El gol de Ivan Perisic en la semifinal que Croacia le ganó a Inglaterra (REUTERS/Carl Recine)
El gol de Ivan Perisic en la semifinal que Croacia le ganó a Inglaterra (REUTERS/Carl Recine)

Para los amantes del prode pudo haber sido un campeonato patético. Las prematuras eliminaciones de Alemania, Argentina y España, junto con la despedida de Brasil en los cuartos de final representaron las sorpresas más inesperadas del torneo.

Sin embargo, los números avalan para asegurar que fue el mejor Mundial del Siglo XXI. El único 0 a 0 que se registró a lo largo del campeonato fue el armisticio que firmaron Dinamarca y Francia en la tercera fecha del Grupo C cuando ambos equipos ya estaban clasificados a los octavos de final.

Además, los 163 goles que se marcaron hasta el momento (falta la final entre Le Bleu y Croacia), la cifra superó los 161 tantos de Corea-Japón 2002, pero quedó a 8 conquistas de las 171 que se convirtieron en Brasil 2014.

Hugo Lloris salva a Francia en la semifinal ante Bélgica (REUTERS/Michael Dalder)
Hugo Lloris salva a Francia en la semifinal ante Bélgica (REUTERS/Michael Dalder)

Equipos como Rusia, Bélgica, Croacia o Suecia demostraron que el trabajo en conjunto es una fórmula más efectiva que las individualidades de los astros que reinan el planeta futbolístico. Así fue como los nombres de Lionel Messi, Neymar, Cristiano Ronaldo, Toni Kroos, Mohamed Salah, Andrés Iniesta y James Rodríguez pasaron rápidamente al olvido.

La postura de Didier Deschamps, de apostar por la solidez defensiva para luego atacar con figuras de la talla de Griezmann, Mbappe y Pogba, demostró ser un recurso para llegar a una final sin invertir riesgos innecesarios. Una situación similar al circuito compuesto por Modric, Mandzukic, Rakitic y Perisic en la Croacia nacionalista que superó la mejor producción de su historia.

La cantidad de festejos logrados con la pelota parada fue otra muestra del trabajo que se necesita para llegar al éxito. Tal vez el principal ejemplo sea el de Inglaterra, que llegó a Rusia con una generación que ganó experiencia de cara al futuro. Sin lugar para la improvisación y ausencia de proyectos, en 2018 quedó demostrado que en el fútbol cualquiera le puede ganar a cualquiera. Todo depende del compromiso y la planificación que se hace en la previa.

Porcentaje de partidos que terminaron 0 a 0 en los mundiales del Siglo XXI

Corea – Japón 2002: 5%

Alemania 2006: 11%

Sudáfrica 2010: 11%

Brasil 2014: 11%

Rusia 2018: 1%        

Más sobre este tema