Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Reuters)
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Reuters)

La Reserva Federal de los Estados Unidos mantendrá este miércoles una reunión tras la cual se espera el anuncio de la primera reducción de la tasa de interés en diez años, decisión que está generando enorme expectativa esta semana en los mercados y que ya ha provocado la ira del presidente Donald Trump por "no ser suficiente".

Un recorte del 0,25% es casi una certeza, indicó la agencia Bloomberg, pero las expectativas de que pueda ser mayor a eso, como algunos deseaban, se han casi desvanecido por completo. Sin embargo, se espera que la Reserva Federal, responsable de la política monetaria en la primera economía mundial, haga otra reducción de las tasas en el próximo mes.

Aunque los inversionistas esperan con cautela la conferencia de prensa posterior a la reunión del miércoles en la que Jerome Powell, presidente de la "Fed", proporcionará los detalles y la orientación a futuro de a nueva política.

Se trataría de la primera baja en la tasa de interés en más de diez años, una medida destinada a abaratar los costos de pedir dinero prestado y que de esta forma favorece a la producción y el crecimiento económico, aunque eleva el peligro de generar inflación y crear burbujas en los mercados.

La Reserva Federal de Estados Unidos (Getty)
La Reserva Federal de Estados Unidos (Getty)

Estados Unidos mantiene, al momento, bajos niveles tanto de desempleo como de inflación (para algunos demasiado baja) al compás de un crecimiento sostenido, una situación que aparentemente no precisaría cambios en la política monetaria.

Especialmente dado que para algunos economistas estos niveles ya parecen insostenibles y aún persiste el fantasma de la burbuja inmobiliaria que al estallar en 2008 dio inicio a la crisis financiera global y la persistente suba en las tasa de interés por parte de la "Fed".

De cualquier manera la decisión es popular ya que permite mantener "caliente" a la economía y genera un aumento en el consumo y mayor acceso al crédito que beneficia a las personas de menores ingresos, a pesar de los peligros macroeconómicos.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos (shutterstock)
Donald Trump, presidente de Estados Unidos (shutterstock)

Las principales bolsas estadounidenses, que ya han celebrado un posible recortes en las tasas, registraban este lunes un difícil inicio de semana a la espera de los detalles en el anuncio del miércoles. El índice tecnológico Nasdaq caía un 0,8% y el S&P500 lo hacía un 0,26%. Mientras que el industrial Dow Jones registraba una leve suba del 0.1,%.

Para Donald Trump el recorte "no es suficiente"

"La Unión Europea y China van a bajar más sus tasas de interés e inyectar dinero a sus sistemas, haciéndole mucho más fácil a sus manufactureros la venta de productos", escribió Trump este lunes en Twitter.

"Entre tanto, y con una inflación muy baja, nuestra Fed no hace nada, y probablemente hará muy poco en comparación. ¡Demasiado malo!", agregó el mandatario.

En una segunda ronda de tuits, Trump lamentó que la Reserva Federal hubiera en el pasado subido las tasas "demasiado pronto" y que no haya hecho cambios en la política monetaria en 2018.

"Aunque a nuestro país le está yendo muy bien, el potencial en creación de riqueza que se perdió, especialmente medido contra nuestra deuda, es apabullante", señaló.

"Competimos con países que saben cómo jugar el juego contra Estados Unidos, para eso se formó la Unión Europea y en el caso de China, hasta ahora, Estados Unidos ha sido un blanco fácil", agregó.

"La Fed ha tomado todas las decisiones equivocadas. Una baja pequeña en las tasas no es suficiente, ¡pero ganaremos de todas formas!", concluyó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: