Frida Sofía sigue enfrentándose a Alejandra Guzmán (Foto: Instagram)
Frida Sofía sigue enfrentándose a Alejandra Guzmán (Foto: Instagram)

Esta semana surgieron acusaciones de violencia doméstica entre la cantante Alejandra Guzmán y su hija Frida Sofía, luego de semanas de exhibir sus problemas personales, y meses de estar distanciadas.

La rockera confirmó que su hija la ha violentado y por eso se alejó de ella, siempre convencida de que cumplió sus deberes como madre y hasta comprándole un departamento en Miami, Florida.

Por su parte, la joven que está iniciando su carrera como cantante, publicó mensajes en Instagram donde llamó a su mamá "vieja loca" y algunos insultos más, y sostuvo que ella era quien le pegaba.

La también cantante confesó que le duele que su madre la quiera ver fracasar (Video: Instagram)

Pero este 3 de julio, Frida Sofía publicó un comunicado para expresar su arrepentimiento y no haber actuado "con cordura", pues el dolor puede más. "Estoy trabajando en mí para no seguir repitiendo los patrones que hay en mi familia y ahora me doy cuenta que caí".

El perdón es para mí y nadie más, para no seguir dejando que el dolor se apodere de mí y poder vivir en constante amor, paz y felicidad.

Admitió que no tendría por qué decir más sobre su madre, pues cree que hizo lo mejor que pudo con las cartas que se le dieron. "Ella lleva muchos años tratando en pelear sus demonios y no me puedo tomar personal que no lo pueda lograr. Su sufrimiento es exactamente eso, la soledad en la que ella vive y que al final aleja a todo el mundo de su vida".

En su comunicado, Frida Sofía admitió que su madre cumplió económicamente, pero siempre tuvo la fantasía de una "mamá amorosa, que te apoye de manera incondicional".

View this post on Instagram

Las palabras se las lleva el viento ….

A post shared by Alejandra Guzmán (@laguzmanmx) on

La joven expresó que le da "coraje" que su mamá haya dicho que padece un desorden mental, cuando ella busca superar el dolor que le ha causado. Ahí fue cuando comenzó a recordar que pasó toda su infancia "tratando de tapar sus actos. Desde defecarse y vomitarse encima repetidamente, con miedo a que muriera".

Crecí con terror de no estar ahí si algo pasaba. ¿quién la iba a limpiar y agarrarle la cabeza para que no se ahogara?

"Lo cual causó muchos temas de codependencia hasta el punto de llegar a mentirse a las autoridades por ella, siempre con miedo de las amenazas de que Servicios de Protección a menores me llevaran por las situaciones en las que me ponía.

View this post on Instagram

☞ keep going

A post shared by ⠀ℱ𝓇𝒾𝒹𝒶 𝒮ℴ𝒻𝒾𝒶 (@ifridag) on

Frida Sofía aseguró que está tranquila porque hizo de todo para ayudarla. Su coraje radica en la "horrible enfermedad que se llama ADICCIÓN, algo que nunca pudo combatir y hoy me doy cuenta que no fue personal en contra de mí, aunque creciendo siempre lo sentí así".

La conclusión a la que llegó Frida es que lo mejor para sanar es la distancia con Alejandra Guzmán, a quien no le desea el mal y le reconoce su esfuerzo como madre.