Jamie Dimon, CEO de JPMorgan y titular de la agrupación de CEOs estadounidenses (Reuters)
Jamie Dimon, CEO de JPMorgan y titular de la agrupación de CEOs estadounidenses (Reuters)

"El accionista es lo primero". Ese ha sido, durante décadas, el mantra de las principales empresas del mundo, que buscan maximizar sus ganancias y mantener la sonrisa de los directorios. Ahora, los presidentes de las firmas más grandes de EEUU firmaron un compromiso que anuncia un giro de principios, para hacer lugar a otros intereses como el bienestar de los clientes, los trabajadores y la sociedad en general.

Ante un creciente reclamo de la ciudadanía por ver reflejados los beneficios del desarrollo económico de los mercados, Business Roundtable (Mesa Redonda de Negocios), una agrupación de CEOs norteamericanos, publicó un comunicado en el que detalló su cambio de prioridades.

"Sabemos que muchos estadounidenses están luchando. Con demasiada frecuencia no se recompensa el trabajo duro, y no se hace lo suficiente para que los trabajadores se ajusten al rápido ritmo de cambio en la economía. Si las empresas no reconocen que el éxito de nuestro sistema depende de un crecimiento inclusivo a largo plazo, muchas plantearán preguntas legítimas sobre el papel de los grandes empleadores en nuestra sociedad", indicó el texto.

Si bien se trata de una declaración de principios, sin promesas concretas, implican un cambio fundamental, al poner a los accionistas en el mismo nivel que otros agentes, como los empleados, proveedores y clientes. En ese sentido, se trata de un reconocimiento implícito de que las corporaciones tienen una mayor responsabilidad que el retorno de la inversión.

En las últimas décadas, los incrementos salariales han sido modestos para buena parte de los empleados, excepto para las posiciones más altas de las empresas, cuyos sueldos se han disparado. "El sueño americano está vivo, pero deshilachado", dijo Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo de JPMorgan, que también preside la organización.

Las compañías firmantes incluyen a gigantes como Apple, Amazon, American Airlines, Accenture, AT&T, Bank of America, Boeing, Coca Cola, Exxon Mobil, Ford, FedEx, JP Morgan, Pfizer, Walmart, entre otros, que suman más de 15 millones de empleados y una facturación colectiva de 7 billones de dólares anuales.


(El documento, con las firmas de los empresarios)

"Esta nueva declaración refleja mejor la forma en que las empresas pueden y deben operar hoy en día", dijo Alex Gorsky, presidente y director ejecutivo de Johnson & Johnson. "Afirma el papel esencial que las corporaciones pueden desempeñar en la mejora de nuestra sociedad cuando los CEOs están realmente comprometidos a satisfacer las necesidades de todos los grupos de interés".

Ken-Hou Lin, un profesor de sociología de la Universidad de Texas en Austin que ha estudiado el trato de las empresas a los empleados y accionistas, calificó la declaración de simbólicamente significativa, pero dijo que no estaba claro si tendría mucho impacto.

Jeff Bezos, fundador de Amazon y la persona más rica del mundo, es otro de los firmantes del documento
Jeff Bezos, fundador de Amazon y la persona más rica del mundo, es otro de los firmantes del documento

Si los directores ejecutivos que firmaron la declaración prometieron algo más específico en sus empresas, podría ser más constructivo, dijo. "Por ejemplo, Jamie Dimon puede eliminar todas las cláusulas de arbitraje forzoso para servir a los clientes, aumentar los salarios de los cajeros o reducir las tarifas de sus productos", escribió Lin. "Me sorprendería si las compañías empiezan a actuar de forma diferente."

"Hablar es barato", agregó Adam Seth Litwin, profesor asociado de relaciones industriales y laborales de la Facultad de Relaciones Industriales y Laborales de la Universidad de Cornell. "La pregunta es, ¿cómo responderán estos CEOs cuando las cosas se pongan feas y los accionistas empiecen a hacer sus demandas habituales de rendimientos trimestrales por las nubes?".

El principio de propósito de Business Roundtable ha estado históricamente arraigado en las palabras del economista Milton Friedman, quien argumentó que el único propósito de una corporación era maximizar el valor para los accionistas.

En el pasado, el grupo ha luchado contra la legislación antimonopolio, ha apoyado recortes fiscales favorables y ha presionado con éxito para diluir las restricciones a la compensación de los ejecutivos.

En los años de recuperación que siguieron a la Gran Recesión, el grupo dijo que era responsabilidad de las corporaciones "tratar con sus empleados, clientes, proveedores y otros grupos de interés de una manera justa y equitativa".

Sin embargo, la declaración publicada el lunes va más allá de las posturas que el grupo ha tomado en el pasado, aparentemente reconociendo el creciente impulso para encontrar una solución a la desigualdad financiera en los EEUU a medida que empeora.

La desigualdad se ha convertido en una narrativa nacional en el período previo a las elecciones presidenciales de 2020. Los candidatos presidenciales demócratas han presionado para que se les otorgue un puesto en los consejos corporativos elegidos por los empleados y se vinculen las recompras de acciones, lo que beneficia a los inversionistas, para que los empleados paguen en esa compañía.

El empuje para repensar el papel de las corporaciones en la sociedad no ha venido exclusivamente de la arena política. Esta vez, también hay presión por parte de los corredores de electricidad de Wall Street.

No se puede medir la influencia que tendrá la declaración de la misión de la Business Roundtable, pero la presión económica sobre las corporaciones, los trabajadores y los consumidores puede ser más intensa en un futuro cercano.

(Con información de AP)