Una vecina observa los daños del incendio en el que murieron nueve personas (AP)
Una vecina observa los daños del incendio en el que murieron nueve personas (AP)

Un niño de 9 años fue acusado por la muerte de cinco personas, en el incendio intencional de una casa rodante ocurrido hace seis meses en una zona rural de Illinois.

El fiscal del condado de Woodford, Greg Minger, informó este martes que se le presentaron al sospechoso cinco cargos de homicidio en primer grado, así como dos cargos de incendio intencional y uno de incendio intencional agravado. El hecho ocurrió cerca de Goodfield, una villa de menos de 1.000 habitantes.

No se reveló la identidad del acusado, por ser menor de edad, ni tampoco detalles sobre la relación que tenía con las víctimas. Tampoco se informó sobre la causa del incendio que ocurrió en la mañana del 6 de abril pasado, en el Parque Timberline que aloja casas rodantes.

Las víctimas fatales por inhalación de humo fueron dos adultos y tres niños de menos de tres años, mientras que los bomberos lograron rescatar con vida a una mujer de 27 años y a su hijo pequeño.

Según declaró el fiscal, la decisión de acusar formalmente al menor fue tomada con mucho pesar, por tratarse de un niño de muy corta edad y al mismo tiempo ser el crimen más grave que se registra en la historia de este condado.

Minger dijo que no se ordenó todavía la detención del sospechoso, porque no está seguro de cuál es el mínimo de edad para encarcelar a un menor. Bajo la ley de Illinois, los sospechosos menores de 10 años no pueden ser arrestados.

En caso de ser juzgado y declarado culpable, el menor quedaría en libertad condicional durante cinco años, pero no iría a la cárcel, agregó. Debido a su edad, lo más probable es que el juez ordene someterlo a terapia y asesoramiento especial.

Los registros de la agencia AP muestran que desde 2006 ningún niño ha sido acusado de un asesinato masivo.

(Con información de EFE y AP)