Al Roberts, un especialista en captura de cocodrilos que trabaja para la Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestres de Florida, Estados Unidos, recibió un llamado de rutina en su peculiar profesión.

Un caimán se había metido en el patio de una casa en The Villages, una zona residencial 70 kilómetros al norte de Orlando, y se estaba mostrando "agresivo" frente a los vecinos.

Roberts se trasladó al lugar y encontró entonces un enorme macho que pesaba entre 180 y 270 kilos. Estaba echado frente a la puerta de entrada de una casa, según reportó la cadena ABC.

El dueño no estaba, y había sido un vecino el que vio al animal y llamó a las autoridades, pero Roberts no lo dudó y comenzó su peligrosa tarea.

Al Roberts en pleno trabajo de captura (Marietta Black/Storyful)
Al Roberts en pleno trabajo de captura (Marietta Black/Storyful)

En primer lugar, debía alejarlo de la puerta y hacer que el caimán se moviera a un área más abierta en el jardín donde capturarlo fuera más seguro.

"Porque, claramente, una vez que le pones una soga a su alrededor e intentas contener un animal salvaje, éste va a reaccionar, ya sabes, de manera violenta", dijo Roberts a ABC.

Según las estimaciones del profesional, el caimán medía entre 3 metros y 3 metros y medio, y era muy agresivo.

"A medida que me acercaba, comenzó a intentar morderme", relató.

En total le tomó 20 minutos completar la captura porque el reptil no se entregó fácil y peleó hasta el final, como muestran las imágenes tomadas por los vecinos y distribuidas en redes sociales.

Tras la captura el animal fue llevado a una fábrica de procesamiento para su faena y aprovechamiento del cuero, la práctica estándar cuando se encuentran caimanes agresivos con largo mayor al metro y medio, indicó Roberts.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: