Dale Covington atacó a Luis Lopez en Salt Lake City, Utah. (Policia Salt Lake City)
Dale Covington atacó a Luis Lopez en Salt Lake City, Utah. (Policia Salt Lake City)

Como todos los días, la mañana del pasado 27 de noviembre José López abrió su establecimiento de venta de llantas. Parecía un día como cualquier otro, sin embargo una hora después él y su hijo de 18 años fueron víctimas de un brutal ataque por parte de un hombre afroamericano que ingresó al local gritando "estoy aquí para matar mexicanos".

Alan Dale Covington, un hombre afroamericano de 50 años fue detenido por el Departamento de Policía de la ciudad acusado de asalto agravado. Por un hueco en la legislación local el crimen no está siendo procesado como un "crimen de odio".

El fiscal de distrito Sim Gill, explicó a The Tribune que en la localidad solo se clasifica "crimen de odio" a los delitos menores, en este caso Covington está siendo procesado por uno grave. "Es una farsa", aceptó el funcionario en relación a la rigidez de la ley.

"¡Odio a los mexicanos, odio a los jodi*** mexicanos!", gritó el atacante antes de abalanzarse sobre José de 51 años y su hijo Luis, quien intentó defenderlo, pero se llevó la peor parte.

Luis quedó tirado sangrando en el piso inconsciente por los golpes que Covington le propinó con un tubo de metal. Gracias a la intervención de su tío, que salió al escuchar el escándalo, fue que el agresor huyó.

Luis Lopez fue sometido a tres operaciones. (Foto: Veronica Lopez, cortesía)
Luis Lopez fue sometido a tres operaciones. (Foto: Veronica Lopez, cortesía)

El joven hispano tuvo que ser sometido a tres cirugías en el rostro y le fue colocada una placa de titanio en el pómulo. Su padre recibió varias puntadas en el brazo y quedó con laceraciones en la espalda por los golpes.

Veronica Lopez, hija de José, dio testimonio de los dichos racistas de Covington durante el ataque, agregó que el hombre gritó que su padre pertenecía a la "mafia mexicana".

El primer reporte policial indica que Covington había gritado "¡vengo a matar a alguien!" y que estaba bajo el efecto de sustancias ilegales.

Para sufragar los gastos médicos, la familia abrió una solicitud de recaudación de fondos en GoFundMe.com. En menos de 48 horas los donantes duplicaron la meta inicial que era de $20.000 dólares.

Aunque oficialmente este crimen no se considere como un ataque racista, sí se suma al clima de tensión racial que priva en la Unión Americana. Un informe reciente del FBI señaló que los "crímenes de odio" aumentaron un 17 % en 2017 respecto a la cifra de 2016.

El número de un año a otro pasó de 7.175 a 6.121, siendo el 59,6% generado por discriminación por raza/origen étnico/ascendencia.

La familia Lopez responsabiliza en parte al discurso contra los inmigrantes indocumentados del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump,  por el ataque.

Veronica Lopez dijo a Tribune que no les resulta tan sorpresivo el ataque, pues "ahora escuchas mucho de eso (discrimnación contra mexicanos)".

Durante este año han sido varios los ataques con tono racial en contra de trabajadores mexicanos.

En julio Margarito Muñoz, un vendedor de fruta en la zona de Los Ángeles de 51 años, también fue brutalmente golpeado por una banda de criminales afroamericanos. Las autoridades investigaron el caso con la motivación racial como uno de los posibles móviles. El video de la agresión se hizo público y generó indignación entre la comunidad mexicana que exigió a las autoridades mayor protección para las personas en situación de vulnerabilidad.

Ese mismo mes en la misma ciudad angelina, el inmigrante mexicano Rodolfo Rodríguez de 91 años fue golpeado con un ladrillo en la cabeza por una mujer afroamericana que posteriormente fue detenida.

"¡Vuelve a México!", le gritó Laquisha Jones al anciano originario de michoacán antes de tundirlo y dejarlo sangrando en el piso.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: