La Reserva Federal de Estados Unidos (Getty)
La Reserva Federal de Estados Unidos (Getty)

Reserva Federal ofreció la señal más clara hasta ahora de que puede haber terminado su ciclo de endurecimiento monetario posterior a la crisis financiera, tras mantener el miércoles la tasa de interés y, en un cambio formal de política, sostener que sería paciente frente a cualquier alza adicional debido a la creciente incertidumbre en Estados Unidos.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que los argumentos para un alza de tasas se habían “debilitado” y, en un comunicado, el banco central de Estados Unidos retiró su expectativa anterior de “algo” más de ajuste.

Aún cuando la Fed cree que “lo más probable” es que la economía y el empleo sigan creciendo, su declaración señala crecientes incertidumbres. “A la luz de los acontecimientos económicos y financieros mundiales y las tenues presiones inflacionarias, el comité será paciente” para determinar el momento y la necesidad de nuevos aumentos de tasas, dice el comunicado del comité de política monetaria de la Fed (FOMC).

La decisión de no modificar los tipos de interés en la primera cita del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en inglés) de la Fed del año se tomó de manera unánime con los diez votos a favor. “El sentido común nos recomienda paciencia”, añadió Powell.

La Reserva Federal también adoptó una postura menos rígida respecto de la eliminación de activos de su balance, pues dijo que está preparada para ajustar sus planes en función de la situación económica y financiera.

(REUTERS)
(REUTERS)

Powell dijo a periodistas que la Fed probablemente dejaría de recortar su balance, que es de unos 4,1 billones ahora, más pronto de lo esperado y que quedaría con más activos de lo que se había anticipado. “La situación actual requiere paciencia”, dijo. “Creo que es lo correcto. Creo firmemente que lo es”.

En conjunto, el mensaje pretendía transmitir una flexibilidad máxima de un banco central golpeado en las últimas semanas por la volatilidad de los mercados financieros, las señales de una desaceleración económica mundial y un cierre parcial del gobierno de Estados Unidos que nubla el panorama económico.

Aunque el comunicado de la Fed cumplió con lo esperado, las señales de que la siguiente subida de tipos de interés tardará en llegar fue recibida con buenos ojos por los mercados. Wall Street cerró este miércoles con ganancias y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, subió un 1,77 % tras una jornada animada por los resultados corporativos y por la decisión de la Reserva Federal de mantener los tipos de interés.

Cambio de rumbo

Esto marca un giro en 180 grados frente a lo que la Fed estaba señalando hace unos meses”, dijo Mohamed el-Erian, asesor económico en jefe de Allianz, en Newport Beach, California.

Las expectativas del mercado sobre las tasas futuras cayeron aún más. Los contratos vinculados a la tasa de política de la Fed mostraron una probabilidad en cuatro de que el tipo suba en 2019, y los negocios con vencimiento en 2020 apuntaban a una chance pequeña pero creciente de un recorte.

Si bien la Fed dijo que “el resultado más probable” es el crecimiento continuo de la economía y el mercado laboral de Estados Unidos, eliminó de su declaración de política la afirmación de que los riesgos para el panorama están “casi equilibrados” y la mención de que “algunos” incrementos de las tasas de interés serían apropiados en 2019.

En otro comunicado, el banco central de Estados Unidos también dijo que si bien continúa con la reducción mensual de su balance, está preparado para cambiar el ritmo “a la luz de los acontecimientos económicos y financieros” en el futuro.

El banco dejó su tasa de referencia de préstamos a un día en un rango objetivo de entre un 2,25 por ciento y un 2,50 por ciento.

(Con información de Reuters)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: