millones gracias a su profunda y potente voz. Amy Winehouse estaba en lo más alto de su carrera gracias a su talento musical, pero su vida personal se caía a pedazos.

La estrella de la música británica fue encontrada muerta  el 23 de julio de 2011 en su cama, en la casa que habitaba en Camden, al norte de Londres.

Han pasado ocho años de su muerte, ocho años de que ingresó al fatídico "Club de los 27" (las estrellas del rock que han fallecido a esa edad), pero su recuerdo permanece entre los seguidores de la intérprete, que le rindieron homenaje a través de sus publicaciones en redes sociales.

También en redes sociales se manifestó Janis H. Winehouse, la madre de Amy, quien compartió en Twitter una imagen de una veladora junto a unas zapatillas de su hija. No hicieron falta las palabras.

Dionne Bromfield, ahijada de Amy, recordó a la intérprete con una fotografía y un mensaje en Instagram. "Te extraño siempre, pero hoy más que nunca", escribió para acompañar una imagen de tiempos más felices, en los que Amy estaba sonriente y alegre.

Además, un documental del canal 5 de la televisión británica analizó las 13 razones detrás de la muerte de Amy, que incluyeron problemas familiares, adicciones y la pérdida de la voz.

El divorcio de sus padres, cuando Amy tenía nueve años, marcaría un antes y después en su vida, algo que quedó plasmado en canciones como "What Is It About Men".

Su adolescencia incluyó la llegada del consumo de drogas y los malos hábitos alimenticios, que serían factor años después de su época más oscura.

A los 19 años firmó su primer contrato y decidió mudarse a Camden, que resultaría ser otra de las causas de la espiral que la llevó a la muerte, pues se sabe que en ese barrio se consume gran cantidad de alcohol y drogas.

Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil
Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil

Conocer a Blake Fielder-Civil fue otro factor, pues él influyó en el consumo de drogas por parte de Amy.

En apenas unos meses resultaba evidente la pérdida de peso de Amy, atribuida al consumo de sustancias.

Aunque ya era claro que tenía un problema, Winehouse se negó a ir a rehabilitación.

Poco después, la intérprete sufrió la muerte de su abuela Cynthia, ocurrida mientras ella grababa su disco Back to Black en Nueva York. Amy era muy cercana a Cynthia, que fue quien la animó a hacer una carrera en la música.La cantante voló de inmediato a Reino Unido y uno de sus tatuajes más famosos, el de una mujer al estilo de los años 50, era en honor a su abuela.

La llegada de la fama, gracias al disco Back to Black, fue demasiado para Amy, quien de pronto se vio comparada con las mujeres a las que admiraba y era protagonista de las portadas de revistas y periódicos.

Estar bajo la lente de los paparazzi tampoco le ayudó a Winehouse, pues cualquier cosa que hacía: beber en un bar, irse de vacaciones, pelear con Blake, quedaba registrada y se convertía en escándalo.

En medio del acoso de la prensa y sus problemas con Fielder-Civil, Amy cayó presa de las adicciones. Ya para 2008 se hacían públicas escenas de la cantante consumiendo drogas.

 

El punto más bajo de Amy llegó cuando tuvo una desastrosa presencia en Glastonbury y su marido estuvo en prisión. Fielder-Civil solicitó el divorcio apenas salió de la cárcel, un duro golpe para la cantante, quien era dependiente de él.

Aunque parecía que Amy retomaba el control de su vida después de terminar con Blake y comenzar un romance con el cineasta Reg Traviss, así como cantar junto a Tony Bennett, un nuevo escándalo llegó cuando se presentó en un concierto en Belgrado y perdió la voz. El show fue un desastre y canceló su gira europea.

Finalmente, el factor 13 detrás de su muerte, según el documental, fue la recaída que tuvo en su consumo de alcohol.

"Había perdido el amor, a sus fans y su voz- la única cosa que la apartaba de todo lo demás", comentó la periodista Hannah Fernando.

Antes de ir a la cama, la noche del 22 de julio, Amy tuvo una última conversación con su guardaespaldas, Andrew Morris.

"Me estaba enseñando algunos clips en su laptop y estaba cantando y me dijo 'chico, puedo cantar" y le dije 'claro que puedes cantar'. Ella dijo 'si pudiera regresar solo para caminar por la calle sin problemas, lo haría'".

Amy no pudo regresar. Esa noche consumió  una gran cantidad de alcohol (niveles 4,5 veces más altos de los límites legales para conducir) y eso ocasionó su muerte.