99 mil hectáreas calcinadas: el incendio forestal de California ya es el undécimo más grande de su historia

Los bomberos solo han podido contener un 32% de las llamas de “Dixie”, que habrían sido originadas por fusibles en mal estado de una compañía eléctrica

Viviendas arrasadas por el incendio Dixie (AFP)
Viviendas arrasadas por el incendio Dixie (AFP)

El gigantesco incendio en el noreste de California superó este domingo las 99.000 hectáreas calcinadas y ya es el undécimo mayor jamás registrado en la historia del estado.

El fuego, que ha sido bautizado como “Dixie” por las autoridades, se declaró el pasado 14 de julio y los más de 5.500 efectivos que trabajan en él solo lo han podido contener en un 32%, informó el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California (Cal Fire).

El Servicio Forestal despligue incendios controlados desde helicópteros para frenar el avance de Dixie (Reuters)
El Servicio Forestal despligue incendios controlados desde helicópteros para frenar el avance de Dixie (Reuters)

Aunque la investigación sobre la causa del incendio todavía sigue abierta, la principal hipótesis con la que se trabaja es la de un fallo en la red eléctrica.

De acuerdo con la documentación entregada a la Comisión Pública de Suministros de California, un operario de PG&E se encontraba reparando un incidente en una línea eléctrica en la región cuando observó cómo los fusibles en mal estado en lo alto de una torre habían iniciado un fuego en el sotobosque.

El fuego, cerca de Taylorsville, California (Reuters)
El fuego, cerca de Taylorsville, California (Reuters)

PG&E (como se conoce popularmente a Pacific Gas & Electric) es la mayor empresa proveedora de electricidad en EEUU y suministra energía a prácticamente la totalidad de la población del centro y el norte de California.

El fuego trae los peores recuerdos a los vecinos de la cercana Paradise, una ciudad que fue arrasada en 2018 por el incendio más mortífero de la historia de California, en el que murieron 85 personas y que también se inició por un fallo en una línea de PG&E.

Las altas temperaturas de estos días disparan la demanda de energía eléctrica (en gran medida por el uso de aires acondicionados), lo que aumenta la presión sobre la red y, combinadas con la extrema sequedad del terreno, generan un escenario muy propicio para el fuego.

Las autoridades advirtieron que con los vientos imprevisibles y los combustibles extremadamente secos, el riesgo de que se produzcan brotes sigue siendo alto.

(Reuters)
(Reuters)

Fuera de California, en el vecino estado de Oregón, sigue activo el que actualmente es el mayor de todos los incendios de EEUU, el conocido como “Bootleg”, que fue declarado tras la caída de un rayo el pasado 6 de julio en la zona boscosa de Winema-Fremont.

Las llamas ya han calcinado más de 167.000 hectáreas, pero los bomberos han logrado importante avances en las últimas jornadas y lo tienen contenido en un 84%, según la última actualización del domingo, casi 30 puntos más que el sábado. “Esto refleja varios días de trabajo sobre el terreno en los que los equipos han podido reforzar y construir líneas de contención adicionales”, dijo el portavoz de los bomberos, Al Nash.

Casi 22.000 bomberos y personal de apoyo estaban luchando contra 91 grandes incendios forestales activos que cubrían 2.813 millas cuadradas (7.285 kilómetros cuadrados) en la mayoría de los estados del oeste, dijo el Centro Nacional Interagencial de Incendios.

Una sequía histórica y las recientes olas de calor relacionadas con el cambio climático han hecho que los incendios forestales sean más difíciles de combatir en el Oeste americano. Los científicos afirman que el cambio climático ha hecho que la región sea mucho más cálida y seca en los últimos 30 años y seguirá haciendo que el tiempo sea más extremo y los incendios forestales más frecuentes y destructivos.

(Con información de EFE y AP)

SEGUIR LEYENDO: