Los parientes llegaron esta mañana al Aeropuerto Internacional de O'Hare, en Chicago (Video: Telemundo Chicago)

Familiares de Marlen Ochoa, la adolescente latina embarazada a la que asesinaron para arrancarle a su bebé del vientre, viajaron este miércoles desde México a Illinois para asistir al funeral.

Con sentimientos encontrados, pero también con "rabia y bronca", cinco parientes de la víctima y de su esposo, Yovani López, arribaron al aeropuerto Internacional de O'Hare, en la ciudad de Chicago.

"No hay manera de entenderlo. Nosotros nos preguntamos por qué pasó esto. Él mismo, cuando nos dio la noticia nos dijo, él me dice mamá no me dice abuelita y me dijo 'mamá, no entiendo por qué me pasó esto. Yo nunca me he portado mal con nadie", narró María Estela Cárdenas, abuela del esposo de Marlen, a Telemundo Chicago.

Los familiares rezan por el bebé de Marlen Ochoa, que permanece internado en el hospital en estado crítico por los severos daños cerebrales que le causó la asesina al sacarlo del vientre de su madre (Foto: Telemundo/Facebook)
Los familiares rezan por el bebé de Marlen Ochoa, que permanece internado en el hospital en estado crítico por los severos daños cerebrales que le causó la asesina al sacarlo del vientre de su madre (Foto: Telemundo/Facebook)

El pasado 23 de abril, una mujer llamada Clarissa Figueroa, estranguló a Marlen Ochoa para quedarse con su hijo, que aún no había nacido. Después de asesinarla le realizó un corte en el vientre, y sacó al niño, que sobrevivió pero sufrió graves daños cerebrales. Los familiares, que llegaron a EEUU cargados de rosarios, rezan por la salud del bebé y esperan que se produzca "un milagro".

"Sólo Dios sabe por qué hace las cosas. Sólo él sabe por qué pasaron. Por favor, pedimos que nos ayuden a orar por el bebé para que se alivie, y les damos las gracias a toda la gente que ayudó a mis nietos, se los agradecemos de todo corazón, y que Dios les ayude y Dios los socorra donde quiera que anden", añadió María Estela Cárdenas.

Entre los parientes se encontraban dos abuelas de la víctima y la abuela de Yovani López. Pudieron viajar gracias a una visa humanitaria, pero conseguirla no fue nada sencillo.

Los parientes de la víctima y su esposo cruzaron la frontera gracias a la ayuda de LULAC y de organizaciones de Guerrero y Aguascalientes (Foto: Telemundo Chicago)
Los parientes de la víctima y su esposo cruzaron la frontera gracias a la ayuda de LULAC y de organizaciones de Guerrero y Aguascalientes (Foto: Telemundo Chicago)

"La ayuda para llegar hasta la frontera la facilitaron organizaciones de sus pueblitos, en Guerrero y Aguascalientes. Nada con el gobierno mexicano. También tuvimos ayuda de los miembros de LULAC en la frontera, que cruzaron el puente con ellos", relató la portavoz de la familia y una de las organizadores del viaje, Julie Contreras, a la cadena de televisión hispana.

LULAC es la organización de derechos civiles latinos más grande de EEUU. Después de cruzar la frontera, los familiares subieron a un avión que les llevó hasta Chicago. Costear los billetes fue posible gracias al presidente de LULAC, Domingo García, explicó la portavoz.

El padre del bebé y esposo de la víctima, Marlen Ochoa, no va a desconectar a su hijo, que sufrió graves daños cerebrales después de que Clarisa Figueroa lo arrancara del vientre de su madre (Foto: change.org)
El padre del bebé y esposo de la víctima, Marlen Ochoa, no va a desconectar a su hijo, que sufrió graves daños cerebrales después de que Clarisa Figueroa lo arrancara del vientre de su madre (Foto: change.org)

Ahora los cinco familiares asistirán al funeral de Marlen, y regresarán a México el ocho de junio, unos días después de que se celebre la primera audiencia contra la mujer acusada por el asesinato de Marlen, que será el tres de junio.

Este miércoles, el Departamento de Salud Pública del Estado de Illinois confirmó que el hospital Adventist Christ Medical Center, está bajo investigación. Su personal sanitario no informó a las autoridades de que una mujer llamada Clarisa Figueroa había ingresado al centro cubierta en sangre y con un recién nacido que claramente no era suyo. Los familiares dijeron que quieren saber si el hospital no actuó de manera diligente e infringió alguna ley al no denunciar los hechos.