Kamulipo Sylva, el hombre arrestado por el asesinato
Kamulipo Sylva, el hombre arrestado por el asesinato

Las playas de Maui, una de las islas del archipiélago de Hawaii, son uno de los destinos turísticos más paradisíacos del mundo. Los robos son inusuales y los asesinatos solo ocurren en alguna discusión doméstica y se cuentan con los dedos de una mano.

Pero desde el domingo pasado la isla está conmovida por un dantesco episodio.

La serie de eventos que llevaron al brutal asesinato de Eduardo Alejandro Cerezo, un hawaiano de 35 años, en el baño de una tienda Macy's, comenzó con una sola mirada, según documentos judiciales.

Cerezo y un amigo acababan de subir a un autobús que se dirigía al Shopping Queen Ka'ahumanu, un centro comercial cercano al aeropuerto Kahului, cuando Cerezo notó que otro pasajero lo miraba. Molesto por la mirada fija, Cerezo hizo caras graciosas y burlonas hacia Kumulipo Sylva, el pasajero que lo miraba sin parar, hasta que llegaron al centro comercial.

El shopping de Maui donde ocurrió todo

Cuando Cerezo y su amigo bajaron del autobús, Sylva lo retó a pelear. Pero, Cerezo lo rechazó y se alejó, según el relato del expediente judicial.

Sylva siguió a la pareja hasta el centro comercial. Estaba en una misión.

Persiguió sigilosamente a los amigos hasta un baño ubicado cerca de la sección de ropa de hombres de la tienda Macy's. Cuando entró al baño, Sylva estaba armado con más de una mirada. En su mano llevaba un machete negro.

"He sido enviado para acabar con usted", le dijo a Sylva, cuando lo tuvo frente a frente

Testigos dijeron a la policía que Cerezo rogó por su vida, pero sus súplicas fueron en vano. De acuerdo a los documentos judiciales, Sylva alegó: "He estado enviando demonios a la luna", y luego dio un machetazo certero sobre la garganta de Cerezo, provocándole una herida profunda.

Sylva guardó entonces el machete ensangrentado en su mochila, se dirigió a un testigo que miraba aterrorizado en el baño y le dijo: "Lo creas o no, era un demonio".

Cerezo fue trasladado al Maui Memorial Medical Center pero no respondió a las tareas de reanimación. Fue declarado muerto en torno a las 15:30 del domingo, dos horas después del encuentro con Sylva en el autobús.

Sylva, mientras tanto, estaba prófugo.

Un grupo de personas que jugaba al golf de disco -un juego que consiste en tirar un frisbee hacia un cesto- cerca del Shopping, vio a Sylva huir y alertó a la policía, según informó Hawaii News Now. Mientras tanto, persiguieron a Sylva y lo acorralaron en un parque comunitario.

"Dijo algo sobre que el diablo estaba en la luna o algo bizarro como eso", contó uno de los jugadores que rodeó a Sylva hasta que llegó la policía.

Ya bajo custodia policial, Sylva dijo que apuñaló a Cerezo "porque era un demonio".

Sylva fue acusado de asesinato en segundo grado.

Con información de The Washington Post

MÁS SOBRE ESTE TEMA: