Kim Kardashian y su marido, Kanye West (Grosby Group)
Kim Kardashian y su marido, Kanye West (Grosby Group)

Para su estadía en la capital francesa, adonde viajó para concurrir a la semana de la moda (Paris Fashion Week), Kim Kardashian eligió un exclusivo hotel del pujante distrito 8 de París, apreciado de los famosos por su nivel y bajo perfil: no parece un alojamiento de 5 estrellas.

La modelo y actriz acababa de regresar a su residencia después de cenar cuando ocurrió el asalto, tan espectacular como violento.

El hotel Pourtalès, también conocido por su marca comercial "No Address" (Sin dirección), ofrece un discreto lugar en pleno corazón de la ciudad de las luces, donde las habitaciones -nueve en total- se cotizan de 1.600 a 17.000 dólares la noche, según indica L'Express.

Según diversas fuentes, los asaltantes se presentaron con la cara oculta y vestidos de policías en la puerta de la residencia. Y el conserje les abrió el paso. Esposado y amenazado con un arma, el portero no tuvo más alternativa que obedecer a las ordenes de los delincuentes, a los que llevó a la habitación donde la estrella descansaba.

El hotel donde asaltaron a Kim Kardashian (AFP)
El hotel donde asaltaron a Kim Kardashian (AFP)
(Reuters)
(Reuters)

Alrededor de las 03.00 AM, los agresores irrumpieron en la habitación de Kim. El guardaespaldas de la estrella, Pascal Duvier, acompañaba a su hermana Kourtney con la que fue fotografiado, según The Daily Mail, por lo que la actriz se hallaba sin custodia y sólo pudo suplicar por su vida.

Uno de los agresores llevó a Kim Kardashian a punta de pistola al cuarto de baño donde quedó encerrada, atada de pies y manos con cinta, reportó L'Express.

En el mismo momento, el marido de la modelo, Kanye West, se encontraba arriba del escenario en el Meadow Music and Art Festival de Nueva York. Minutos después de conocida la agresión, el cantante interrumpiría su espectáculo.

LEA MÁS:

El valor de las joyas que le fueron sustraídas podría ascender a los 10 millones de dólares, según varios medios locales, aunque la cifra no fue confirmada por las autoridades. Entre los lujosos objetos robados se encontraba el anillo de compromiso que su marido le regaló el último mes.

Los ladrones también se hicieron con los teléfonos de la famosa, que podrían contener información intima y de un valor inestimable.

Antes de darse a la fuga, los delincuentes dejaron al conserje encerrado en las escaleras. Varios medios locales coinciden en que escaparon en bicicletas que robaron en la misma residencia.