Un senador republicano pidió que Joe Biden tenga acceso a los reportes diarios de seguridad nacional

El informe de inteligencia incluye los análisis clasificados que son considerados clave para poder enfrentar las amenazas internacionales y asumir la presidencia con toda la información necesaria

Joe Biden, presidente electo (Reuters)
Joe Biden, presidente electo (Reuters)

La negativa de la Casa Blanca a reconocer los resultados de las elecciones en las que Joe Biden ganó la presidencia está demorando el período de transición, lo que eleva algunas alarmas sobre la seguridad nacional. Algunas voces en el Partido Republicano ya mostraron su preocupación al respecto.

El senador James Lankford, republicano de Oklahoma, dijo que espera que Biden tenga pronto acceso al Informe Presidencial Diario (PDB, por sus siglas en ingles), un resumen de información y análisis clasificados de alto nivel sobre temas de seguridad nacional que se ha ofrecido a los mandatarios desde 1946.

Es coordinado y entregado por la Oficina del Director Nacional de Inteligencia con el aporte de la CIA y otras agencias. Se adapta a cada presidente, dependiendo de si prefieren informes orales o escritos o ambos, resúmenes cortos o informes largos en papel o electrónicamente.

Lankford señaló que si para el viernes el presidente electo no recibe el informe, tomará medidas: "Intervendré y presionaré y diré que esto debe ocurrir para que independientemente del resultado de las elecciones, sea cual sea el camino, la gente pueda estar lista para esa tarea real”, comentó a la radio KRMG. Además, sostuvo que la vicepresidenta electa Kamala Harris también debería recibir las sesiones informativas, lo que no debería ser un problema porque ella ya tiene las autorizaciones de seguridad como miembro del comité de inteligencia del Senado.

El antecedente

En el año 2000, la carrera presidencial se encontraba en el limbo cuando el presidente saliente Bill Clinton decidió dejar que el entonces gobernador George W. Bush leyera el informe diario ultrasecreto de la inteligencia más sensible de la nación, pese a que todavía había una disputa con el candidato demócrata, el vicepresidente Al Gore. El presidente Donald Trump no ha seguido el ejemplo de Clinton y aún no ha autorizado al presidente electo Joe Biden a ver el informe.

La transición entre Clinton y Bush hijo tuvo demoras por el recuento en Florida y afectó la seguridad nacional (Reuters)
La transición entre Clinton y Bush hijo tuvo demoras por el recuento en Florida y afectó la seguridad nacional (Reuters)

Los expertos en seguridad nacional e inteligencia esperan que Trump cambie de opinión, citando la necesidad de que el presidente entrante esté totalmente preparado para enfrentar cualquier problema de seguridad nacional en el primer día.

Nuestros adversarios no están esperando a que la transición tenga lugar”, dice el ex representante republicano de Michigan Mike Rogers, que fue presidente del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes. “Joe Biden debería recibir el Informe Diario del Presidente a partir de hoy. Necesita saber cuáles son las últimas amenazas y empezar a planificar en consecuencia. Esto no se trata de política; se trata de seguridad nacional.”

Los rivales de EEUU pueden aprovechar el país durante una transición presidencial americana y los asuntos exteriores clave se dirigirán a Biden en el momento en que entre en la Oficina Oval.

De hecho, el ejemplo de Clinton y Bush no es un caso exitoso. El informe legislativo sobre los ataques terroristas del 11 de septiembre señalan que la dificultosa transición fue un factor que rebajó las preparaciones de seguridad.

Esta vez, a menos que Trump extienda o negocie un nuevo acuerdo de armas nucleares con Rusia antes del día de la inauguración, Biden tendrá sólo 16 días para actuar antes de la expiración del último tratado que rige en los dos arsenales nucleares más grandes del mundo. Tal vez los espías de EEUU han recogido rumores sobre las líneas rojas de los rusos en las negociaciones, o sobre las armas que realmente quiere mantener fuera del tratado.

Donald Trump (Reuters)
Donald Trump (Reuters)

Tener acceso al PDB también podría ayudar a Biden a elaborar una posible respuesta a Corea del Norte, que tiene un historial de disparos de misiles o de realización de ensayos nucleares poco antes o después de que los nuevos presidentes asuman el cargo.

Biden tiene décadas de experiencia en asuntos exteriores y seguridad nacional, pero es probable que no haya estado al tanto de los últimos detalles sobre cómo Irán ha vuelto a enriquecer uranio, o las operaciones activas de ciberataques de Rusia, China e Irán. La represión de China sobre Hong Kong se está calentando. Y la amenaza de los extremistas islámicos, aunque contenida, sigue existiendo.

Biden está tratando de restar importancia al retraso en el acceso al PDB. “Obviamente el PDB sería útil pero, no es necesario. No soy el presidente en funciones ahora”, dijo Biden el martes.

También se le preguntó sobre la necesidad de acceso a la información clasificada tan pronto como sea posible si Trump no concede la carrera. “Mira, el acceso a la información clasificada es útil. Pero de todas formas no estoy en posición de tomar ninguna decisión sobre esos temas”, dijo Biden.

Biden está familiarizado con el PDB, habiéndolo leído durante sus ocho años como vicepresidente. Pero las amenazas son siempre cambiantes y a medida que se acerca el día de la inauguración, su necesidad de que Trump le permita ver el informe de inteligencia será más crítica.

Por ahora, la oficina del Director Nacional de Inteligencia, John Ratcliffe, dice que no puede empezar a hablar con el equipo de transición de Biden hasta que una agencia federal empiece el proceso de transición, que la administración Trump está retrasando.

La oficina, que supervisa más de una docena de agencias de inteligencia de EEUU, dijo que debe seguir la Ley de Transición Presidencial, que requiere que la Administración de Servicios Generales determine primero el ganador de las elecciones, que Trump está disputando. La administradora de la GSA Emily Murphy, que fue nombrada por Trump, aún no ha designado oficialmente a Biden como presidente electo.

Las agencias de inteligencia han dado informes de inteligencia generalizados (menos la información sobre las operaciones encubiertas y las fuentes y métodos) para los nominados presidenciales desde 1952. El presidente Harry S. Truman las autorizó para los candidatos de ambos partidos porque estaba molesto por no haberse enterado del esfuerzo de Estados Unidos para desarrollar una bomba atómica hasta 12 días después de su presidencia.

“Es una tradición importante y significativa, y me preocupa que no se continúe”, dijo Denis McDonough, ex jefe de gabinete de la Casa Blanca durante la administración Obama, quien supervisó la transición de 2017.

Biden comenzó a recibir estas sesiones informativas de seguridad más generales después de que se convirtió en el candidato presidencial demócrata, pero no está claro si todavía las recibe. Un portavoz del equipo de transición de Biden se negó a hacer comentarios.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS