El 76% de los más de 1.300 inversionistas encuestados por Fortune opinó que el mercado de valores crecerá en 2020, y sólo un 5% anticipó una caída en Wall Street. (REUTERS/Andrew Kelly)
El 76% de los más de 1.300 inversionistas encuestados por Fortune opinó que el mercado de valores crecerá en 2020, y sólo un 5% anticipó una caída en Wall Street. (REUTERS/Andrew Kelly)

Tras casi 11 años de mercado alcista en los Estados Unidos —un periodo sin precedentes de expansión económica para el capital—, en los últimos tiempos los inversores se han preocupado por algunas señales como un crecimiento más lento del PIB o una disminución en las ganancias corporativas. La revista Fortune encuestó, con Civis Analytics, a más de 1.300 personas que participan en la compraventa de valores para saber cómo estiman que será la fase del ciclo durante 2020. “¿Estamos frente a una continuación del crecimiento lento o algo peor, como una recesión?”, planteó. “¿Los temores a una recesión convencerán a los inversores de que hagan efectivos sus beneficios, o seguirán invirtiendo en acciones?”.

Entre las cifras principales de la medición se destacó que el 58% de los inversores dijo que es probable una recesión en 2020, contra un 42% que dijo que era improbable. En segundo lugar, subrayó la publicación económica, el 76% de los inversores opinó que el mercado de valores crecerá en 2020, y entre ellos un 19% estimó que crecerá más del 10 por ciento. Sólo un 5% del total de los encuestados anticipó la contracción de Wall Street.

“Los inversores envían un mensaje contradictorio”, analizó la revista sus cifras. “Son optimistas sobre los mercados financieros en 2020, pero piensan que es probable que la economía entre en una recesión”.

Luego de más de 10 años de mercado alcista, el 58% de los inversionistas teme una recesión; sin embargo, no parecen temer que llegue a afectar a la bolsa. (REUTERS/Carlo Allegri)
Luego de más de 10 años de mercado alcista, el 58% de los inversionistas teme una recesión; sin embargo, no parecen temer que llegue a afectar a la bolsa. (REUTERS/Carlo Allegri)

Junto con la encuesta, Fortune presentó un video con su Mesa Redonda de Inversionistas 2020, en la cual Savita Subramanian, encargada de capital y estrategia cuantitativa en Bank of America/Merrill Lynch, dijo: “Una razón por la que me preocupa este ciclo prolongado es que hemos estado en un periodo de más de diez años de ganancias subtendenciales, crecimiento económico por debajo de la tendencia, tasas de interés por debajo de la tendencia, y esto ha durado mucho más de lo que esperamos. Desde el punto de vista de las ganancias, existe el riesgo de que muchos de las que hemos visto en los últimos 10 años, creadas por las empresas bien comprando sus propias acciones para subir su beneficio por acción o bien mediante el recorte de costos, ejes de impulso que no se vinculan con el crecimiento, podrían estar más cerca del fin de su sustentabilidad. Así que creo que el próximo tramo de este mercado alcista tiene que estar impulsado por una recuperación económica real y no sólo por esta clase de ciclo de crecimiento estancado en el que parece que hemos estado”.

Rob Sharps, titular de inversiones en T. Rowe Price, fue optimista: “El hecho de que hayamos tenido un largo periodo de expansión económica o que estemos en un momento en el que los ingresos se han quedado o incluso han sido negativos, como los últimos siete trimestres, no implica que nos dirijamos hacia una recesión”, dijo. “Esta expansión económica, si bien ha sido prolongada, no ha sido particularmente robusta. El crecimiento acumulado del PIB en la expansión general ha sido de un poco más que 30%, pero hay una cantidad de expansiones más cortas que han llegado al 40% o más. Podría ser que el sector manufacturero de la economía global comenzara a repuntar luego de haber luchado con el impacto de la implementación de aranceles y los ajustes de inventario, y podría ser que en un tiempo volvieran a incrementarse las ganancias, aunque habría que ver cuánto margen existe”.

"El próximo tramo de este mercado alcista tiene que estar impulsado por una recuperación económica real", dijo Savita Subramanian, de Bank of America/Merrill Lynch. (AP)

Acaso por eso, entre las cifras principales de la encuesta que destacó el artículo se halla que el 51% de los inversores en edad laboral “planean aumentar sus tenencias de acciones en 2020”, contra un 25% que piensa en reducirlas. Es decir que los consultados planean actuar según el optimismo contradictorio por el cual la bolsa no caerá aunque haya recesión. “Los que piensan en aumentar sus tenencias de valores superan dos a uno a los que planean achicarla”, comparó Fortune.

Los inversionistas mantienen la confianza en la Bolsa. “En agosto, cuando la curva de rendimiento se invirtió —un evento que a menudo anuncia una recesión— el temor de Wall Street era que comenzaran a alejarse de los activos de mayor riesgo y se volvieran hacia los conservadores”, recordó la publicación. “Los expertos parecen haberse equivocado”. Más de la mitad de los inversionistas planea aumentar sus tenencias de acciones en 2020, mientras que, en comparación, sólo el 7% posee criptomonedas.

El 51% de los inversionista planea aumentar sus tenencias de acciones en 2020, contra un 25% que evalúa reducirlas. (AFP)
El 51% de los inversionista planea aumentar sus tenencias de acciones en 2020, contra un 25% que evalúa reducirlas. (AFP)

También hay gran esperanza, mostró el sondeo, en los resultados de corto plazo. “Entre los inversores, el 49% cree que las acciones crecerán más del 5% en 2020. Sólo el 2,3% prevé que bajarán más del 5 por ciento, y sólo el 4% espera que bajen en general". Esas cifras son extrañas dado que el 58% espera una recesión: “Recordemos que durante las últimas dos recesiones en los Estados Unidos, el índice Standard & Poor’s 500 (S&P 500) cayó un 13% (en 2001) y un 38,5% (en 2008). A muchos inversionistas los podría esperar un golpe duro si están en lo correcto sobre una crisis".

Una preocupación alcanzó al 40% de los encuestados: la elección presidencial, en noviembre, aumentará la volatilidad en los mercados financieros, dijeron. El tema surgió también en la mesa redonda de Fortune: “En cuanto a los riesgos, pienso en las elecciones”, dijo Sharps. “Y pienso que existe un resultado posible por el cual el liderazgo político podría implementar políticas anti-negocios que podría elevar los costos y aumentar las cargas, y finalmente llevarían a un shock negativo en la productividad. Creo que podría ser particularmente agudo en sectores como los servicios financieros o la energía, dos áreas influyentes e importantes para la economía en su conjunto”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: