Fin Lanning adoptó a Demian de 13 años para que pudiera recibir un trasplante de riñón (Foto: Especial)
Fin Lanning adoptó a Demian de 13 años para que pudiera recibir un trasplante de riñón (Foto: Especial)

En Colorado, Estados Unidos, un joven profesor de matemáticas decidió adoptar a uno de sus alumnos para ayudarlo a que recibiera un trasplante de riñón.

Damien, de 13 años, había tenido una vida complicadas hasta que lo conoció.

El adolescente no tiene familia biológica, por lo que a lo largo de su vida la pasó con familias de acogida. Las cosas se dificultaron aún más para él cuando a los 8 años fue diagnosticado con insuficiencia renal.

Los cuidados que necesitaba por su enfermedad provocaron que su vida fuera más inestable pues quienes lo recibían, al darse cuenta de la complejidad de su tratamiento, lo regresaban a los centros de cuidado. Lo que provocaba que perdiera su lugar en la lista de trasplantes de riñón, ya que para ser acreedor de uno necesitaba un hogar estable.

"Un trasplante es un proceso muy complejo, hay muchos medicamentos necesarios para mantener un trasplante saludable, por lo que los pacientes deben tener un sistema de apoyo", dijo el Dr. Watkins, cirujano de trasplante abdominal en NewYork-Presbyterian-Weill Cornell Medical Center al medio Dailymail.

El año pasado las cosas parecían mejorar él cuando una familia de Aurora, Colorado, se hizo cargo de su cuidado y lo inscribieron en la academia AXL.

Allí se desempeñó de manera brillante. Era un niño que llamaba la atención por su tranquilidad e inteligencia, características que asombraron a Finn Lanning, profesor de matemáticas de séptimo grado.  

Demian destacó por su tranquilidad e inteligencia (Foto: Especia)
Demian destacó por su tranquilidad e inteligencia (Foto: Especia)

Aunque lo conocía poco, se conmovió al enterarse de que el niño podría abandonar la escuela. Damien platicó con su profesor y le contó que la familia de acogida con la que se encontraba lo regresaría de nuevo a un centro de cuidado, por lo que perdería la oportunidad de tener un trasplante. Y como su salud continuaba en deterioro, tendría que dejar de estudiar para vivir en el hospital 12 horas al día, necesarias para realizarse diálisis.

Lanning no pudo permitir que Damien interrumpiera sus estudios, así que decidió adoptar al niño. En diciembre del 2018 comenzó la capacitación de los cuidados que debía brindarle al menor; tres meses después terminó.

El profesor de matemáticas comenzó una campaña en GoFundMe para recaudar recursos para solventar los gastos de medicinas y cuidados que necesita Damien.

Ahora Finn y Damien llevan tres meses viviendo juntos. Ambos declararon a Dailymail que están felices con el cambio en sus vidas. Disfrutan de cocinar  y aprenden la manera correcta de cuidar a Damien. Pero lo mejor de todo, es que el adolescente no tuvo que interrumpir sus estudios, y ahora se encuentra a la cabeza de la lista para recibir un riñón.