Centrífugas utilizadas por Irán en el enriquecimiento de uranio
Centrífugas utilizadas por Irán en el enriquecimiento de uranio

El régimen iraní advirtió que está a dos pasos de incumplir todos los compromisos asumidos en el Acuerdo Nuclear, en un proceso marcado por el aumento de las centrífugas y de las reservas de uranio enriquecido, asuntos que toma como un mensaje para la comunidad internacional.

Los occidentales saben muy bien que las reservas de enriquecimiento de uranio de Irán y el número de máquinas (centrífugas) están aumentando, y que la capacidad de investigación y desarrollo también se está expandiendo”, dijo Behrouz Kamalvandi, vocero de la Organización de Energía Atómica de Irán, en entrevista con IRIB.

Según consideró, esta situación ha “alterado los planes para detener el progreso de Irán”.

Los dos pasos

En mayo, al cumplirse el aniversario de la salida de EEUU del acuerdo Nuclear firmado en 2015, Teherán anunció que dejaría de cumplir con los límites establecidos y negociados con cinco potencias mundiales. Tras un aumento progresivo de la actividad nuclear, Irán está ahora a solo dos pasos de abandonar totalmente el pacto fijado. Según destacó, solo tiene pendiente poner en marcha las operaciones de la planta nuclear de Fordow para el enriquecimiento de uranio, así como un aumento del número de centrífugas. Pasado ese umbral, únicamente quedaría en el aire el tema del monitoreo internacional, menos relevante si es que el propio Irán reconoce haber sobrepasado los límites.

La planta de energía nuclear Nazthan en Irán. (AP)
La planta de energía nuclear Nazthan en Irán. (AP)

El vocero también explicó que Irán podría aumentar el ritmo de producción, ya que, aseguró, tiene a su alcance la posibilidad de fabricar “fácilmente las mejores centrífugas”.

A fines de septiembre, la agencia nuclear de la ONU reportó que Irán había cometido otra violación del acuerdo al enriquecer uranio con centrifugas avanzadas.

En los últimos meses, han fracaso los intentos de la Unión Europea de mantener a Irán dentro de los límites fijados, ya que el régimen insiste en la necesidad del levantamiento de sanciones de Estados Unidos. Por su parte, el gobierno de Donald Trump ha elevado la presión sobre Teherán, por considerar que se trata de un estado patrocinador del terrorismo.