Congresistas de EEUU llegaron a Taiwán para reunirse con el Gobierno de la isla por segunda vez durante este mes

La delegación norteamericana tratará con las autoridades de Taipéi temas como las relaciones entre ambos países y la seguridad regional, entre otros asuntos

Congresistas de EEUU se reunirán con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen
Congresistas de EEUU se reunirán con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen

Una delegación de congresistas estadounidenses se encuentra de visita en Taiwán, en lo que supone la segunda vez que una misión de este tipo acontece en lo que va de este mes de noviembre.

El Instituto Estadounidense de Taiwán -la “embajada de facto” de Estados Unidos en la isla- informó de que “la delegación se reunirá con líderes taiwaneses para tratar las relaciones entre Taiwán y EEUU” o cuestiones de “seguridad regional”, entre otros asuntos, y de que su visita es “parte de una gira mayor por la región del Indopacífico”.

Según la fuente, la comitiva norteamericana está compuesta por los congresistas demócratas Mark Takano (California), Elissa Slotkin (Michigan), Colin Allred (Texas) y Sarah Jacobs (California), y por la republicana Nancy Mace (Carolina del Sur).

El diario hongkonés South China Morning Post detalló que en total 17 personas forman parte del grupo.

Congresistas de EEUU llegaron a Taiwán para reunirse con el Gobierno de la isla por segunda vez durante este mes
Congresistas de EEUU llegaron a Taiwán para reunirse con el Gobierno de la isla por segunda vez durante este mes

La prensa taiwanesa informó a última hora de este jueves de que la delegación llegó al país asiático este jueves sobre las 22.10 hora local (14.20 GMT), al aeropuerto de la capital, a bordo de un avión C-40 Clipper de transporte militar, y permanecerá en Taiwán hasta este viernes.

Una fuente citada de manera anónima por la agencia oficial CNA detalló que los congresistas se reunirán con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, y visitarán el Ministerio de Defensa.

A principios de mes, un grupo de legisladores del Partido Republicano de EEUU visitó la isla, lo que provocó airadas protestas por parte de Beijing, que reclama la soberanía sobre Taiwán.

Esta visita llega en un contexto de tensión y de aumento de la interacción de representantes de países con relaciones diplomáticas oficiales en Beijing con las autoridades taiwanesas, y pocos días después de una conversación por videoconferencia entre el presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, en el que trataron el espinoso asunto taiwanés.

Asimismo, esta semana Biden invitó a Taiwán a participar en una cumbre virtual sobre democracia que la prensa estatal china considera una nueva “camarilla anti-China”.

La visita se produce pocos días después de una conversación por videoconferencia entre el presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping
La visita se produce pocos días después de una conversación por videoconferencia entre el presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping

Taiwán se gobierna de manera autónoma desde 1949, cuando los comunistas derrotaron a los nacionalistas en la guerra civil y estos últimos se replegaron a la isla, continuando con un régimen dictatorial hasta la culminación de la transición a la democracia en los años 90.

En todo este tiempo, la isla ha mantenido el nombre de República de China y la simbología bajo la que los nacionalistas chinos gobernaron también el territorio de la actual República Popular antes de su derrota en la guerra civil, aunque con la democracia surgieron voces que apuestan por romper con ese pasado y declarar formalmente la independencia bajo el nombre de Taiwán.

En 1979, Washington rompió sus relaciones diplomáticas oficiales con Taipéi en favor de Beijing, aunque siguió manteniendo lazos con Taiwán a través del citado Instituto Estadounidense en Taiwán.

De hecho, ese mismo año, EEUU aprobó la denominada Acta de Relaciones con Taiwán, en el que se establece que Washington ayudará a Taiwán en materia de defensa, aunque ni garantiza ni descarta que el país norteamericano intervenga militarmente en caso de que China ataque la isla, siguiendo la línea política conocida como “ambigüedad estratégica”.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR